Última hora

Última hora

Estudiar en el campus de Pekín: una experiencia vital inolvidable

Leyendo ahora:

Estudiar en el campus de Pekín: una experiencia vital inolvidable

Estudiar en el campus de Pekín: una experiencia vital inolvidable
Tamaño de texto Aa Aa

Adentrarse en la cultura china durante un viaje de estudios en Pekín puede cambiarte la vida por completo.

Y si no que se lo pregunten al escritor francés Vincent Hein, autor del diario À l’est des nuages [Al este de las nubes] en el que narra sus vivencias como estudiante de chino en Pekín durante un programa de intercambio de la Sorbona que se alargó más de diez años.

La ex primera dama norteamericana, Michelle Obama, elogió los programas académicos en el extranjero durante un discurso en la Universidad de Pekín en 2014 cuando declaró: «La arquitectura de un antiguo templo podría inspirar el diseño de nuevos edificios en Dallas o Detroit».

También mencionó un proverbio chino que dice: «Vale más viajar diez mil millas que leer diez mil libros».

Quienes eligen estudiar en la capital china y buscan experiencias auténticas más allá de sus fronteras, pueden hacer ambas cosas. Pekín ofrece la oportunidad de realizar cursos en una ciudad con más de tres mil años de historia, visitar la Gran Muralla China o el Palacio de Verano, y mejorar sus conocimientos del idioma chino y la cultura actual del país.

Las mejores universidades de Pekín disponen de una amplia oferta de cursos de entre dos y ocho semanas. Tras una breve estancia en esta dinámica capital, algunos estudiantes acaban cursando programas universitarios más largos.

Gracias a distintos programas de intercambio y acuerdos interinstitucionales, varios centros educativos como la Universidad Técnica de Múnich, la Universidad de Utrecht, la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres y la Universidad de Edimburgo están enviando un mayor número de estudiantes a Pekín.

Existen muchas alternativas para estudiar todo tipo de cursos en esta apasionante ciudad repleta de historia. La Universidad de Pekín, la Universidad de Tsinghua y la Academia de Cine de Pekín son solo tres de las famosas instituciones que ofertan viajes de estudios inolvidables a la moderna metrópolis.

Pekín cuenta con 91 universidades como…

• El Instituto de Tecnología de la Moda de Pekín

• La Universidad Normal de Pekín

• La Universidad Renmin de China

• El Instituto Tecnológico de Pekín

• La Universidad de Asuntos Extranjeros de China

• La Universidad de Ciencias Médicas de la Capital

• La Universidad de Geociencias de China

• La Universidad Central de Finanzas y Economía

• La Universidad de Medicina China de Beijing

• El Conservatorio de Música de China

• La Universidad Central de las Nacionalidades

• La Universidad de Beihang

• La Universidad de Ciencia y Tecnología de Pekín

El pasado y el futuro se dan cita en el «aula viva» de la Universidad de Pekín

El Pekín futurista se manifiesta en los diseños innovadores de los arquitectos más prestigiosos del mundo como el Centro Nacional de las Artes Escénicas, conocido popularmente como «el huevo gigante», el rascacielos World Trade Center Tower China o el original edificio de la sede de la CCTV, hoy en día el CMG.

El primer atisbo de modernidad llegó la ciudad gracias a la educación, con la fundación de la primera universidad nacional de China en 1898.

Actualmente, la Universidad de Pekín está considerada la más importante del país y una de las treinta mejores del mundo. Robin Li, cofundador de Baidu, «el Google chino», y Timothy Geithner, exsecretario del Tesoro de EE. UU., son dos de sus alumnos más famosos.

Todos los veranos, la universidad organiza cursos de chino mandarín para estudiantes extranjeros de entre cuatro y ocho semanas de duración que además incluyen conferencias sobre la cultura, la sociedad y la historia de China.

Los estudiantes matriculados en el curso de verano sobre política y urbanismo se sorprenden gratamente al ver cómo se traslada la materia del aula a la ciudad de Pekín, donde son testigos de primera mano de la evolución urbanística de la capital.

Además de visitar el lago Weiming, la atracción principal de la Universidad de Pekín, pueden adentrarse en la vida palaciega imperial en la Ciudad Prohibida y el Museo del Palacio durante su visita al histórico distrito de Dongcheng. Otros puntos de interés de la zona son la Plaza de Tiananmén, el Museo Nacional de China y el Mausoleo de Mao.

Un poco más lejos, encontramos la atracción favorita de los estudiantes: la Gran Muralla China. La estructura más extensa de la Tierra construida por el hombre es el lugar preferido para hacerse un selfie. La sección más popular de la muralla está en Badaling, a poca distancia del campus en tren.

