Última hora
This content is not available in your region

Ron Flor de Caña, 130 años de compromiso con la sostenibilidad

Ron Flor de Caña, 130 años de compromiso con la sostenibilidad
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

La marca de ron premium es reconocida como un líder en la industria por sus prácticas de sostenibilidad, siendo el único destilado en el mundo certificado Carbono Neutral y Fair Trade (comercio justo).

Pocas compañías en el mundo pueden decir que cuentan con más de un siglo de historia, que se han mantenido un negocio familiar por cinco generaciones y que han recibido las más prestigiosas credenciales de sostenibilidad del mundo: Carbono Neutral y Fair Trade. Hablamos de Flor de Caña, una empresa situada a los pies de un volcán activo que produce ron de manera sostenible desde 1890. Esta es su historia.

En 1875, Alfredo Francisco Pellas Canessa, un joven aventurero de Génova (Italia), dejó atrás a su familia y las comodidades del Viejo Continente para viajar a las exóticas tierras de Nicaragua. Después de una serie de proyectos empresariales exitosos, en 1890 se topó con las tierras más fértiles del país, situadas justo a los pies del volcán más alto y activo de Nicaragua: el San Cristóbal.

Fascinado por el paisaje, decidió que era el lugar perfecto para establecer un ingenio agro-industrial y, luego, una destilería. El tiempo le dio la razón. La fertilidad del suelo, el agua rica en minerales y el cálido clima volcánico al que se expone a los barriles se conjugan para dar a Flor de Caña el sabor excepcionalmente suave que lo ha hecho famoso. Si avanzamos 130 años en el tiempo, Ron Flor de Caña, que se envejece naturalmente sin añadir azúcar o ingredientes artificiales, se puede encontrar en más de 70 países y su calidad le ha permitido hacerse con la más importante distinción de la industria: el premio al «Mejor Productor de Ron del Mundo» de la International Wine and Spirit Competition en Londres.

Bodegas de añejamiento de Ron Flor de Caña, a los pies del volcán San Cristóbal

Alfredo Francisco fue un visionario, y estableció la sostenibilidad como un elemento central del negocio desde el principio. «La sostenibilidad está profundamente arraigada en el ADN de nuestra marca», afirma el Embajador Global de Flor de Caña Mauricio Solórzano. «Ha sido uno de los valores fundamentales de la familia fundadora desde los comienzos de Flor de Caña, y se ha transmitido de generación en generación».

En 2017, Flor de Caña obtuvo la certificación Fair Trade (otorgada por Fair Trade USA, una organización con sede en EE. UU.), que hace saber a los consumidores que este ron se produce de manera sostenible cumpliendo con más de 300 rigurosos estándares laborales, sociales y ambientales. Elevando aun más el estándar para la industria global de destilados, en abril de 2020 Flor de Caña consiguió la Certificación de Carbono Neutral (que otorga Carbon Trust, una organización con sede en el Reino Unido), tras demostrar que la marca compensa todas las emisiones de carbono durante todo el proceso de producción, desde el campo hasta la botella.

Los rones de Flor de Caña son envejecidos, hasta 30 años, de forma natural sin azúcar ni ingredientes artificiales

El medioambiente tiene mucho que ver con la calidad de los excepcionales rones de la destilería, así que la compañía ha estado implementando una serie de prácticas sostenibles durante algún tiempo. Desde 2005, ha sembrado 50,000 árboles al año en la región que rodea a la destilería con el fin de proteger la vida silvestre y los recursos hídricos. Y, durante más de una década, ha destilado sus rones usando energía 100% renovable procedente de biomasa, lo que elimina la dependencia en combustibles fósiles. La empresa también captura y recicla todo el CO2 que se produce durante el proceso de fermentación, y se lo vende después a las cerveceras y fabricantes de refrescos de la región.

Los esfuerzos de Flor de Caña para convertirse en referente de sostenibilidad van mucho más allá del cuidado del medioambiente: también se preocupa por sus empleados y la comunidad. Desde 1913, ha ofrecido educación gratuita para los hijos de los trabajadores en la escuela de la compañía, y, desde 1958, ofrece atención médica gratuita a los empleados y sus familias en su propio hospital.

Durante casi 30 años, Flor de Caña también ha sido el principal contribuyente de APROQUEN, una organización benéfica que ha brindado más de 600,000 servicios médicos a niños que padecían desde quemaduras y niños con labio leporino o paladar hundido, y, durante más de 15 años, la marca ha tenido el orgullo de apoyar a la organización benéfica American Nicaraguan Foundation, que cuenta con diversos programas sociales enfocados en reducir la pobreza en Nicaragua.

En 2020, Flor de Caña cumple 130 años de pasión por la excelencia y continúa produciendo rones de la más alta calidad de manera sostenible. Sin embargo, desde su cuna a la sombra de un imponente volcán y rodeada de bosques de color esmeralda, Flor de Caña no se conforma con lo ya conseguido. La marca quiere adentrarse en el futuro ampliando su compromiso con la sostenibilidad, manteniéndose fiel a sus valores y convirtiéndose en un punto de referencia para todo el sector.

Descubra la gama de rones producidos de manera sostenible, con cero contenido de azúcar y envejecidos hasta 30 años de Flor de Caña: www.flordecana.com.