Turquía cierra el caso por el asesinato de Jamal Khashoggi y lo traslada a Arabia Saudí

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
Turquía cierra el caso por el asesinato de Jamal Khashoggi
Turquía cierra el caso por el asesinato de Jamal Khashoggi   -   Derechos de autor  Emrah Gurel/AP

Se trata, sin duda, de un duro golpe para los grupos de derechos humanos que desde hace más de tres años piden justicia por el terrible asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi.

Un tribunal de Estambul ha suspendido el juicio en ausencia contra 26 ciudadanos saudíes acusados del crimen para trasladar el caso, precisamente, a Arabia Saudí.

Famoso por sus críticas periodísticas al régimen de este país, Khaghoggi fue asesinado en el consulado saudí en Estambul en 2018, tras acudir a una cita para recoger los documentos necesarios para casarse con su prometida turca. El columnista del Washington Post nunca salió del edificio.

Un caso que conmoció a la comunidad internacional y que acababa apuntando directa y claramente al príncipe heredero saudí, Mohammed Bin Salman. Las pesquisas llevadas a cabo por las autoridades turcas acabaron conluyendo que el periodista fue asesinado por un grupo llegado desde Riad que habría matado a Khashoggi en el interior del consulado para después descuartizarlo y disolverlo.

Se abría entonces una exhaustiva investigación tanto policial como periodística, mientras los ojos del mundo entero miraban con incredulidad a aquel edificio. En cuestión de pocos días quedaban pocas dudas sobre la conexión de Bin Salman con lo sucedido.

Arabia Saudí, por su parte, cerraba el caso en septiembre de 2020 tras condenar a ocho acusados. Cinco de ellos a pena de muerte, si bien luego esta pena fue conmutada por 20 años de prisión.

La decisión de la justicia turca llega ahora después de que el fiscal encargado del expediente argumentara que todos los sospechosos están en el extranjero y que no es posible arrestarlos.

Las protestas ante esta más que polémica decisión no se han hecho esperar.  La más esperada y dolorosa, claro, la de Hatice Cengiz, prometida de Khashoggi, que a través de su abogado lamentaba la decisión y recordaba la necesidad de "proteger la dignidad de la nación turca".