Última hora

Última hora

Dos historias reales en el debate sobre la despenalización del aborto en Argentina

Leyendo ahora:

Dos historias reales en el debate sobre la despenalización del aborto en Argentina

Dos historias reales en el debate sobre la despenalización del aborto en Argentina
Tamaño de texto Aa Aa

Lorena Fernández se vio obligada a interrumpir su embarazo cuando tenía 16 años. Más tarde, con 23 años, su ex marido quería que abortara, pero escapó y tuvo a su hija Evelyn. En ese momento, se sintió atrapada y terminó hospitalizada. En su segundo embarazo, la historia pareció repetirse.

"Si alguien te dice que abortes, está bien porque es una persona que no está dentro del seno familiar, pero que sea de tu sangre es muy doloroso. Es más doloroso saber que tu madre enterró a tu hijo en una caja de zapatos en el jardín de tu casa. Eso es lo que más duele", recuerda. "Yo salí corriendo de su papá y ahora tiene 13 años y es mi amiga. ¿Por qué yo tengo que quitar una vida porque otra persona quiera decidir por mi?" se pregunta.

Se estima que se producen 500.000 abortos cada año en Argentina, lo que representa aproximadamente el 40% de todos los embarazos. El aborto sigue siendo la principal causa de muertes maternas en el país desde los últimos 30 años.

Eliana Hansen es una activista por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. Ella también pasó por un aborto, lo hizo en su casa, con mucho miedo, explica, "con el miedo de tener que terminar en un hospital por una hemorragia y saber que en ese lugar te pueden llegar a denunciar. Hay mujeres que tienen más posibilidades de morir en ese intento que otras. Y ahí sí me parece que siempre las más vulnerables son las últimas de la fila".

Si bien las dos están de acuerdo en la necesidad de una mayor educación sexual para jóvenes y padres, hay una gran diferencia entre sus opiniones: la prohibición o la despenalización.

"Yo negaría su aborto", dice Lorena, pero le abriría otra puerta. Creo que eso es lo que el Estado debería debatir ahora. es decir, las adopciones deben permitirse desde el útero".

Eliana, por su parte, defiende que "es precisamente eso, una interrupción voluntaria del embarazo. Lo hacen aquellos que lo quieren, aquellos que no lo quieren no lo hacen".

De aprobarse la ley, Argentina sería el cuarto lugar en Latinoamérica en despenalizar el aborto.