This content is not available in your region

EEUU nombra experto en crímenes de guerra como fiscal especial para investigar a Trump

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Departamento de Justicia de EEUU nombra fiscal especial para las investigaciones de Trump
Departamento de Justicia de EEUU nombra fiscal especial para las investigaciones de Trump   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Sarah N. Lynch

WASHINGTON, 18 nov -El fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, informó el viernes que nombró a Jack Smith, un experto en crímenes de guerra, para que se desempeñe como procurador especial para supervisar las investigaciones del Departamento de Justicia sobre Donald Trump, que involucran el manejo de documentos sensibles y las consecuencias de las elecciones de 2020.

El anuncio de Garland se conoce tres días después de que el republicano Trump anunció que se presentará nuevamente a la presidencia en 2024.

Garland dijo que la candidatura de Trump, así como la intención declarada del presidente demócrata Joe Biden de presentarse a la reelección, hacían necesario el nombramiento de un fiscal especial.

Smith supervisará la investigación sobre el manejo de documentos gubernamentales por parte de Trump tras dejar la Casa Blanca el año pasado y la indagación sobre los intentos de interferir en el traspaso pacífico del poder tras las elecciones de 2020, dijo Garland.

“Nombrar a un fiscal especial en este momento es lo correcto”, dijo Garland en una conferencia de prensa.

Smith, políticamente independiente, es actualmente el fiscal jefe del tribunal especial de La Haya encargado de procesar los crímenes de guerra en Kosovo. Antes supervisó la sección de integridad pública del Departamento de Justicia y trabajó como fiscal federal y estatal en Nueva York.

Garland dijo que comenzaría su trabajo como fiscal especial “inmediatamente”.

Smith será el tercer fiscal especial del Departamento de Justicia que se nombra desde 2017 para manejar un caso políticamente sensible, los que suelen tener un alto grado de independencia para evitar posibles conflictos de intereses.

La Casa Blanca no estuvo involucrada en la decisión, dijo un funcionario, que habló bajo condición de anonimato.