La UE más cerca de desbloquear el Pacto de Asilo y Migración

Access to the comments Comentarios
Por Méabh Mc Mahon
Barca con migrantes
Barca con migrantes   -   Derechos de autor  AB   -  

La Unión Europea ha dado un paso importante para desbloquear el Pacto para la Migración y el Asilo.

Tras 21 meses de negociaciones, los ministros del Interior han logrado cerrar un acuerdo que resuelve algunas de las cuestiones más espinosas. Desaparecen las controvertidas cuotas obligatorias de reubicación. Pero a cambio se impone una clausula de solidaridad obligatoria.

Eso sí, los gobiernos podrán optar por varias fórmulas para ayudar a los países bajo presión migratoria:

- Acoger a un cierto número de migrantes en su propio territorio.

- Patrocinar la devolución de los migrantes cuya solicitud haya sido rechazada.

- Ayudar económicamente a los países que experimentan una llegada masiva de migrantes.

Varias voces coinciden en señalar que la guerra y las tensiones en el Este de Europa han contribuido a la hora de desbloquear el acuerdo. "Creo que lo que ha ocurrido con Bielorrusia y con Ucrania, en un contexto muy diferente a lo que ocurre en el Mediterráneo, ha creado una sensibilidad diferente. Todo el mundo está ahora obviamente preocupado por estos problemas migratorios", explica el ministro de Interior de Francia, Gérald Darmanin.

Los ministros también han acordado reforzar las fronteras exteriores de la zona Schengen mediante un sistema de control previo a la entrada y un sistema biométrico de identificación.

Para algunos ministros este acuerdo debería ayudar a acabar con lo que tildan de doble rasero migratorio. "Debe quedar claro que si podemos acoger a millones de ucranianos también podemos cuidar a miles que no llegan de Ucrania, sino del Sur. Sufren los mismos problemas aunque hablen otro idioma o practiquen otra religión.Si no logramos eso, la Unión Europea nunca tendrá credibilidad", pide Jean Asselborn, ministro de Asuntos Exteriores y Europeos de Luxemburgo.

Las ONGs consideran que este acuerdo es un gran paso. Aunque indican que algunos puntos son todavía demasiado vagos y habrá que permanecer atentos. El objetivo es evitar que se repita una situación similar a la de 2015 cuando países como Grecia o España tuvieron que enfrentar casi a solas varias olas de refugiados.