La COP27 medirá la voluntad de luchar contra el cambio climático en el contexto de guerra e inflación

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
La COP27 medirá la voluntad de luchar contra el cambio climático en el contexto de guerra e inflación
La COP27 medirá la voluntad de luchar contra el cambio climático en el contexto de guerra e inflación   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022   -  

<div> <p>Por Valerie Volcovici</p> <p>31 oct – La nueva cumbre internacional de las Naciones Unidas sobre el clima, que comienza la próxima semana en Egipto, pondrá a prueba la determinación de los países para combatir el calentamiento global, en un momento en que muchos de los principales actores mundiales están distraídos de esta tarea por otras crisis, como la guerra en Europa y la inflación galopante.</p> <p>Más de 30.000 delegados, entre los que se encuentran representantes de unos 200 países, se reunirán del 6 al 18 de noviembre en la ciudad balneario de Sharm el-Sheikh para discutir los detalles sobre cómo frenar el cambio climático y ayudar a los que ya están sintiendo sus efectos.</p> <p>Sin embargo, mientras los países se enfrentan a las consecuencias de la invasión rusa de Ucrania, a la subida de los precios de los alimentos y los combustibles y a un crecimiento económico vacilante, cabe preguntarse si actuarán con la suficiente rapidez y ambición para evitar los peores efectos del cambio climático.</p> <p>El enfriamiento de las relaciones este año entre los principales emisores de gases de efecto invernadero del mundo, China y Estados Unidos, no augura nada bueno, según los expertos.</p> <p>Un informe de las Naciones Unidas publicado la semana pasada mostró que la mayoría de los países se están quedando atrás en sus compromisos de reducción de las emisiones de carbono, y que las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero van camino de aumentar un 10,6% para 2030 en comparación con los niveles de 2010.</p> <p>Los científicos afirman que las emisiones deben disminuir un 43% para esa fecha para limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados (2,7 grados Fahrenheit) por encima de las temperaturas preindustriales, un umbral por encima del cual el cambio climático corre el riesgo de quedar fuera de control.</p> <p>Sólo 24 de los casi 200 países que asisten a la COP27 han presentado planes nuevos o actualizados de reducción de emisiones desde la conferencia de la <span class="caps">ONU</span> sobre el clima celebrada el año pasado en la escocesa Glasgow, aunque todos se habían comprometido a hacerlo, según la agencia climática de la <span class="caps">ONU</span>.</p> <p>Se espera que algunos países, como Chile, México y Turquía, den a conocer nuevos planes durante la conferencia de Egipto, pero no está claro si alguna de las principales economías, como China e India, estará entre ellas.</p> <p>“Las posibilidades de que China dé otro paso importante antes de la COP27 son escasas”, afirmó Li Shuo, experto en clima de China de la organización ecologista Greenpeace, que conoce la postura del Gobierno chino.</p> <p>Alden Meyer, experto en política climática internacional de E3G, dijo que el desgaste de los lazos diplomáticos entre Washington y Pekín por cuestiones como Taiwán y la guerra en Ucrania suponen un viento en contra para el progreso climático mundial, señalando que la colaboración pasada entre ambos había ayudado a impulsar las conversaciones sobre el clima.</p> <p>“¿Es posible avanzar sin que Estados Unidos y China colaboren? Sí, lo es, pero no es más fácil”, dijo.</p> <p>Por su parte, el Gobierno de Estados Unidos ha instado a los perforadores de petróleo y gas estadounidenses e internacionales a aumentar la producción para hacer frente a la escasez de los mercados mundiales, reducir los precios al consumidor y compensar las interrupciones del suministro relacionadas con la guerra de Rusia contra Ucrania, lo que demuestra que la crisis energética ha cambiado las prioridades políticas de Joe Biden, un presidente que hizo campaña con la promesa de poner fin rápidamente a la era de los combustibles fósiles.</p> <p>Es probable que la delegación de Estados Unidos en la conferencia de la <span class="caps">ONU</span> pregone las victorias legislativas de Biden en materia de cambio climático, incluida la aprobación de la Ley para la Reducción de la Inflación, que incluye miles de millones de dólares en subvenciones para la energía eólica y solar y los vehículos eléctricos.</p> <p>PÉRDIDAS Y DAÑOS</p> <p>La cumbre de la <span class="caps">ONU</span> en Egipto, de dos semanas de duración, se celebra tras un año de graves alteraciones meteorológicas en todo el mundo y numerosas víctimas del calentamiento global, desde las devastadoras inundaciones en Pakistán, Sudáfrica y Nigeria, hasta las olas de calor en el Ártico y en toda Europa, y las sequías sin precedentes en el oeste de Estados Unidos y en Francia.</p> <p>Es probable que en las conversaciones se aborde cómo estas y otras naciones afectadas por el cambio climático podrían ser compensadas por los países ricos que se cree que lo han causado. Otros temas serán la reforma de las instituciones financieras internacionales, como el Banco Mundial, para acelerar la transición hacia el abandono de los combustibles fósiles.</p> <p>La cuestión de la movilización de nuevos fondos para compensar la destrucción causada por el clima es polémica, ya que los países ricos, incluidos Estados Unidos y los miembros de la Unión Europea, se han opuesto a las propuestas anteriores de un fondo de “pérdidas y daños” por temor a sus responsabilidades.</p> <p>El enviado especial de Estados Unidos para el cambio climático, John Kerry, declaró la semana pasada que Estados Unidos apoya un diálogo serio sobre el tema en la COP27, pero dijo que la cuestión es delicada debido a las próximas elecciones al Congreso estadounidense, que podrían inclinar el cuerpo legislativo hacia el control del opositor Partido Republicano.</p> <p>También señaló que Estados Unidos es el mayor donante de ayuda humanitaria mundial y que se centrará en aumentar el gasto en la adaptación al clima.</p> <p>Este mensaje suena a hueco para algunos.</p> <p>“No quiero oír la retórica política sobre pérdidas y daños. No quiero oír lo que los países ya están haciendo en términos de ayuda para desastres, porque no es suficiente”, dijo Aminath Shauna, ministra para el Clima de las Maldivas, una cadena de islas bajas del océano Índico que se enfrenta a futuras inundaciones por el aumento del nivel del mar.</p> <p>Las deliberaciones recibieron un impulso con la elección el domingo en Brasil del líder izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva, cuyo equipo ha denunciado la deforestación de la Amazonia y ha pedido una cumbre internacional sobre el destino de la gigantesca jungla americana.</p> <p>Las conversaciones también podrían hacer hincapié en el gas natural, dada su importancia para el continente anfitrión. Los países africanos ricos en petróleo argumentan que tienen derecho a desarrollar sus recursos, especialmente cuando Europa se esfuerza por encontrar nuevos proveedores que sustituyan a Rusia.</p> <p>“Las naciones africanas van a denunciar la hipocresía de que Europa se asegure acuerdos sobre el gas en nombre de la seguridad energética, mientras les dice a las naciones africanas que no desarrollen sus recursos para la energía de base”, dijo Lily Odarno, directora del programa climático para África del Clean Air Task Force.</p> <p>El principal negociador egipcio sobre el clima, Mohamed Nasr, ha dicho que el éxito de la cumbre se medirá en función de si los países logran un paquete de acuerdos que mantenga vivo el objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5 ºC, al tiempo que se garantiza que las naciones más pobres reciban un trato justo y el apoyo que los países ricos han prometido.</p> <p>“El cambio climático no nos está dando espacio para respirar”, dijo Nasr. “La ciencia nos dice que no vamos por buen camino en nada”.</p> <p/> </div>