Las visitas guiadas por los puestos de comida en los callejones o hutongs de Pekín prometen un viaje gastronómico por la cultura de la ciudad a través de sus platos más populares: sabrosas empanadillas chinas o dumplings, pan chino con sésamo o shaobing y pato aromático a la pekinesa entre otros. También podemos conocer la cocina de la China imperial en el Museo de Gastronomía Real de Yuxiandu y degustar los platos de los emperadores en un banquete.

Un alumno de la Universidad de Tsinghua escribe un libro sobre su viaje de estudios

Al escritor londinense J.R. Thornton le marcó tanto su estancia en Pekín que escribió la novela Beautiful Country [Bello país] inspirándose en esta experiencia.

A la edad de catorce años, pasó un año entrenándose con el equipo de tenis junior de Pekín mientras estudiaba chino. «La experiencia me caló profundamente, incluso después de marcharme de China», comentó a la prensa.

El libro, que ha sido un gran éxito editorial en China, narra la amistad entre un joven tenista norteamericano y su compañero de equipo chino: un ejemplo de la vida social que disfrutan los estudiantes en Pekín.

Thornton ha regresado recientemente a la capital china como becario del programa internacional Schwarzman Scholars para estudiar en la Universidad de Tsinghua, considerada la segunda universidad más importante de China y Asia, y una de las treinta más prestigiosas del mundo.

Los estudiantes internacionales de Tsinghua, sean o no amantes del deporte, pueden disfrutar de una visita al parque olímpico al norte de la ciudad. El principal punto de interés es el Estadio Nacional de Pekín, apodado «el nido de pájaro» y considerado una maravilla arquitectónica olímpica.

El Centro Acuático Nacional, una caja azul brillante conocida como «el cubo de agua», es actualmente el parque acuático más grande del país. El Museo Nacional del Deporte de China, situado en la Villa de los Juegos Asiáticos, recoge la historia de las artes marciales, el polo y otras actividades físicas.

La Universidad de Tsinghua cuenta con un museo propio que alberga una impresionante colección de caligrafía. La escuela ofrece un curso de verano de mandarín de un mes de duración con visitas turísticas incluidas. Uno de los programas quincenales para estudiantes extranjeros aborda diversos asuntos mundiales como la economía o la innovación vistos desde la perspectiva china.

La Academia de Cine de Pekín: luces, cámara y acción en la capital china

Los estudiantes internacionales de la Academia de Cine de Pekín pueden aprender a rodar películas siguiendo la estela de su antiguo alumno Zhang Yimou, director de La linterna roja y ganador de un premio BAFTA. La escuela cuenta con profesores invitados de la talla de James Cameron y Ang Lee, que llegan a impartir clases de dirección. Después de todo, en algunos círculos de Hollywood se comenta que China pasará a convertirse pronto en el primer mercado de cine del mundo.

La academia cuenta con acuerdos de intercambio con la Escuela de Arte LUCA de Bruselas, La Fémis de Paris y otras instituciones extranjeras. También suele organizar talleres de cinematografía y fotografía en colaboración con diversas escuelas de cine como la Academia de Cine de los Países Bajos entre otras.

En la otra punta de la ciudad, en el distrito de Dashanzi, podemos encontrar toda la inspiración necesaria para crear una película merecedora de un Oscar en la Zona de Arte 798, donde antiguas fábricas se han transformado en espacios de arte moderno.

Esta zona creativa de la capital, repleta de influencias de la cultura pop y bulliciosos cafés, alberga el Museo de Arte Minsheng de Pekín y el Museo de Arte White Box, además de grafitis artísticos y esculturas públicas.

Al noreste, el Museo Nacional de Cine de China, el más grande del mundo de su categoría, ilustra la evolución del cine chino desde 1905. Entre las obras más destacadas, se encuentra Adiós a mi concubina, dirigida por Chen Kaige, un antiguo alumno de la Academia de Cine de Pekín.

Los protagonistas de esta película de los años 90 son dos estrellas de la ópera de Pekín, un espectáculo artístico popular que combina canto, teatro, mimo, artes marciales y música con trajes elaborados y coloridos.

Los estudiantes de la Academia de Cine asisten a óperas en directo, una de las muchas visitas programadas para conocer la cultura china. La sala Huguang Guild acoge espectáculos en un marco histórico del siglo XIX, mientras que el Teatro Rojo muestra otra tradición china: el kung-fu de Pekín.

Pregunta en tu universidad sobre los programas de intercambio en Pekín o visita el sitio web oficial de la ciudad para obtener más información sobre escuelas, becas, visados y mucho más.

Más de internacionales