Última hora

Última hora

Las consecuencias de la nueva política migratoria alemana

Leyendo ahora:

Las consecuencias de la nueva política migratoria alemana

Las consecuencias de la nueva política migratoria alemana
Tamaño de texto Aa Aa

Tras el reportaje de Insiders sobre la nueva política migratoria en Alemania, Euronews ha entrevistado a Raphael Bossong, investigador del Instituto Alemán para Asuntos Internacionales y de Seguridad para conocer las consecuencias en el país germano, pero también en el resto de los 28, de esta nueva orientación adoptada por el Gobierno de Angela Merkel.

Euronews: Hemos escuchado noticias de que otras regiones o lander alemanes podrían seguir la estela de Baviera y endurecer las leyes migratorias, con esos centros de asilo, la policía local...¿Qué sabe de todo esto?

Raphael Bossong, investigador del Instituto Alemán para Asuntos Internacionales y de Seguridad: Es un panorama complejo, Alemania tiene 16 Estados y cada uno de ellos tiene un perfil diferente. Algunos Estados en los que gobiernan los conservadores están cerca de la posición bávara, especialmente en el este -Sajonia, Sajonia-Anhalt-, pero eso no es todo. Se pueden ver movimientos hacia esa dirección en varias regiones, aunque yo no diría que es una tendencia uniforme. Por ejemplo, uno de los puntos clave de este nuevo plan maestro sobre inmigración es el proyecto clave del ministro del Interior de la CSU (el socio bávaro de la CDU de Angela Merkel) que consiste en crear centros de tránsito o centros de procesos de tránsito para deportar a los inmigrantes, y hasta ahora 12 de los 16 Estados no lo han firmado.

E: Se avecinan elecciones regionales en Baviera, que probablemente es también la razón por la que la CSU ha presionado para que se endurezca la legislación sobre inmigración. Temen que la AFD, el partido de extrema derecha, gane las próximas elecciones. Hablemos de AFD, Alternativa por Alemania. ¿Está progresando a nivel nacional como antes?. Surgió hace un par de años. ¿Cuál es su postura, especialmente en cuanto a inmigración?

R.B.:Desafortunadamente la AFD mantiene un perfil duro, y ha ganado algunos puntos más en las encuestas electorales. Dependiendo de la encuesta, están entre el 15% y el 20%. Esto es bastante significativo, quizás no totalmente fuera de lo común si lo comparamos con otros países europeos -Países Bajos, Austria, etc.-, pero ese es el potencial que hay.

E: Lo que está haciendo Alemania, o lo que está haciendo Baviera, en cuanto a lo inmigración no es muy diferente de lo que están haciendo otros países comunitarios. Lo que llama la atención es que parece que los países europeos lo están haciendo solos. Está el acuerdo que se alcanzó en junio entre los 28, pero cuando se trata de inmigración, el interés nacional es más fuerte...

R.B.: La cumbre europea de finales de junio condujo a un compromiso muy superficial o solo sobre el papel, y hay muchas preguntas sobre cómo se va a llevar esto a la práctica. Así que, a largo plazo, sigue estando el problema de que nadie confía ya en que todo el mundo vaya realmente a seguir una solución europea y ni a que vaya a haber un compromiso práctico, no sólo sobre el papel. Así que, sí, existe la tentación de decir "tenemos que hacerlo solos", y países como Hungría, que han seguido esta línea durante mucho tiempo, ahora afirman: "mira, hemos triunfado, todo el mundo está siguiendo nuestro enfoque". Y desafortunadamente tienen algo de razón. Espero que salgamos de esta situación, pero ahora mismo esta es la tentación de muchos países que están diciendo: "primero tenemos que controlar nuestras fronteras, tenemos que endurecer nuestras leyes, y luego seremos un destino menos atractivo para la inmigración".

E: Volviendo a junio, al pacto de la Unión Europea en inmigración, ¿piensa que habrá algo que funcione?

R.B.: Había dos propuestas principales. Una era la de crear centros fuera de la Unión Europea. No creo que eso vaya a funcionar, ningún país vecino está dispuesto a hacerlo. La otra era crear un nuevo sistema para redistribuir a los inmigrantes que llegaban en barco a los países de Europa, una especie de centros controlados. Y eso es realmente lo que Italia quiere y lo que debería funcionar muy pronto. La Comisión Europea ha presentado una propuesta y ahora se necesita una coalición de cinco o seis Estados miembros europeos para hacer este trabajo sobre una base voluntaria. No parece muy probable en este momento, pero espero que se materialice la voluntad política para que podamos evitar la otra gran crisis en otoño, y creo que eso es esencial como próximo paso.

E: ¿Hay cosas que puedan ser resueltas y deban ser resueltas a nivel comunitario?

R.B.: "Sí, y realmente necesitamos aprovechar el verano para tener al menos una coalición de cinco o seis Estados con el fin de redistribuir de una forma diferente de la que se venido haciendo a esos inmigrantes -y ya no hay tantos- que llegan en barco a Italia, Grecia o España.