Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Los habitantes de Matera son el alma de las actividades de la Capital Europea de la Cultura

Los habitantes de Matera son el alma de las actividades de la Capital Europea de la Cultura
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

¿Qué sentimientos despierta la ciudad en ti? Esta es la pregunta que se lanzó a los habitantes de Matera cuando se les encargó que crearan un “Atlas de emociones de la ciudad”. ¿Qué rincones de Matera llevan aparejados aquel recuerdo feliz de un encuentro que lo cambió todo? ¿Hay alguna plaza que se puede asociar con la tristeza amarga de una pérdida, incluso si esta sucedió hace mucho tiempo? Con un mapa y unas cuantas pinturas, 300 habitantes de Matera de entre 10 y 80 años han compartido sus mapas de emociones de su ciudad natal, revelando los caminos que solían recorrer para ir al colegio, la calle donde vivían sus abuelos, y aquellos lugares que ya han desaparecido pero que siguen muy vivos en el recuerdo.

Muchas cosas han pasado este año en Matera, la ciudad del sur de Italia que ha sido foco de atención internacional al convertirse en la Capital Europea de la Cultura de 2019. El “Atlas de emociones de la ciudad” estará abierto al público hasta el 31 de julio, y se podrá visitar haciendo uso del Pasaporte Matera 2019, un abono que facilita el acceso a todas las facetas de la experiencia de la Capital de la Cultura. Este emotivo trabajo artístico comunitario se ha presentado en la biblioteca como una instalación multisensorial, pero se manifiesta en muchos otros formatos: a través del arte de Stefano Faravelli y su grupo formado por 40 artistas; convertido en una coreografía por la bailarina Heike Hennig; y en forma escrita gracias al autor Alessandro Baricco, que ha adaptado parte del proyecto junto a jóvenes escritores de la Escuela Holden de Turín.

Pero, sobre todo, el “Atlas de emociones de la ciudad” pertenece a los ciudadanos de Matera que lo han creado. Voluntarios locales han puesto su grano de arena en todos los eventos celebrados hasta la fecha en este emocionante año, y continuarán haciéndolo hasta que acabe. Muchos de los proyectos comunitarios son gestionados por los habitantes de la ciudad, que los iniciaron respondiendo a un llamamiento público que seguirá abierto hasta el 30 de julio. Hasta la fecha, las ideas ganadoras procedentes del público incluyen a un grupo de estudiantes que construyen sensores para medir el nivel del agua en un río, un taller donde niños con discapacidad crean ángeles de papel maché para el paso sobre el que se porta a la Madonna della Bruna, y un nuevo escenario de teatro que ha cobrado vida en una estación de ferrocarril abandonada.

Si buscamos algo con más impacto visual, Matera también tiene mucho que ofrecer en ese sentido: el festival Circus+ ofreció apasionantes actuaciones de 112 artistas de 23 compañías de circo internacionales. El público mostró un gran entusiasmo al salir de las carpas después de la funciones: “¡Esto es algo grande! No he visto nunca algo así”, comentaba uno de los espectadores. No participaron animales, pero todos los demás clásicos del circo, e incluso más, estuvieron presentes, incluyendo cuerdas, trapecios, escaleras, platos chinos, minibicicletas, hula-hoops, mangueras de agua, faldas giratorias…, y esta lista ni siquiera se acerca a describir todo lo que se pudo vivir allí. “Ha sido extraordinario, como un teatro dentro de una carpa de circo”, afirmaba un espectador con los ojos todavía brillantes. “Nos ha hecho soñar de verdad”, decía una pareja. Cada uno de los cinco fines de semana de circo tuvo un tema distinto: “Continuidad e interrupciones” presentó espectáculos gimnásticos donde los artistas se fundían con sus instrumentos y “Circo e innovación” desafió las tradiciones artísticas mezclando rutinas de baile fuera de control y acrobacias de The Black Blues Brothers, Mister David and The Family DEM y El Grito.

El programa de actividades, de 48 semanas de duración, de la Capital Europea de la Cultura muestra a Matera no solo como un lugar, sino como una identidad que se ha construido a base de compartir espacios y maneras de vivir. Con la repetición de esto durante décadas e incluso siglos, la cultura de Matera es la suma de los hábitos de sus habitantes. Y parte del trabajo de honrar esta historia viva también incluye mirar cara a cara a la vergüenza, pues, aunque los Sassi son hoy en día un centro de expresión creativa, el vecindario de las cuevas de Matera se identificó durante mucho tiempo como la “arquitectura de la vergüenza”, debido a la extrema pobreza de las personas que vivían allí.

En la representación teatral Poesía de la vergüenza se contó una historia de redención, lanzando el mensaje de que, cuando nos permitimos mostrarnos vulnerables, conseguimos superar la vergüenza y liberar nuestro potencial humano. Buscando convertir la vergüenza en belleza, Poesía de la vergüenza no esquivó ningún tema y trató de asuntos como el cuerpo, la familia, el sexo, el fracaso y la diferencia; examinando los rasgos más íntimos de lo que significa pertenecer a la raza humana a través de dinámicas piezas de baile que mezclaban música rock con ópera. Antes del espectáculo, se animó a los visitantes a escribir cosas de las que se avergonzasen y mantener esa nota con ellos, con lo que se añadió una dimensión adicional a la experiencia, difuminando la línea entre los motivos de vergüenza personales y colectivos.

Lo que Matera y sus habitantes quieren por encima de todo es mostrarse abiertos y acogedores. “Matera le da un abrazo a Europa”, afirmó un voluntario que se mostraba cansado pero feliz justo antes de que terminase la ceremonia de inauguración.

Aquellas personas que no pudieron estar presentes en Matera a comienzos de su año como Capital Europea de la Cultura, todavía podrán experimentar parte de esa energía si visitan la ciudad en el futuro, ya que el proyecto del “Atlas de emociones de la ciudad” ha sido conservado como un vínculo vivo entre la ciudad y los sentimientos de sus residentes en forma de “Mapa maestro” de bolsillo. Esto significa que los visitantes que quieran experimentar Matera no solo podrán hacerlo por sí mismos, sino que, con este mapa de emociones en sus manos, también podrán ponerse en el lugar de las personas que han convertido a esta ciudad en lo que es hoy en día.