Última hora

Última hora

Amberes se preocupa por los aranceles impuestos al acero

Leyendo ahora:

Amberes se preocupa por los aranceles impuestos al acero

Amberes se preocupa por los aranceles impuestos al acero
Tamaño de texto Aa Aa

El puerto de Amberes es uno de los más grandes de Europa. Millones de toneladas de carga transitan por aquí cada año y su primer socio comercial es Estados Unidos.

La mitad de todas las exportaciones de acero de la UE a los EE.UU. se envían desde estos muelles.

La decisión tomada en junio por Donald Trump de imponer un arancel del 25% a las importaciones de acero preocupó a muchos.

Según Wim Dillen, gerente de desarrollo del puerto, estas tarifas han tenido hasta ahora consecuencias inesperadas.

"Sorprendentemente hemos exportado más acero en los primeros seis meses de este año que en los primeros seis meses del año pasado. Pero creo que las empresas se anticipan ante lo que pueda pasar y quieren tener reservas en Estados Unidos. Pero si esta situación durara mucho tiempo sería muy negativo.

Según las autoridades portuarias, Amberes ha adquirido experiencia en los productos de alta gama, lo que la convierte en un socio ideal para las empresas estadounidenses.

Dennis Verbeeck - Director general del muelle de PSA Breakbulk, comenta:

"Lo que se puede ver aquí es nuestro almacén, en donde guardamos las bobinas que van a los mercados de EE.UU., Canadá y México. En esta terminal manejamos más de un millón de toneladas al año para todos esos lugares".

Este barco atraca en Amberes durante cuatro o cinco días y carga más de 100.000 toneladas de bobina. Luego zarpará hacia Estados Unidos.

Es una tarea ardua pero los trabajadores portuarios están muy a menudo orgullosos de lo que hacen, a pesar de que sus medios de subsistencia dependen de los vaivenes del comercio mundial.

Dennis Verbeeck recalca:

"Diariamente hay entre 150 y 400 personas que trabajan directamente con los productos de acero que se envían a Estados Unidos. Todos esos impuestos a la importación o impedimentos, como lo podríamos llamar aquí, podrían afectar a esas personas y a sus familias".

Los trabajadores portuarios de Amberes no son los únicos que observan de cerca las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y la Unión Europea. Según un representante del sector siderúrgico 20.000 puestos de trabajo en toda Europa dependen directamente de las exportaciones de acero a ese país.