This content is not available in your region

Déficit energético en Moldavia, una encrucijada entre Rusia y Occidente

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
Un hombre enciende una horno de leña en Moldavia.
Un hombre enciende una horno de leña en Moldavia.   -   Derechos de autor  Aurel Obreja/Copyright 2022 The AP. All rights reserved.   -  

La pequeña república de Moldavia, encajonada entre Rumanía y Ucrania, se enfrenta a una grave crisis energética, con un precio del gas que se ha multiplicado por seis y un déficit nacional de electricidad. En apenas un mes, Chisinau ha visto cómo se reducen a la mitad las importaciones de gas ruso y se interrumpe por completo el suministro de electricidad procedente de la región separatista prorrusa de Transnistria, que cubría el 70% de las necesidades de Moldavia. El otro 30%, importado de Ucrania, también se ha cortado por los bombardeos de Moscú a infraestructuras energéticas del país.

El gobierno ruega a sus ciudadanos que ahorren energía, mientras que algunas empresas han detenido la producción o luchan por sobrevivir ante lo que se espera que sea un invierno muy difícil. Los moldavos están divididos entre los que no quieren que el "chantaje energético" ruso desvíe al país de su senda proeuropea y los que piensan que Chisinau debe hacer concesiones y arrimarse a Vladimir Putin para conseguir

"Tenemos un pie en Rusia y otro en la Unión Europea”, explica Ion Ignat propietario de una empresa de ladrillo, “estamos en un momento decisivo. Ahora es el periodo más duro para nuestro país".

En las empresas más pequeñas, el clima es aún más sombrío. Entre las cubas de su cervecería artesanal, la primera del país, Serguei Litra sufre la subida de los precios de la energía, que afecta también al de sus materias primas, como el lúpulo y el vidrio. En consulta con sus seis empleados, está pensando en "subir los precios, a riesgo de reducir las ventas". Y para adaptarse a las nuevas restricciones nacionales, está produciendo fuera de las horas punta.

"Antes gastábamos unos 12.000 leu , es decir, 700 euros, al mes en electricidad. Ahora gastamos más de 2.000 euros. Así que el coste de la electricidad se triplica para nosotros y esto no es el fin", lamenta Litra.

"Encontrar energía es un reto diario", dijo la semana pasada la presidenta de Moldavia Maia Sandu. Una vulnerabilidad, dijo, que "genera chantaje político e injerencia en una democracia" por parte de Moscú desgarrada entre Oriente y Occidente. Aseguró culpando a los intentos de desestabilización por parte de Moscú.