This content is not available in your region

Maduro exige la devolución del avión venezolano-iraní incautado por Argentina

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE
euronews_icons_loading
Nicolás Maduro junto a su mujer
Nicolás Maduro junto a su mujer   -   Derechos de autor  Ariana Cubillos/The Associated Press.

Maduro exige a Argentina la devolución del avión venezolano-iraní incautado por la justicia a principios de junio. La nave estaba sancionada por Estados Unidos por presunta colaboración logística con organizaciones terroristas.

"Ese es un bien venezolano. Tenemos los papeles de propiedad y es un avión que iba por el mundo prestando servicios", ha recordado el presidente venezolano.

El mandatario ha pedido el apoyo de los movimientos sociales, sindicales y políticos de Argentina. También ha reclamado la liberación de la tripulación. Considera que está secuestrada. En su momento el juez ordenó la retención de sus pasaportes e impidió su salida del país para obtener más datos sobre la nave y sobre qué hacían en Buenos Aires. La semana pasada este decidió continuar con la retención de 7 de los 19 que estaban retenidos, pero la apelación de una fiscal del país ha suspendido el fallo lo que supone que todos sigan retenidos. Además el pasado martes Estados Unidos solicitó a Argentina la confiscación de la nave lo que ha calentado los ánimos en Venezuela.

"Los vamos a enfrentar. No le tenemos miedo a las sanciones, a las agresiones ni al imperialismo norteamericano. Tenga la cara que tenga, venga como venga", ha destacado el mandatario venezolano.

La situación más comprometida dentro de la investigación es la del piloto cuyo nombre es igual al de un miembro de las Fuerzas Quds. Estas son el brazo armado de la Guardia Revolucionaria iraní y tienen un largo historial de apoyo al grupo terrorista Hezbolá según el informe del juez.

Entre los controvertidos vuelos del piloto se encuentran los viajes a Siria que para Estados Unidos tenían como objetivo el contrabando de armas.

El avión retenido en Argentina desde principios de junio pasado es un Boeing 747 Dreamliner de carga, que fue propiedad de la empresa iraní Mahan Air y actualmente pertenece a Emtrasur, filial del Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos (Conviasa), empresas que están sancionadas por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos. 

La aeronave ingresó en Argentina el pasado 6 de junio procedente de México, haciendo escala en Venezuela, presuntamente para trasladar cargamento a una empresa automotriz, y dos días después despegó para ir a Uruguay a cargar combustible, pero aterrizó nuevamente en el aeropuerto argentino de la localidad bonaerense de Ezeiza porque el país vecino no habilitó su aterrizaje.

Las petroleras argentinas no cargaron combustible al avión por temor a las sanciones de Estados Unidos y posteriormente, el 11 de junio, se difundió que el Gobierno argentino había ordenado la inmovilización del avión.