This content is not available in your region

Volver a la guerra: ¿por qué los refugiados ucranianos están regresando desde Polonia?

Access to the comments Comentarios
Por Aleksandar Brezar
Una mujer espera en la estación para volver a Kiev
Una mujer espera en la estación para volver a Kiev   -   Derechos de autor  Aleksandar Brezar   -  

A medida que la guerra avanza, aumenta el número de ucranianos que han decidido volver a casa, aunque ahí les espere la guerra. Cientos, casi en su totalidad mujeres, niños y ancianos, hacían cola frente al tren nocturno con destino a Kiev en Przemyśl, el principal centro de refugiados del sureste de Polonia, el lunes por la noche.

Entre ellos estaba Natalia, de 46 años, que se protegía del frío con un grueso abrigo y una bufanda, haciendo cola para completar la primera etapa de su viaje a Zaporiyia tras dejar a su hijo de 16 años en la ciudad polaca de Katowice.

"Lo principal era sacar a mi hijo", dice a Euronews. "Conseguí sacar a mi hijo de un lugar conflictivo. Lo traje, lo dejé para que viviera aquí hasta que terminara la guerra y volviera con mi marido y mi madre".

Zaporiyia, ciudad en el sureste de Ucrania, ha sido objeto de continuos ataques y bombardeos por parte de las fuerzas rusas desde el comienzo de la invasión. También alberga la mayor central nuclear de Europa, cuyo bombardeo a principios de marzo desató la preocupación por que se provocase una catástrofe, la primera de este tipo desde Chernóbil.

Más de 3,9 millones de ucranianos han huído de su país desde que Rusia decidiese invadir Ucrania, la mayoría en dirección a Polonia. Pero Natalia, se ha planteado la vuelta al ver disminuir los combates en la región, ya que la alternativa de permanecer en el extranjero le resultaba cada vez más insostenible. Este sentimiento lo comparte con sus compatriotas.

"Muchos regresan porque no han podido encontrar alojamiento, ni trabajo: no había posibilidad de vivir aquí. No somos ricos y no pretendíamos venir aquí de vacaciones". "En casa, al menos, podemos vivir de nuestros propios recursos. El hogar es el hogar", subraya Natalia.

Aleksandar Brezar
La gente hace cola frente a un tren con destino a KievAleksandar Brezar

La preocupación por la familia frente al miedo a la guerra

Otros ucranianos a bordo de ese tren aseguran que uno de los motivos para querer regresar a casa es la  preocupación que sienten por los miembros de la familia y la falta de seguridad que tienen en los refugios.

Yuri, un profesor de derecho de 71 años, dice que vuelve a Kiev por su madre, que es mayor y está sola en la capital. "Es un problema que tengo que resolver, pero también tengo allí a mis amigos, mis libros, mi ordenador. Estoy más asentado allí".

Aunque no todos regresan de forma permanente. Algunos solo están de paso para recoger a familiares o incluso mascotas, para así poder ponerlos a salvo.

Marina, de 34 años, se dirige a Leópolis para reunirse con sus padres y recoger a su hija de 13 años. Su intención es llevarla a Países Bajos. El martes por la noche esperó junto a otros cientos de personas mientras la lluvia empezaba a caer, el tren a Kiev llevaba tres horas de retraso.

Aleksandar Brezar
Niños ucranianos en una ambulancia tras llegar a Przemyśl en un tren procedente de KievAleksandar Brezar

Los que esperaban en el andén observaban mientras más de una docena de niños salían en camilla y les llevaban en ambulancias.

"Estoy un poco asustado, pero he visto que mucha gente está volviendo en general y me ha alegrado ver que no tienen miedo. La gente va a lugares que son incluso menos seguros que Leópolis o Poltava. Y eso me da ánimos", asegura a Euronews.

Disminuyen las llegadas desde Ucrania

Maciek, de Szczecin, es voluntario del JDC, una de las principales organizaciones judías, desde el comienzo de la guerra. Hizo un parón durante varios días en su labor como voluntaria y al volver dijo que estaba sorprendido de que el número de personas que llegaban de Ucrania hubiese disminuido significativamente.

Ahora mismo, es el número de personas que regresan a sus hogares el que ha aumentado hasta el punto de que él y otros voluntarios creen que ahora regresan casi tantas personas como las que escapan de la guerra, al menos en lo que respecta a los que pasan por la estación de tren de Przemyśl.

"Hace dos semanas, cuando estuve aquí, todo era caos. Pero ahora la llegada de refugiados es menor, y sobre todo, se nota que mucha gente está volviendo. Son muchos los que están tomando esta decisión", asegura. "Diría que hay menos gente que huye de la guerra", añade.

La policía fronteriza polaca declaró que, según sus datos, unos 21.000 ucranianos entraron en el país, mientras que unos 12.000 salieron el lunes. Un total de 364.000 personas han regresado a Ucrania desde el 24 de febrero.

Aleksandar Brezar
Ucranianos esperan en fila para poder coger el tren que les devuelva a KievAleksandar Brezar

Polonia ha sido el destino elegido por la mayoría de refugiados que huyen de Ucrania, con unos 2,3 millones de personas que se desplazaron hasta ahí, según cifras de la ONU. Para algunos ucranianos, la vida en Polonia ha resultado difícil, y su situación se volvió desesperada debido a la falta de recursos, comenta Maciek.

Muchos refugiados en Polonia han tenido que depender de la amabilidad de la gente corriente y el mercado laboral y la educación superior siguen siendo de difícil acceso para muchos.

A principios de marzo, funcionarios de la ONU advirtieron que hasta el 90% de los ucranianos se enfrentaban a la pobreza y a la extrema vulnerabilidad económica. Esto hacía que el país retrocediese durante décadas y dejaba profundas cicatrices económicas. Los refugiados corren el mismo riesgo.

Varias organizaciones humanitarias y de derechos humanos también han mostrado preocupación por la seguridad de los que llegan desde Ucrania, advirtiendo contra el tráfico de personas.

Aunque el mayor problema sin duda es la falta de medios, ya que algunos de los que regresan afirman que han pasado semanas enteras durmiendo en pabellones deportivos y gimnasios de zonas remotas del país, sin saber si podrán encontrar una solución mejor para ellos y sus familiares.

"La gente ha decidido regresar por la situación en la que se encuentran. Los centros están desbordados. Soy del noroeste de Polonia, cerca de la frontera con Alemania e incluso allí hay muchos refugiados que necesitan ayuda", dice Maciek.

"Toda la ayuda es gracias a la generosidad de la gente, no del Gobierno", concluye. Pero según el portavoz de ACNUR, Rafał Kostrzyński, el Gobierno polaco está haciendo un trabajo extraordinario.

"El Gobierno lo está haciendo extraordinariamente bien, teniendo en cuenta el elevado número de llegadas", confirma a Euronews. "Han mantenido las fronteras abiertas, algo muy positivo. Abrieron las fronteras no solo a los refugiados ucranianos, sino también a los nacionales de terceros países, lo que también es encomiable."

"Existen problemas, pero teniendo en cuenta todo el contexto, y teniendo en cuenta la situación tan compleja, el destino de los refugiados aquí en Polonia no es tan malo", afirma Kostrzyński. "Sí reciben asistencia -no siempre en la medida que les gustaría, pero sí reciben ayuda".