Última hora
This content is not available in your region

El regreso a la naturaleza en Andalucía

El regreso a la naturaleza en Andalucía
Derechos de autor  Turismo Andaluz
Tamaño de texto Aa Aa

Montañas nevadas, playas subtropicales, desiertos poblados de cactus y frondosos bosques: Andalucía esconde todos los paisajes imaginables. Además, es la región de España con el mayor número de reservas naturales, cada una de ellas con su carácter propio.

Su abundante vegetación combina extensiones de bosque repletos de encinas, alcornoques y pinos carrascos que bordean campos de olivares, cerezos o almendros, y sus variopintos paisajes albergan una biodiversidad hogar de linces, águilas y buitres.

Los amantes del montañismo tienen multitud de opciones, desde los bosques de los Montes de Málaga hasta el espectacular desfiladero del río Despeñaperros. Aunque todo el mundo conoce las playas de Andalucía, menos conocidas son las extensiones costeras como la del Estrecho, que alberga vertiginosos acantilados, dunas ondulantes y cuevas subterráneas.

© Turismo Andaluz

Parques naturales

Dos de los parques naturales más espectaculares de España se encuentran en Andalucía: Doñana, que está, principalmente, en la parte occidental de Huelva, y el macizo montañoso de Sierra Nevada, que crea un telón de fondo perfecto para la mágica ciudad de Granada. Un poco más al este se halla el peculiar paisaje desértico del Cabo de Gata, en Almería.

Declarado zona protegida en 1969 y, más tarde, Patrimonio Mundial de la UNESCO, el Parque Nacional de Doñana es célebre, sobre todo, por su población de linces ibéricos y águilas imperiales, ambas especies en peligro de extinción. No obstante, su extensión de marismas, lagunas y dunas alberga una gran cantidad de ecosistemas, en los que 120 especies de aves (hasta 300 en la temporada migratoria) y otros animales como ciervos, tejones, jabalís y mangostas deambulan a salvo de amenazas.

En los meses de verano, a medida que las marismas empiezan a secarse, muchos pájaros buscan refugio —y agua— en el adyacente parque Brazo del Este, una extensión de humedales de relieve totalmente llano creada por las modificaciones que el hombre ha ido haciendo para ganar terrenos de cultivo al río Guadalquivir.

En marcado contraste, encontramos Sierra Nevada, famosa por sus altísimos picos y destino popular en invierno entre los aficionados al esquí. También se ha designado Reserva de la Biosfera por sus viejos bosques, su abundancia de mariposas e insectos —muchos de los cuales son endémicos del macizo— y más de dos mil especies diferentes de plantas.

El Cabo de Gata, así llamado por la presencia de ágatas en la zona, es un enclave de ensueño con escarpadas colinas, vertiginosos acantilados y desierto, con el menor índice pluviométrico de Europa. El parque, elegido por cineastas como Sergio Leone por su paisaje de cactus esparcidos al más puro estilo del Lejano Oeste, incorpora 120 m² de reserva marina, arrecifes de coral e islas rocosas rebosantes de vida natural.

© Turismo Andaluz

Reservas naturales y monumentos naturales

Lo que no se conoce tanto son algunas de las reservas naturales de la región, que salpican los límites oriental y occidental del sur de España y engloban una rica variedad de características geográficas y climáticas. Son más pequeñas que los parques nacionales, se han creado para proteger ecosistemas más frágiles y, a menudo, es preciso obtener permiso para entrar en ellas.

Con frecuencia, constan de humedales que rodean una laguna, como la Laguna de Fuente de Piedra, conocida por su sustrato salino y usada como mina de sal desde la época romana hasta la década de 1950. Los antiguos diques y canales construidos para este fin albergan ahora una gran colonia de flamencos, entre otras aves acuáticas.

También se pueden encontrar gaviotas, lavanderas y archibebes en la Punta Entinas-Sabinar, un ecosistema semiárido de la costa occidental de Almería, y una mezcla de playas de arena, marismas, salinas y dunas cuya estabilidad se mantiene gracias a la durisilva mediterránea.

Estas reservas abundan por todas las provincias, así como lo que se denomina «monumentos naturales», cuevas, cañones, cascadas, etc. que merecen una protección especial. Uno de estos monumentos es la duna de 30 metros de altura de la ventosa playa de Bolonia; otro ejemplo es la espectacular Cueva de los Murciélagos, de 2 km de longitud, situada en la provincia de Córdoba.

© Turismo Andaluz

Vías verdes

Para apreciar de forma general la diversidad geográfica que ofrece Andalucía, los visitantes tienen a su disposición una red de «vías verdes», consistente en trazados ferroviarios en desuso que se han transformado en senderos llanos y amplios que se pueden recorrer a pie o en bicicleta para descubrir el campo.

Algunos ofrecen contexto histórico, como la Vía Verde de la Subbética — al sur de la provincia de Córdoba— que sigue el trazado del antiguo Tren del Aceite y recorre 112 km entre olivares y viñedos; o la Vía Verde de Riotinto que, en tiempos, recorría el antiguo Tren Minero en paralelo al margen del río Tinto.

Otras vías, brindan la oportunidad de apreciar las colinas y los ríos, las praderas y los huertos, las montañas y las marismas que componen esta interesantísima región española.