This content is not available in your region

Entrevista al exasesor de seguridad de la presidencia de Afganistán Hamdullah Mohib

Access to the comments Comentarios
Por Anelise Borges
Nuestra corresponsal Anelise Borges entrevista a Hamdullah Mohib.
Nuestra corresponsal Anelise Borges entrevista a Hamdullah Mohib.   -   Derechos de autor  Euronews.

Desde la caída de Kabul y el colapso del Gobierno afgano, muchos de sus miembros han intentado contar su versión de la historia. Entre esos funcionarios se encuentra Hamdullah Mohib, el exasesor de seguridad del presidente Ashraf Ghani y antiguo embajador de Afganistán en Estados Unidos. 

Entrevistado por Euronews, comparte su relato de la toma de poder de los talibanes, que tuvo lugar el 15 de agosto de 2021.

Hamdullah Mohib:

El día 15 de agosto fue un día de múltiples realidades. Creo que muchas cosas sucedieron y ocurrieron tan rápido que uno podría detenerse y darse cuenta de que todo cambiaba en cada segundo.

Pero, como ha demostrado la historia afgana, cuando un gobierno está a punto de derrumbarse, este cae rápidamente, como le pasó al anterior Gobierno de los talibanes.

El proceso de la caída puede llevar mucho tiempo pero una vez que comienza todo se precipita y sólo hay una pequeña oportunidad en la que se pueden hacer algunas cosas y eso incluye salvar la vida del presidente.

Porque íbamos a perder el país pasar a lo que pasara. Era obvio.

Pregunta. ¿Creo que usted era el ayudante más cercano del presidente Ashraf Ghani? ¿Fue usted quien le dijo que era hora de irse?

**Respuesta.**Sí, fui yo.

P. ¿Y cuál fue su reacción?

R. Entendió que era así. Teníamos una oportunidad muy pequeña. Si se hubiera quedado más tiempo, la posibilidad de que se fuera habría disminuido.

Entonces, fue cuando me di cuenta de que su propio equipo de seguridad no iba a ser capaz de protegerle.

Sabíamos que grupos de talibanes estaban avanzando sobre Kabul y que su objetivo era el presidente Ghani, era el momento de partir.

El presidente sabía también que yo estaba al tanto de toda la información de inteligencia que había estado llegando no sólo semanas, sino meses antes de la caída de Kabul. Había una oportunidad porque los estadounidenses todavía estaban presentes.

Ellos estaban comprometidos y tenían un acuerdo con los talibanes. La guerra de los talibanes continuaría. Y si Ghani era removido de ese lugar, Estados Unidos podían seguir facilitando la información que tenía de los talibanes en las dos semanas que aún quedaban antes de la toma.