This content is not available in your region

Sin paridad de género en los parlamentos europeos

Access to the comments Comentarios
Por Marie Jamet
Yaël Braun-Pivet ha sido elegida Presidenta de la Asamblea Nacional francesa, la primera vez que una mujer ocupa este cargo en Francia
Yaël Braun-Pivet ha sido elegida Presidenta de la Asamblea Nacional francesa, la primera vez que una mujer ocupa este cargo en Francia   -   Derechos de autor  Michel Euler / AP   -  

Por primera vez en su historia, Francia ha puesto a una mujer al frente de su cámara baja, la Asamblea Nacional. Yaël Braun-Pivet ha sido elegida unas semanas después de que Elisabeth Borne fuera nombrada Primera Ministra del país. Borne es la segunda mujer que ocupa este cargo después de Edith Cresson, que fue jefa de Gobierno durante 11 meses entre 1991 y 1992.

El hecho de que dos mujeres dirijan ahora el Parlamento y el Gobierno de Francia refleja la voluntad del país por mejorar la igualdad de género en la política. Es un esfuerzo que se reparte de forma desigual en la Unión Europea.

El techo de cristal: en Europa la proporción de mujeres nunca ha llegado al 50%

En Francia, en el ámbito parlamentario, el número de diputadas descendió ligeramente tras las nuevas elecciones legislativas de junio. Pasó de 224 mujeres elegidas a 215 en un total de 577 escaños.

Francia es uno de los territorios comunitarios donde más ha aumentado la proporción de mujeres en las dos cámaras del Parlamento entre 2003 y 2021, pasando del 12% al 39%. Italia sigue un rumbo similar, con un incremento del 10% a casi el 36%. 

En 2021, Suecia fue el país con mayor número de diputadas, con algo más del 47%, seguida de Finlandia, Bélgica, Austria, Dinamarca, España, Portugal y Francia. Islandia, un país no perteneciente a la UE, pero a menudo citado como un buen ejemplo de paridad de género, tienes unos datos similares a Suecia. Esta cifra es la más alta jamás alcanzada en la Unión Europea.

Ningún país de los 27 ha alcanzado una proporción de 50/50 en el parlamento ni ha tenido una mayoría de mujeres diputadas, como se puede ver en el siguiente gráfico. 

Suecia, Finlandia y Bélgica son los tres Estados miembros de la UE más constantes en cuanto a la mayor representación de mujeres en el Parlamento, con medias del 46%, 42% y 39% respectivamente entre 2003 y 2021.

Bulgaria es el único país de la Unión en el que la proporción de mujeres en su parlamento disminuyó entre 2003 y 2021, pasando de casi el 25,9% al 24,6%.y sigue estando a la cabeza de los Estados de la UE con menor proporción de mujeres en el Parlamento.

Tres Estados miembros tendrán menos del 20% de mujeres en sus parlamentos en 2021, siendo Hungría el peor colocado con un 13% de mujeres en su parlamento.

Este país no mejoró su posición en las elecciones parlamentarias de abril de 2022, en las que ganó sólo una diputada, alcanzando apenas el 13,6% del total. De media, entre 2003 y 2021, las mujeres no superaron el 10% del total del Parlamento.

Con un 11% y un 13%, Malta y Rumanía mejoran ligeramente esa cifra.

El Parlamento Europeo tampoco ha conseguido romper ese techo de cristal. El actual mandato resultante de las elecciones de 2019 tiene la tasa más alta de mujeres representadas en la institución, con apenas un 39%.

La mayoría de los Estados miembros de la UE tienen una mayor proporción de eurodiputadas que de mujeres en los parlamentos nacionales.

Solo seis países tienen más mujeres en sus parlamentos nacionales que en el Parlamento Europeo: Chipre, Bélgica, Rumanía, Croacia, Lituania y Austria. Con excepciones como Malta y Hungría, los miembros comunitarios que tienen pocas mujeres en sus cámaras nacionales mantienen la tendencia en la Eurocámara. 

