This content is not available in your region

La UE reanudará el debate sobre el tope al crudo ruso cuando converjan las posiciones

La UE reanudará el debate sobre el tope al crudo ruso cuando converjan las posiciones
La UE reanudará el debate sobre el tope al crudo ruso cuando converjan las posiciones   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Jan Strupczewski

BRUSELAS, 24 nov – Los Gobiernos de la Unión Europea seguían divididos el jueves sobre el nivel de precios del petróleo ruso para frenar la capacidad de Moscú de pagar por su guerra en Ucrania sin provocar una crisis de suministro mundial de petróleo, y es posible que el viernes se celebren más conversaciones si se acercan las posturas.

Los Estados de la UE no lograron llegar a un acuerdo sobre el nivel de precios del petróleo ruso transportado por mar el miércoles porque la propuesta del Grupo de los Siete (G7) de un tope de 65-70 dólares por barril fue considerada demasiado alta por algunos y demasiado baja por otros.

La Comisión Europea, la presidencia checa de la UE, Estados Unidos y la presidencia del G7, Alemania, entablaron el jueves conversaciones para salvar las diferencias y llegar a un acuerdo antes de que el tope de precios entre en vigor el 5 de diciembre.

“Hay muchas conversaciones bilaterales en curso a muy alto nivel. Habrá una reunión de representantes de todos los países de la UE cuando se produzcan avances. No tiene sentido convocar otra reunión si no hay cambios”, dijo un diplomático de la UE.

Los diplomáticos dijeron que seis de los 27 países de la UE se oponen al nivel de limitación de precios propuesto por el G7.

Polonia quiere que el tope se fije en 30 dólares, argumentando que con los costes de producción rusos, que algunos estiman en 20 dólares por barril, la propuesta del G7 permitiría a Moscú obtener demasiados beneficios. Lituania y Estonia apoyan a Polonia.

“En principio, Polonia apoya la limitación del precio del petróleo ruso, pero el nivel propuesto es demasiado alto”, dijo Adrian Biernacki, portavoz del representante polaco ante la UE.

“Este nivel debería referirse a los costes de producción por barril de crudo, y no al precio actual del mercado”, dijo.

Entre el 70% y el 85% de las exportaciones rusas de crudo se transportan en camiones cisterna en lugar de oleoductos. La idea del tope es prohibir a las compañías de transporte marítimo, de seguros y de reaseguros que manipulen cargamentos de crudo ruso en todo el mundo, a menos que se venda a un precio inferior al fijado por el G7 y sus aliados.

Dado que las principales empresas navieras y aseguradoras del mundo tienen su sede en los países del G7, la limitación de precios dificultaría enormemente que Moscú vendiera su petróleo —su mayor producto de exportación, que representa alrededor del 10% del suministro mundial— a un precio más elevado.

Chipre, Grecia y Malta, países con grandes industrias de transporte marítimo que son los que más perderán si se obstruyen los cargamentos de petróleo ruso, argumentan que el tope es demasiado bajo y quieren una compensación por la pérdida de negocio o más tiempo para adaptarse.

A Chipre le preocupa especialmente que los petroleros que navegan bajo su pabellón cambien su registro a otros países de pabellón de conveniencia fuera de la UE, como Panamá o Liberia.

El crudo ruso de los Urales ya cotiza dentro de la franja discutida, en torno a los 68 dólares por barril.

“Esto significa que el tope propuesto sería igual o ligeramente superior al precio que el petróleo ruso alcanza en el mercado abierto. Sería, en otras palabras, otro tope de precios que no tiene tope”, dijo el grupo de reflexión Eurointelligence en una nota.