This content is not available in your region

El peso de la extrema derecha marcará el futuro Gobierno de Suecia

Access to the comments Comentarios
Por Isabel Marques da Silva
Suecia celebró elecciones el pasado 11 de septiembre.
Suecia celebró elecciones el pasado 11 de septiembre.   -   Derechos de autor  Fredrik Sandberg/AP   -  

Parece que Suecia no tendrá un ejecutivo liderado por el partido de extrema derecha Démocratas de Suecia. Será el centrista Partido Moderado, que quedó tercero, quién intentará formar una coalición de gobierno con liberales y democratacristianos

Pero el papel de la extrema derecha, que adelantó por primera vez a la derecha moderada en los comicios del pasado 11 de septiembre, aún está por decidir. "(Incluso) si dan apoyo parlamentario fuera del gobierno, eso les dará un poder de veto bastante importante sobre las políticas que lleve a cabo el gobierno", ha explicado Göran von Sydow del Swedish Institute for European Policy Studies.

Negacionistas del cambio climático y promotores de políticas antiinmigración, Demócratas de Suecia quedó tan solo por detrás de los socialistas líderados por la hasta ahora primera ministra Magdalena Andersson. Por ello se espera que traten de borrar la huella socialista no solo a nivel nacional, sino tambien europeo. "Son un partido euroescéptico, lo que significa que son reacios a que cualquier otro asunto pase a formar parte de la toma de decisiones europea cuando se considera que es mejor tratarlo a nivel nacional. Pero, también en los grandes temas a los que nos enfrentamos -como el clima, el medio ambiente- son quizás menos ambiciosos. Se han mostrado menos firmes cuando se trata de cuestiones de Estado de Derecho (...), y son muy escépticos a la hora de dar más espacio a la política social y ese tipo de cuestiones a nivel europeo", ha detallado von Sydow.

Hay consenso entre todos los partidos sobre la entrada de Suecia en la OTAN y su apoyo a la postura europea respecto a Rusia y la guerra en Ucrania.

Pero Suecia, que ostentará la presidencia rotatoria del consejo de la UE a partir de enero, podría pasar a ser uno más de los cada vez más numerosos gobiernos europeos influidos por la extrema derecha.