This content is not available in your region

Medidas para fomentar el ahorro de agua ante la sequía extrema en varios países europeos

Access to the comments Comentarios
Por Francisco Fuentes  con AFP
euronews_icons_loading
El río Tille está seco a su paso por el municipio de Lux (Francia).
El río Tille está seco a su paso por el municipio de Lux (Francia).   -   Derechos de autor  Nicholas Garriga/AP

¡Cada gota de agua cuenta!

Francia vive una "sequía histórica" que ha llevado al Gobierno francés a imponer restricciones de agua en 93 departamentos. 

En pleno epicentro de la temporada turística, en ciudades como Lyon está prohibido lavar los coches, y en la concurrida Costa Azul, las autoridades han cerrado las duchas en las playas de algunas localidades.

"Es verdad que cuando una está de vacaciones no escucha mucho las noticias. No estaba al caso de las restricciones de agua, de que no había duchas en las playas, me acabo de enterar por usted", comenta una turista francesa, Anne Fretey.

-¿Qué le parece?¿Cree que es normal?

"Si, me parece totalmente normal, como lavar los coches, hay que tener en cuenta todas esas cosas, me parece normal, está bien que se tomen estas medidas", añade Anne.

Otro destino popular es Annecy, en la Alta Saboya.

El nivel del lago ha disminuido desde el inicio del verano unos 33 centímetros, a razón de un centímetro diario por el intenso calor.

De momento no se aprecia impacto ni en la flora ni en la fauna, aunque la situación es preocupante en los canales cuyo caudal depende del nivel del lago.

"Oh, no, es un gran, un gran problema, tenemos un barco en el puerto y apenas hay agua suficiente para que de ahora en adelante podamos salir", comenta una mujer.

Hungría sufre la peor sequía en más de un siglo, como todos los países ribereños del Danubio.

El déficit de precipitaciones es un 25% inferior a la media de los registros climáticos, según los últimos datos publicados.

En el Reino Unido, son los agricultores los más preocupados, pendientes de cosechar y de alimentar al ganado. La ausencia de hierba para el pasto ha llevado a muchos productores a utilizar las reservas guardadas para el invierno.

"Tenemos agua suficiente en este país. Es normal en el oeste y en el invierno, y necesitamos invertir en infraestructuras en el momento y en el lugar adecuado para que haya agua suficiente para la gente, alimentos y naturaleza. Esta no será la última sequía. El Gobierno (británico) tiene que abordar esto", recuerda el vicepresidente de la Unión Nacional de Agricultores del Reino Unido, David Exwood.

Los ecologistas consideran que la única solución a largo plazo es recuperar en todo el país los humedales que han desaparecido en las últimas décadas.

Fuentes adicionales • AP