This content is not available in your region

Una red de voluntarios internacionales colaboran en Hungría para recibir a los refugiados ucranianos

Access to the comments Comentarios
Por Ádám Magyar
Una red de voluntarios internacionales colaboran en Hungría para recibir a los refugiados ucranianos
Derechos de autor  Sergei Grits/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved   -  

Una red de cooperación inédita desde hace décadas ayuda a los refugiados de Ucrania en los asentamientos fronterizos de Hungría. Los voluntarios no son sólo locales, ni siquiera son sólo húngaros. En la estación de Záhony, por ejemplo, también trabaja un grupo de israelíes entre doce y catorce horas al día.

"Acabamos de comprar un billete de ida, sin ningún vuelo programado de vuelta. Vinimos a la frontera, empezamos a encontrar alguna organización, la gente local, y les preguntamos, ¿cómo podemos ayudar?", cuenta Yuri, voluntario de Israel.

En los últimos días han llegado muchas personas procedentes de zonas de conflicto con grandes traumas. Los voluntarios están sometidos a una enorme presión.

"Si empiezo a contarte historias, creo que me pondré a llorar", dice Yuri. "Porque esto es muy emotivo. Nunca he visto cosas así, ni he oído cosas así".

El horario de los trenes es muy inestable. En los últimos días, ha habido retrasos de hasta siete horas. Por eso, los voluntarios no saben cuándo se les necesita más.

A pesar de ello, David y sus amigos, voluntarios ingleses, llevan una semana aquí. Han recogido unos 7.000 osos de peluche de donantes de Inglaterra y los han llevado en autobús hasta la frontera entre Hungría y Ucrania para entregárselos a los niños que bajan de los trenes.

"Ver las caras de los niños es simplemente increíble. Y esperamos que el primer recuerdo que tengan al llegar aquí sea una cara sonriente, alguien vestido de forma divertida, sonriendo, un oso, un poco de amor. Y eso es una especie de mensaje de que ahora están a salvo", explica.

En el campamento encontramos también holandeses y austriacos colaborando.

La plaza que hay frente a la estación de tren de Záhony se llama Plaza de Europa, un nombre muy apropiado, según la gente de aquí, porque cuando caminas te encuentras con voluntarios de diferentes países del continente, todos reunidos para ayudar a los refugiados que llegan de Ucrania.