Macron promueve el francés en Nueva Orleans y se reúne con Elon Musk

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez  con AFP
El presidente francés, Emmanuel Macron, durante su visita a Nueva Orleans, EE.UU.
El presidente francés, Emmanuel Macron, durante su visita a Nueva Orleans, EE.UU.   -   Derechos de autor  Gerald Herbert/Copyright 2022 The AP. All rights reserved.

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha puesto punto final a su viaje a oficial a Estados Unidos con una visita festiva a Nueva Orleans, una ciudad que tiene lazos históricos con Francia. Allí ha acudido junto a su mujer a presentar un plan de promoción de enseñanza del francés.

Pero el plato fuerte de la visita no lo captaron las cámaras. Fue la reunión que mantuvo Macron con Elon Musk. En un tuit, el mandatario francés señaló que hablaron, en particular, de proyectos verdes, vehículos eléctricos y baterías. 

Plan "francés para todos" de promoción del idioma en Estados Unidos

Al día siguiente de una suntuosa recepción en la Casa Blanca que selló la "amistad" del presidente francés con su homólogo estadounidense Joe Biden, el presidente francés y su esposa Brigitte dieron un paseo por las concurridas callejuelas del centro de la ciudad.

Emmanuel Macron, con un brazo de camisa, fue saludado con un "Bienvenue Monsieur". Él y la primera dama posaron con niños pequeños en brazos, confiados por los padres para una foto.

Un momento que contrasta con los dos primeros días muy oficiales de su visita, entre reuniones sobre energía nuclear y espacio, discursos en la embajada y discursos ante parlamentarios estadounidenses.

Tras este paseo con un tiempo mucho más suave que el sol de invierno en Washington, Emmanuel Macron anunció desde el Museo de Arte de Nueva Orleans un nuevo plan, "Francés para todos", para promover la enseñanza del francés en Estados Unidos.

Para hacer del francés "una lengua de oportunidades culturales y económicas" y para que su uso sea menos "elitista", el programa pretende "ampliar y desarrollar" la enseñanza de la lengua de Molière "desde el jardín de infancia hasta la enseñanza superior", dijo el Presidente francés.

Antes, durante una improvisada rueda de prensa, elogió a Luisiana como "tierra de criollización", "donde el francés es amado y esperado".

Reunión discreta con Elon Musk

Pero antes de hablar -y con toda discreción-, Macron se reunió durante una hora con Elon Musk, el hombre más rico del mundo, el caprichoso jefe de Tesla, SpaceX y ahora de Twitter, la red social donde ha limitado la moderación y recortado miles de puestos de trabajo.

El presidente francés tuiteó que había tenido "una discusión clara y sincera" con Musk e intercambiado especialmente sobre "futuros proyectos industriales verdes, como la producción de vehículos eléctricos y baterías".

"Condiciones de uso transparentes, refuerzo significativo de la moderación de contenidos y protección de la libertad de expresión: Twitter debe esforzarse por cumplir la normativa europea", añadió el presidente francés, que no respondió a las preguntas de la prensa sobre esta reunión sorpresa.

Elon Musk respondió que estaba "impaciente" por los "emocionantes proyectos en Francia", sin entrar en más detalles.

Previamente se había reunido con el gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, para tratar el tema del cambio climático y, según el Elíseo, "el fortalecimiento de las relaciones en el ámbito de la energía" -Luisiana es un importante exportador de gas natural licuado-.

Acompañado por el director de cine Claude Lelouch y el bailarín y coreógrafo Benjamin Millepied, Emmanuel Macron también tenía previsto reunirse con los actores de la vida cultural de esta ciudad, cuna del jazz, al día siguiente de una cena de gala en la Casa Blanca ofrecida por el virtuoso pianista Jon Batiste, procedente de una familia de músicos de Nueva Orleans.

Macron y Biden, encuentro rebosante de afecto

El jueves, durante una visita rebosante de afecto diplomático, Emmanuel Macron y Joe Biden hicieron gala de su unidad sobre Ucrania, demostrando su voluntad de buscar juntos una salida a la guerra, y redondearon los ángulos sobre las diferencias económicas que habían dominado la preparación de su tête-à-tête en el Despacho Oval.

"Antes de ponerme a ello", la cuestión del impacto del plan climático estadounidense (IRA) en las industrias europeas "no era un debate", ni en Francia ni en Estados Unidos, dijo durante su rueda de prensa del viernes. "Ahora todo el mundo habla de ello, es algo bueno".

Al referirse a la cuestión de las "exenciones" que se reclaman en Estados Unidos para las industrias europeas, dijo que "a principios del año que viene", en el primer trimestre de 2023, "tenemos que haber podido zanjar este tema", "tenemos que haber finalizado estos temas".

Tras una cena lejos de las cámaras con una docena de representantes de la vida cultural de Nueva Orleans, el presidente debía volar a París.