En libertad con medidas cautelares el bloguero detenido en España por traición a Ucrania

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE
Perfil de facebook de Anatoli Shariy
Perfil de facebook de Anatoli Shariy   -   Derechos de autor  Facebook

En libertad provisional con medidas cautelares el bloguero ucraniano conocido como Anatoli Shariy. Había sido detenido en España después de haber sido reclamado por Ucrania por delitos de alta traición e incitación al odio. 

El Juez entiende que no concurren los supuestos necesarios para decretar la prisión provisional. Por el momento, se le retira el pasaporte, tendrá que comparecer cada 15 días en en los juzgados y no podrá salir de España.

En un auto, el juez adopta esta decisión a petición de la Fiscalía, al entender que no concurren los supuestos necesarios para decretar la prisión provisional y teniendo en cuenta el arraigo en España del reclamado.

Calama impone como medidas cautelares a Sharyi, detenido el miércoles en la provincia española de Tarragona (noreste), comparecencias los días 1 y 15 de cada mes en el juzgado más cercano a su residencia, la fijación de domicilio, la retirada de pasaporte y prohibición de salida de España.

Medidas, dice el auto, que quedarán sin efecto si en 40 días desde la detención la autoridad requirente no presenta formalmente la demanda de extradición.

El bloguero fue detenido por la Policía española en virtud de una orden internacional de busca y captura.

El Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU), según un comunicado que difundió la agencia local ucraniana Ukrinform, señaló que la detención "fue posible gracias a la estrecha cooperación del Servicio de Seguridad de Ucrania con la Oficina del Fiscal General, socios internacionales y como resultado de una operación especial de varios niveles de los agentes del orden ucranianos".

El servicio especial ucraniano sospecha que Shariy cometió delitos en virtud de dos artículos del Código Penal de Ucrania, sobre traición y violación de la igualdad de los ciudadanos según su raza, nacionalidad, creencias religiosas, discapacidad y otras causales.

Según los investigadores de SBU, el bloguero llevó a cabo actividades ilegales en detrimento de la seguridad nacional de Ucrania en el ámbito de la información: "Hay razones para creer que Shariy actuó en nombre de estructuras extranjeras".

Al parecer, el pasado 22 de febrero, Shariy fue citado para una investigación en Ucrania, pero no se presentó.

En una entrevista con EFE el pasado julio en la ciudad española de Barcelona, el también periodista y político indicó que se encontraba tranquilo en España hasta que ese año le habían localizado grupos neonazis y temía que fuera extraditado por Kiev.

El bloguero, con un canal de Youtube que siguen casi 2,5 millones de suscriptores donde denuncia la presunta corrupción de su país, tiene estatus de refugiado político en Lituania, lo que le ha permitido moverse por territorio de la Unión Europea.