This content is not available in your region

Bulgaria declara el estado de emergencia debido a la presión migratoria en la frontera con Turquía

Access to the comments Comentarios
Por Santiago Martin Martinez  con AFP
euronews_icons_loading
La presión migratoria obliga a Bulgaria a declarar el estado de emergencia parcial en algunos municipios cercanos a la frontera con Turquía.
La presión migratoria obliga a Bulgaria a declarar el estado de emergencia parcial en algunos municipios cercanos a la frontera con Turquía.   -   Derechos de autor  Hristo Rusev/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.

La presión migratoria obliga a Bulgaria a declarar el estado de emergencia parcial en algunos municipios cercanos a la frontera con Turquía.

Es la primera vez que el país impone el estado de emergencia parcial por este motivo, y es que el ministro del Interior bulgaro, Ivan Demerdzhiev, afirma que la oleada de entradas al país de inmigrantes ilegales crece cada día.

Con esta medida, se espera realizar reparaciones de las carreteras forestales que conducen al paso fronterizo y mejorar la coordinación con los países limítrofes.

"La mayoría de las veces cruzan nuestra frontera con escaleras, que utilizan para saltar la valla. Por el momento, hemos hecho todo lo posible y necesario", dice Demerdzhiev.

Este explica que normalmente cuentan con la ayuda de Turquía, pero que después de las reuniones que ha mantenido con el ministro del Interior turco y el ministro del Interior griego, "tanto la coordinación como la asistencia mutua entre los servicios de los diferentes países será mucho mejor". "De esta forma, conseguiremos disuadir a una parte mucho mayor de los migrantes antes de cruzar la frontera", concluye el ministro.

Las autoridades búlgaras llevan tiempo informando del aumento de la presión migratoria a lo largo de sus 259 km de frontera con Turquía.

Los controles aumentaron notablemente desde que el 25 de agosto murieron dos policías en Burgas, una ciudad del este de Bulgaria, al ser atropellados por un autobús que transportaba inmigrantes.

Se han enviado unos 300 efectivos para reforzar una valla de alambre de espino levantada entre 2014 y 2017.