This content is not available in your region

El expresidente de Honduras Juan Orlando Hernández se declara inocente en EE. UU.

Access to the comments Comentarios
Por Blanca Castro  con Agencia EFE
Imagen de archivo. El exmnadatario hondureño en Washington, durante una reunión de la OEA.
Imagen de archivo. El exmnadatario hondureño en Washington, durante una reunión de la OEA.   -   Derechos de autor  AP / Jacquelyn Martin   -  

El expresidente de Honduras Juan Orlando Hernández (2014-2022) se declaró "inocente" este martes en un tribunal de la ciudad de Nueva York de los delitos de tráfico de cocaína y posesión de armas pesadas de los que le acusa el Gobierno de Estados Unidos. 

En su primera comparecencia en persona ante la Justicia en Estados Unidos, adonde fue extraditado el pasado 21 de abril, Hernández apareció vestido con el uniforme de color azul de la cárcel donde espera la celebración de su juicio y al entrar en la sala, con mascarilla, sonrió y saludó al público y a la prensa.

Hernández, de 53 años, está acusado de tres delitos cometidos supuestamente entre 2004 y 2022: conspiración para la importación de cocaína, posesión de ametralladoras y armas pesadas y conspiración para la posesión de dicho armamento, por lo que podría enfrentarse a cadena perpetua en caso de ser hallado culpable. 

"Hernández usó las ganancias del narcotráfico para financiar su ascenso político y, una vez elegido presidente, aprovechó los recursos policiales, militares y financiero del Gobierno de Honduras para promover su plan de narcotráfico", aseguró el pasado 21 de abril la directora de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, en inglés), Anne Milgram.

Asimismo, los fiscales no han dudado en describir Honduras como un narco-Estado y en el proceso contra su hermano Tony, Hernández fue señalado como socio de un laboratorio de cocaína levantado en Honduras por Juan Orlando y el narcotraficante Geovanny Fuentes Ramírez, condenado en Nueva York a cadena perpetua.

En esta ocasión, el abogado de Hernández, Raymond Colon, denunció que a su cliente "lo están tratando como a un prisionero de guerra, no como a un preso" y subrayó que su cliente "no es un terrorista" y que "no ha hecho daño a nadie", frase que despertó murmullos entre los asistentes, dijo que desde su internamiento se encuentra en régimen de aislamiento, no ha podido llamar a su familia, no puede consultar ni enviar correos electrónicos y solo ha podido salir a un lugar abierto a hacer ejercicio una vez.

Por su parte, el juez adelantó que le gustaría fijar el 17 de enero de 2023 como fecha para el comienzo de la selección del jurado; mientras tanto, la siguiente vista fue fijada para el 28 de septiembre, para dar tiempo a la Fiscalía a reunir las pruebas en contra del expresidente y a la defensa para revisarlas.

Editor de vídeo • Blanca Castro