El G7 toma medidas para limitar la capacidad del Kremlin de sortear las sanciones

Access to the comments Comentarios
Por Lucia Riera Bosqued  con AP, EFE
Los líderes del G7 reunidos en Bruselas con Joe Biden para tratar la guerra en Ucrania
Los líderes del G7 reunidos en Bruselas con Joe Biden para tratar la guerra en Ucrania   -   Derechos de autor  Henry Nicholls/AP

Los aliados occidentales prometen nuevas sanciones y ayuda humanitaria en respuesta a la guerra en Ucrania.

Los países del G7 y de la Unión Europea reunidos en Bruselas han tomado medidas para limitar la capacidad del Kremlin de sortear las sanciones. Entre otras cosas, acordaron restringir las transacciones de oro del Banco Central de Rusia.

La declaración conjunta de los líderes del G7 confirma su unidad y condena de los ataques contra el pueblo ucraniano, pidiendo un proceso de investigación por "crímenes de guerra". Los asedios, dicen, son inaceptables, y exigen a Rusia que facilite vías de acceso seguras, así como la entrega de ayuda humanitaria.

"Como G7, también pedimos a otros países que contribuyan con medidas de apoyo y ayuda humanitaria. Europa está arrimando el hombro. Pero realmente necesitamos un esfuerzo global. Como naciones industrializadas líderes, consideramos que es nuestro deber acoger a los refugiados de Ucrania y protegerlos. Todos los países del G7 ven este deber y quieren estar a la altura. También pedimos a otros países que acojan a los refugiados de guerra", ha dicho Olaf Scholz, canciller de Alemania.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha anunciado más ayuda humanitaria para Ucrania y nuevas sanciones a Rusia, aunque reconoce que tienen consecuencias. "Con respecto a la escasez de alimentos, efectivamente hemos hablado de ello y va a ser real. El precio de estas sanciones no sólo se impone a Rusia, sino también a muchísimos países, incluidos los europeos y también nuestro país".

Resolución de Naciones Unidas

Mientras, la ONU exige a Rusia el fin "inmediato" de la guerra en Ucrania, en particular todos los ataques contra civiles, en una nueva resolución de la Asamblea General adoptada por mayoría de 140 votos. 38 miembros se abstuvieron y cinco votaron en contra, entre ellos Rusia, Siria y Corea del Norte.

Una segunda resolución "histórica", tras la del pasado 2 de marzo, pero no vinculante.