Última hora
This content is not available in your region

CÓRDOBA, la ciudad viva

CÓRDOBA, la ciudad viva
Derechos de autor 
Tamaño de texto Aa Aa

Cobijada por las montañas de Sierra Morena, Córdoba es una ciudad sabia y estoica como pocas. Sus antiguos orígenes y la sucesiva extraordinaria mezcla de culturas han dado lugar a una localidad realmente única, en un punto central de la historia. Situada a orillas del Guadalquivir, la ciudad fue establecida entre las montañas, los valles y el campo.

Durante sus muchos años de existencia, alcanzó la notoriedad de ser una de las ciudades más importantes del mundo, intentando hacer sombra a rivales como Roma, Constantinopla, Damasco o Bagdad. Su maravilloso pasado dejó en Córdoba un excepcional legado que gira en torno a su extraordinaria Mezquita, uno de los monumentos islámicos más importantes de Occidente, y al espléndido laberinto de calles del barrio judío. Pero su legado no se limita a estas zonas, sino que se extiende por toda la ciudad, con una impresionante lista de monumentos creados por las diferentes civilizaciones que le han dado forma. Muchos de ellos han sido declarados Patrimonio Mundial, lo que significa que Córdoba es una de las ciudades europeas con más distinciones de la UNESCO y, a nivel mundial, solo está por detrás de Pekín.

© Turismo Andaluz

La gran variedad de culturas de sus monumentos es realmente impresionante: un templo y un puente romano, puertas y murallas omeyas, la Sinagoga y el Convento de La Merced. Todos ellos representan religiones y épocas diferentes de la ciudad y de los habitantes que se sucedieron en ella. El ejemplo más importante y conocido de esta mezcla es la gran Mezquita-Catedral, conocida popularmente como la Mezquita. Se construyó en diferentes etapas en estilo omeya y más tarde se le añadió una estructura cristiana de influencias góticas, renacentistas y barrocas.

En el centro histórico, edificios monumentales se yerguen sobre callejuelas estrechas y grandes plazas. El Alcázar de los Reyes Católicos, inicialmente una fortaleza defensiva que más tarde se convirtió en la residencia de dichos monarcas, es una de las construcciones más famosas de España. Sus coloridos jardines hacen las delicias de los visitantes. Córdoba está enamorada de sus famosos patios, y el Palacio de Viana es uno de los lugares mejor conservados para visitar estas maravillas. Esta construcción del siglo XIV, situada al norte del centro histórico y conocida como el Museo de los Patios, está distribuida alrededor de doce de estos hermosos patios.

© Turismo Andaluz

El agua que fluye de los patios nos lleva hasta la Torre de Calahorra, una antigua torre defensiva que actualmente alberga el Museo Vivo del al-Ándalus, y a los Sotos de la Albolafia, una serie de molinos a orillas del Guadalquivir.

Salir del centro histórico no significa dejar de ver lugares de interés. Las afueras de Córdoba albergan maravillas como las ruinas de Medina Azahara, espléndidos vestigios de los tiempos del al-Ándalus. Esta ciudad palacio de más de mil años es una clara demostración de la extravagancia y el lujo del califato. El Monasterio de San Jerónimo de Valparaíso con sus capillas es un lugar ideal para relajarse en un paraje rodeado de montañas.

© Turismo Andaluz

Además del arte y la historia que pueblan sus calles y plazas, el Festival de los Patios de Córdoba también está incluido en la lista de la UNESCO. Este concurso tiene lugar en mayo, cuando los habitantes de la ciudad abren sus preciosos y coloridos patios al público y se elige el más bonito de todos. El impacto de este evento es tal, que se le concedió el título de Patrimonio Cultural Inmaterial en 2012.

Además de contar con todos estos maravillosos lugares, Córdoba es, sobre todo, una ciudad viva y hogar de personas e instituciones totalmente involucradas en su cultura. El alma de la ciudad se encuentra en los rincones más profundos de sus laberintos urbanos y en el silencio de sus calles y patios, y aparecerá frente a aquellos que se interesen en buscarla. Como dijo el poeta: «Uno comprende que en esta tierra su corazón y sus recuerdos están unidos para siempre.»