This content is not available in your region

Desconsuelo tras la tragedia de Texas donde murieron 53 migrantes

Access to the comments Comentarios
Por Euronews  con AP & AFP
Jaser Daniel Ortiz Núñez muestra la foto de su madre Jazmín Nayarith Bueso Núñez, migrante hondureña muerta en Texas
Jaser Daniel Ortiz Núñez muestra la foto de su madre Jazmín Nayarith Bueso Núñez, migrante hondureña muerta en Texas   -   Derechos de autor  AP Photo   -  

Tras la tragedia de San Antonio, Texas, ocurrida el pasado lunes, donde murieron de calor y deshidratados al menos 53 migrantes en el remolque de un tráiler en su intento por llegar a EEUU, la noticia ha conmocionado a los familiares de Jazmín Nayarith Bueso Núñez. En la ciudad hondureña de El Progreso, al confirmarse que estaba entre los fallecidos, su hijo de 15 años nos muestra con su móvil su retrato....

"Ella se fue porque aquí no encontraba un buen trabajo para tratar su enfermedad, y quería buscar un mejor trabajo para su tratamiento y para mi futuro. Ella tenía la enfermedad del lupus, una enfermedad que ataca igual que el cáncer. Ataca el cuerpo, la piel, el pelo, toda la cara", explica el hijo de Jazmín, Jaser Daniel Ortiz Nuñez.

Enferma de lupus, quiso migrar para tener un mejor futuro

Un amigo de la familia le ofreció ayuda para viajar a Estados Unidos, donde esperaba encontrar un trabajo mejor pagado para encontrar un tratamiento para su enfermedad.

El hermano de Jazmín, Erick Josué Rodríguez, explica que perdieron contacto con Jazmín el lunes, después de que ella les explicara que les iban a trasladar de Laredo a San Antonio.

El padre de Jazmín Nayarith desconsolado denuncia la falta de trabajo y futuro lo que lleva a muchos jóvenes hondureños a migrar: "Aquí no hay trabajo, aquí no hay nada. Esto es un sálvese quien pueda, la situación es terrible. Ella buscaba una vida mejor en términos de salud. Y lo que anhelaba era curarse de su enfermedad y trabajar para construir su futuro, su sueño", explica elñ padre de Jazmín Nayarith, José Santos Bueso.

Dos primos de 13 y 14 años de una comunidad indígena

Y aquí en la aldea de Tzucubal, en Guatemala, vivían dos primos de 13 y 14 años. En esta comunidad indígena quiché de unos 1.500 habitantes, las familias lloran la muerte de Juan Wilmer Tulul y Melvin Guachiac.

"Por favor queremos ya el cuerpo de nuestro familiar, porque la verdad estamos muy desesperados, tristes y con este dolor, con este vacío que tenemos en el corazón. Ya no hay más que hacer y lo único que queremos es que nos entreguen el cuerpo de Melvin", dice su prima María.

Tráfico de personas y familiares al otro lado de la frontera

Los familiares que organizaron y pagaron el contrabando esperaban a los chicos en Houston. El contrabandista cobró 6.000 dólares.

Con el sueño de trabajar y enviar remesas desde Estados Unidos los dos adolescentes iniciaron el viaje a principios de junio. Ahora los familiares sólo piensan en recuperar sus cuerpos sin vida.

Fuentes adicionales • Escarlata Sánchez (Voz y texto en español)