Agricultores europeos piden más ayudas ante el precio de los fertilizantes

Access to the comments Comentarios
Por Gregoire Lory
El aumento del precio de la energía ha hecho subir el coste del fertilizante.
El aumento del precio de la energía ha hecho subir el coste del fertilizante.   -   Derechos de autor  AP Photo

¡149%! Eso es lo que ha aumentado el precio de los abonos en la UE en un año. La agricultora Dominique Lebrun cree que el coste de la tonelada de abono se ha disparado porque la producción de abono nitrogenado depende del precio del gas natural, que se ha incrementado drásticamente en los últimos meses. "Es muy complicado, con todo lo que está pasando, en el contexto actual, la subida de la energía y todo eso, y los fertilizantes están subiendo. Así que es muy complicado. Tenemos que tomar decisiones que no son fáciles porque si compramos en el momento equivocado o si vendemos en el momento equivocado, es catastrófico para nosotros", ha asegurado Lebrun.

Además de estar al frente de su explotación familiar de cien hectáreas en la que produce cebada, trigo y remolacha, Dominique Lebrun también negocia ahora los precios. Está buscando el mejor momento para comprar abono y vender su producción.

Para hacer frente a esta situación, la Comisión Europea presentó a principios de mes una comunicación para garantizar la disponibilidad y limitar el coste de los abonos. Propone ayudas específicas para los agricultores, prácticas más sostenibles y un mayor uso de fertilizantes orgánicos. Pero para la Federación Europea de Sindicatos y Cooperativas Agrícolas (COPA) estas medidas son remedios largo plazo. "No mencionan la financiación y hay un coste enorme para los agricultores. Por eso demandamos de un impuesto sobre los beneficios inesperados ya que hemos visto ganancias masivas por parte de la industria de los fertilizantes, en esta época de crisis. Es necesario que haya más transparencia en lo que sucede en la industria de los fertilizantes. Así que la Comisión debe presentar ahora más medidas a corto plazo", ha defendido el vicepresidente de COPA, Tim Cullinan.

La crisis de los fertilizantes amenaza la próxima cosecha. Sin los agricultores ahorran fertilizante, podría haber menor rendimiento, menor producción y, por tanto, alimentos más caros.