La Comisión Europea quiere reconocer la paternidad de los hijos de familias LGBT

Access to the comments Comentarios
Por Aida Sanchez Alonso
La propuesta podría afectar a dos millones de menores.
La propuesta podría afectar a dos millones de menores.   -   Derechos de autor  Emily Ball/AP

Este podría ser un gran paso para los derechos de los hijos de parejas LGBTI. La Comisión Europea quiere que su paternidad sea reconocida en cualquier Estado miembro sin necesidad de enfrentarse a batallas legales. Podría beneficiar a dos millones de niños.

Ir de vacaciones, cambiar de país o simplemente ir al médico será mucho más fácil para muchas familias, como explica Katrin Hugendubel, de ILGA Europe. "Si no estás reconocido legalmente como el progenitor no puedes viajar con el niño, no te permiten cruzar una frontera, las guarderías al recoger a los niños piden un reconocimiento legal de que eres su progenitor y también en situaciones médicas de emergencia. Si no te reconocen como progenitor, no puedes tomar decisiones importantes sobre el tratamiento médico del niño ni quedarte con él en el hospital. Así que son problemas de la vida real y yo diría que realmente urgentes a los que los padres pueden enfrentarse cuando se van de vacaciones o deciden dónde vivir", ha explicado Hugendubel.

Sólo se aplicará a menores cuya paternidad ya esté establecida por un país de la UE y será independiente de cómo haya sido concebido el niño, de su tipo de familia y de la nacionalidad tanto de los menores como de los padres o madres.

Pero no entrará a definir qué es una familia, ya que la UE no puede legislar sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo. "No queremos cambiar las competencias nacionales sobre la definición de familia y la organización familiar. Sólo [queremos] proteger los derechos del niño. Si hay un reconocimiento en un Estado miembro debe tener el mismo reconocimiento en todos. Y no sólo para la libre circulación, sino para diferentes tipos de derechos", ha asegurado el comisario europeo de Justicia, Didier Reynders.

Para ello, la Comisión propone armonizar las numerosas legislaciones nacionales y crear un certificado de paternidad voluntario. Pero será una negociación muy larga, ya que hay seis países en la UE, Bulgaria, Letonia, Lituania, Rumanía, Polonia y Eslovenia, que no tienen uniones legales entre personas del mismo sexo y podrían oponerse a la propuesta.