Última hora

Última hora

Los suburbios parisinos, cuna de las estrellas del fútbol

Leyendo ahora:

Los suburbios parisinos, cuna de las estrellas del fútbol

Los suburbios parisinos, cuna de las estrellas del fútbol
Tamaño de texto Aa Aa

Francia entera estalló de alegría tras la victoria de 'les Bleus' contra Croacia en la final de la Copa del Mundo. Los jugadores de la selección francesa se han convertido en los nuevos héroes nacionales. Son jóvenes, tienen éxito, y orígenes e historias diferentes.

El más pequeño, Kylian Mbappé, es hijo de un padre camerunés y una madre argelina. Como muchos otros jugadores, creció en los suburbios parisinos, concretamente en Bondy, donde la tasa de paro es casi dos veces más alta que la media nacional.

Nuestra correponsal Anelise Borges ha comprobado que aquí, al igual que en otras zonas pobres del país, el fútbol, muchas veces, es la única salida.

Para Athmane Airouche, presidente del primer club de fútbol de Mbappé, el 'AS Bondy', esto demuestra que los barrios de la periferia no deben verse como lugares donde se pierde la esperanza.

"En estos barrios se pueden crear muchas cosas. Tenemos la suerte de tener una gran diversidad social. Es increíble. Significa mucho para nosotros y es la prueba de que con trabajo duro y ambición, los sueños pueden hacerse realidad."

Trabajo duro...y oportunidad. Una combinación que a menudo no se da en estas zonas del país, donde la mayoría de los habitantes son inmigrantes o hijos de inmigrantes.

Dos tercios de 'les Bleus' tienen orígenes de otros países, sobre todo africanos. Una cifra que ha generado el complejo debate sobre la identidad nacional, rechazado por la Ministra de deportes francesa, Laura Flessel:

"Déjeme decirle algo. El equipo de Francia fue quien ganó la Copa del Mundo. Y es un solo equipo, unido, orgullosos de sudar la camiseta, de cantar la Marsellesa, de transmitir valores positivos a los más jóvenes y de recordárselos a los más grandes. Todas esas son los características de una Francia ganadora."

Ganar en Francia puede ser difícil. Pero si hay algo que los 23 futbolistas trajeron de vuelta es la sensación de que todo es posible, incluso para los que no han recibido los mejores pases.