Europa debe "oponerse" a las condenas a muerte de los manifestantes iraníes

Access to the comments Comentarios
Por Efi Koutsokosta
El periodista iraní Taghi Rahmani.
El periodista iraní Taghi Rahmani.   -   Derechos de autor  AP Photo/Francois Mori

El Parlamento Europeo debe "oponerse" a las condenas a muerte dictadas contra manifestantes en Irán, según el activista y periodista Taghi Rahmani. Rahmani estuvó la semana pasada en Bruselas, donde habló sobre la situación en su país natal, donde se suceden las protestas desde septiembre por la muerte de Mahsa Amini tras ser detenida por la "policía de la moralidad" del país.

Según organizaciones de derechos humanos, las autoridades iraníes piden la pena de muerte para varios manifestantes, en un intento de sofocar el movimiento. "Nuestro pueblo protesta contra el despotismo, el monopolio y la tiranía, y señala con el dedo a Jamenei, el líder de la República Islámica, que con su tiranía ha llevado a nuestra sociedad a unas condiciones económicas y sociales muy malas", aseguró Rahmani a Euronews.

"El régimen todavía no (se ha retirado), pero el pueblo tampoco se ha rendido, y esto es una lucha seria", añadió. Rahmani pidió a la comunidad internacional "apoyo real, práctico y técnico" para los manifestantes iraníes. "Desde luego, no queremos la guerra. No estamos a favor de una guerra. No queremos sanciones que perjudiquen a la gente (de a pie), pero queremos apoyo, apoyo práctico para la victoria del pueblo", declaró a Euronews.

Tras la reunión de Rahmani en el Parlamento Europeo la semana pasada, la presidenta de la institución, Roberta Metsola, dijo que apoyarían a los manifestantes. "Estamos con el pueblo de Irán y seguiremos con ellos", tuiteó Metsola.

Es posible mantener vivo el movimiento

Ya en 2011, Reporteros sin Fronteras calificó a Rahmani como el "periodista iraní encarcelado con más frecuencia", pero es su esposa, la activista Narges Mohammadi, quien se encuentra actualmente en prisión.

"En el pasado estuvo siete años en la cárcel, y esta vez ocho años y medio más. Aunque está en prisión, apoya estas protestas del pueblo iraní", dijo Rahmani. Recordó que varios activistas de derechos humanos y abogados permanecen hoy en prisión en Irán, pero confía en que sea el pueblo quien decida el futuro del país.

"Si logramos abrir brechas en el núcleo principal del poder central del régimen, será una gran victoria para continuar con las protestas", afirmó. "Creo que es posible mantener vivo este movimiento porque la gente tiene energía para ello. Por otro lado, el gobierno quiere reprimirlo, pero una cosa está clara desde mi punto de vista: La sociedad iraní no volverá al punto en el que estaba antes de las protestas", afirmó.