En Malta, las mujeres diputadas sólo representan el 13% del Parlamento y el 33% de los diputados del país en el Parlamento Europeo. A continuación se puede ver la comparativa entre presencia de eurodiputadas en las cámaras nacionales y la comunitaria. 

La cámara europea está presidida actualmente por la maltesa Roberta Metsola, la tercera mujer que ocupa el cargo. 

En el resto de la Unión, el 22% de los parlamentos están presididos por mujeres, según la Unión Interparlamentaria.

Mayor paridad cuantitativa en los gobiernos que en los parlamentos

Si nos fijamos en los porcentajes, la situación de las mujeres parece ser mejor en los gobiernos que en los parlamentos.

Aunque ningún parlamento europeo ha tenido nunca más mujeres que hombres, esa situación sí se ha producido en Gobiernos nacionales. 

Suecia y Finlandia, los dos países más constantes en materia de igualdad de género, son también los que han tenido más gobiernos formados por más del 50% de mujeres.

Mientras tanto, cinco países -Hungría, Grecia, Malta, Chipre y Eslovaquia- han nombrado a menos del 15% de mujeres en los gobiernos entre 2003 y 2021, siendo Hungría, de nuevo, el país con menos mujeres en el ejecutivo, con una media del 8% durante este periodo.

La media europea entre 2003 y 2021 es del 26%, cifra similar a la de la presencia femenina en las cámaras, que en 2021 es del 33%. Las cifras no subrayan la naturaleza de las carteras que ocupan las ministras.

Un informe del Instituto Europeo para la Igualdad de Género (EIGE) citado por el Parlamento Europeo, muestra que en 2018, dos tercios de los ministros varones estaban en ministerios de Estado o con funciones en la economía, frente a la mitad de sus homólogas femeninas.

Además, el 40% de las ministras recibieron carteras socioculturales, frente a solo el 19% de los hombres. El Parlamento Europeo señala que, a nivel nacional, apenas han cambiado estas prácticas discriminatorias. Muestra cómo la paridad cuantitativa no puede compararse del todo con la paridad cualitativa.

"La consecuencia es que cuando estos hombres están en posiciones de poder, las mujeres que los evitan también evitan el propio poder y se alejan gradualmente de él. Tenemos menos oportunidades que nuestros colegas masculinos"
Fiona Texeire, cofundadora del Observatorio de Violencia de Género y Sexual en la Política

Sólo siete mujeres han alcanzado el rango de jefa de Estado o de Gobierno en los 27; si incluimos otros países europeos fuera de la UE, hay 12 mujeres en 11 países.

Cuotas de género: necesarias pero insuficientes

Como ha analizado la ONU, son muchos los obstáculos que impiden una mayor participación femenina en la vida política cuando el sexismo es sistémico: acceso desigual a los recursos, reparto desigual de las tareas domésticas y familiares, culturas políticas sexistas, estereotipos de género, falta de modelos femeninos, violencia sexista y sexual.

Un informe conjunto de la Unión Interparlamentaria y la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, publicado en 2018, concluyó que el 85% de las parlamentarias en Europa habían sido víctimas de violencia psicológica en su lugar de trabajo; el 68% habían sido objeto de comentarios sexistas y el 25% víctimas de violencia sexual.

Mientras el movimiento político #metoo sigue luchando para que se escuchen las voces de las mujeres víctimas de violencia, sobre todo en Francia o Bélgica, el Parlamento Europeo ha alertado de la persistencia del problema.

"El nivel de abuso y violencia contra las mujeres en la vida política y pública por el hecho de ser mujeres, y a veces por su mayor presencia, es en sí mismo un problema creciente", señala la institución en un informe, añadiendo que "también corre el riesgo de disuadir a las mujeres de dedicarse a la política porque encuentran el entorno demasiado tóxico".

