This content is not available in your region

Digitalización e intercambio de datos para mejorar los sistemas sanitarios públicos en la UE

Por Claudio Rosmino  & Euronews
Digitalización e intercambio de datos para mejorar los sistemas sanitarios públicos en la UE
Derechos de autor  euronews   -  

En un mundo cada vez más conectado, la pandemia de COVID-19 ha puesto aún más de manifiesto, cómo nuestra salud depende del intercambio de información clínica vital para garantizar los tratamientos y la recuperación de los pacientes.

La digitalización y el intercambio de datos se han convertido en herramientas clave para mejorar los sistemas sanitarios públicos. Y, esa, es la dirección que está tomando la Unión Europea. Así, acaba de lanzar un espacio europeo de datos sanitarios, que se irá implantando gradualmente en los próximos años. Pero, ¿qué es exactamente? 

Se trata de una base de datos interconectada que pretende facilitar el acceso a la información sanitaria de los pacientes y garantizar la continuidad de la atención, incluso cuando se encuentren en otro país comunitario.

El intercambio de información sanitaria es el núcleo del espacio europeo de datos sanitarios, y está regulado por la legislación nacional y europea, vigentes.

Esto no solamente conducirá a una atención más eficiente de los pacientes y a una mejor capacidad de diagnóstico. También ayudará a la investigación científica y a las empresas europeas a fabricar medicamentos, y crear dispositivos y servicios sanitarios más adaptados. Por último, un mayor intercambio de datos permitiría elaborar políticas mejores y con más información.

Sobre la base de la actual Directiva sobre Asistencia Sanitaria Transfronteriza, los Estados miembros colaboran a través de una red voluntaria que conecta a las autoridades nacionales responsables de la sanidad electrónica. La Comisión Europea creó la infraestructura MyHealth@EU para facilitar el intercambio transfronterizo de datos sanitarios.

En los últimos dos años, la digitalización de los sistemas sanitarios se ha acelerado en varios países de la Unión Europea. Portugal es líder en este campo. El Ministerio de Sanidad portugués ha encargado a una autoridad informática que lleve a cabo la transición digital.

"Con los datos digitales, lo que queremos es que las referencias que se introduzcan sirvan para todo el sistema, generando información que alimente el sistema. Esto ocurre a varios niveles en Portugal, pero hoy contamos con datos clínicos resultantes de la información médica relacionada con cada usuario", declara Luís Filipe Goes Pinheiro, presidente del Consejo de Administración de SPMS.

Portugal ha abandonado, prácticamente, las recetas en papel. Ahora, alrededor del 98 % de los hospitales del país las ofrecen en formato digital.

Los expedientes clínicos se almacenan en línea. Los pacientes pueden acceder a su información sanitaria a través de un sitio web y una aplicación para teléfonos inteligentes, donde también pueden conectarse con un médico para realizar ‘teleconsultas’. La misma aplicación, también permite a los pacientes acceder al Centro de Contacto del Ministerio de Sanidad para consultas generales.

Se ofrecen respuestas en portugués, y también en inglés y en lengua de signos. En los primeros meses de este año 2022, más de 4,5 millones de portugueses contactaron con este servicio.

La Inteligencia Artificial, que ya se emplea para apoyar a los profesionales sanitarios, también utiliza el intercambio de datos para mejorar la calidad y la rapidez de operaciones como el triaje y los tratamientos.

"Estamos ayudando en la toma de decisiones, tanto a los médicos como a los usuarios, en relación con algún tipo de patología que puedan tener y que pueda ser más fácilmente detectable, a través de estos mecanismos de Inteligencia Artificial", declara Pedro Marques, coordinador del Área de Datos, SPMS.

En Alemania, la ‘salud digital’ avanza con un sistema de aplicaciones llamado DIGA, diseñado para la terapia del paciente. En esta clínica de Bottrop, en el noroeste del país, los médicos prescriben aplicaciones, al igual que lo harían con los medicamentos, para ayudar a los pacientes a gestionar mejor su salud.

Los usuarios pueden descargarlas en su teléfono inteligente, tableta u ordenador, y el coste de la aplicación es incluso reembolsado por el sistema sanitario nacional. Las aplicaciones cubren una serie de patologías y enfermedades, desde el cáncer hasta los problemas cardiovasculares, las migrañas crónicas y la depresión.

"Si pienso en ejemplos concretos, como el de la migraña, la reducción de peso o los acúfenos, uno puede beneficiarse de contar con apoyo fuera de la consulta del doctor, cuando se trata de la documentación. Pero, también, de recibir ayuda cuando el problema de salud aumenta, de modo que el paciente no se quede solo fuera del centro médico", señala Sami Gaber, doctor del Centro Médico Gaber.

La creación de un espacio europeo de datos sanitarios podría cambiar la medicina tal y como la conocemos. Los Estados miembros de la Unión Europea han iniciado consultas para armonizar normas y medidas estándar, y garantizar la seguridad de los datos sanitarios de los pacientes. En cualquier caso, el espacio europeo de datos sanitarios marcará el inicio de una nueva era de cooperación entre los Estados miembros.