Fiona Texeire, cofundadora del Observatorio de Violencia de Género y Sexual en la Política y copresentadora de un podcast sobre el tema, cree que esto contribuye a alejar a las mujeres del poder: "A menudo, cuando se es nuevo en un partido político o en una institución pública de cualquier tipo, se oyen recomendaciones como 'ten cuidado con fulano, que es conocido por su comportamiento inapropiado'.".

"La consecuencia es que cuando estos hombres están en posiciones de poder, las mujeres que los evitan también evitan el propio poder y se alejan gradualmente de él. Tenemos menos oportunidades que nuestros colegas masculinos", asegura Texeire. 

Además, llega a una conclusión similar a la destacada por el Parlamento Europeo."Las carreras de las mujeres en la política son más cortas que las de los hombres. Las mujeres con carreras largas, que son las que más se dedican a la política, tienen menos oportunidades que los hombres".

Para Texeire, "las mujeres con carreras largas, que duran varias décadas, se pueden contar fácilmente, ya que son muy pocas: Martine Aubry, Ségolène Royal, Roselyne Bachelot, Michèle Alliot-Marie... Las demás acaban aceptando que no es su mundo".

Todas las mujeres obtuvieron el derecho de voto y de sufragio pasivo en los países de la actual Unión Europea entre 1900 y 1960 como máximo. Entraron en los parlamentos con relativa rapidez tras la obtención de estos derechos, a veces con grandes dificultades. A continuación se puede comprabar la diferencia entre el cambio en la normativa y el acceso real de las mujeres a las cámaras. 

Sin embargo, desde la entrada de las mujeres en los parlamentos, hace en algunos casos más de un siglo, no ha habido un aumento significativo de su número.

Cuando se promulgan leyes que establecen normas para promover la paridad, la proporción de mujeres aumenta tres veces más rápido, según un estudio realizado por el Instituto Europeo de la Igualdad de Género (EIGE).

El Instituto contabilizó 11 Estados miembros que han aprobado leyes que establecen algún tipo de cuota de género en las elecciones parlamentarias desde el año 2000. Francia fue el primer país de la UE en introducir una ley de paridad en junio de 2000; Italia, el último, en 2017. El siguiente gráfico muestra el efecto de la ley de paridad en Francia y el incremento de la presencia de mujeres.

En 10 años, la brecha se ha ampliado entre los países con cuotas de género y los que han optado por dejar que las urnas decidan.

En 2011, los países sin cuotas de género tenían una media de casi el 24% de mujeres frente al 23% de los países con cuotas. Pero ahora, en 2021, la diferencia se ha invertido a favor de los Estados miembros con cuotas de género, que alcanzan el 32% frente a casi el 29% de los demás, como muestra el siguiente gráfico. 

Sin embargo, los avances no se producen de la noche a la mañana: el EIGE prevé la plena paridad en 2033 para los países con cuotas de género, frente a 2050 para los demás.

En su informe sobre las mujeres en la política, el Parlamento Europeo considera que todos los tipos de cuotas de género son necesarias pero insuficientes.

Destaca los efectos beneficiosos del apoyo y la formación para presentarse a las elecciones, pero también de las medidas para garantizar un acceso justo a las fuentes de financiación de las campañas.

"Una vez que las mujeres son elegidas, los parlamentos pueden adoptar una serie de medidas para garantizar que el entorno sea 'seguro y favorable para las mujeres', cambiando las prácticas de trabajo androcéntricas y combatiendo el acoso", señala el Parlamento.

Sin embargo, Texeire afirma que las mujeres que trabajaron en la Asamblea Nacional francesa entre 2017 y 2022 no informaron de un cambio real de comportamiento que acompañara al aumento de su presencia. 

"Hay un barniz, por supuesto, pero no ha habido ningún cambio estructural en las instituciones. La paridad ha supuesto una feminización de los cargos, pero no ha cambiado la forma de ejercer el poder", subraya. "Los verdaderos puestos de decisión siguen marcados por un enfoque masculino del poder".