Contenido publicitario

 Divine Grace
‘Partner Content’ is used to describe brand content that is paid for and controlled by the advertiser rather than the Euronews editorial team. This content is produced by commercial departments and does not involve Euronews editorial staff or news journalists. The funding partner has control of the topics, content and final approval in collaboration with Euronews’ commercial production department.
This content is not available in your region
Contenido publicitario
‘Partner Content’ is used to describe brand content that is paid for and controlled by the advertiser rather than the Euronews editorial team. This content is produced by commercial departments and does not involve Euronews editorial staff or news journalists. The funding partner has control of the topics, content and final approval in collaboration with Euronews’ commercial production department.
Divine Grace

Divine Grace «nos ayudará a acercarnos a la naturaleza singular de la gimnasia rítmica»

© Divine Grace
© Divine Grace   -   Derechos de autor  euronews

Durante el 16 y el 17 de diciembre, 13 gimnastas rítmicas de otros tantos países se reunieron en el VTB Arena de Moscú para participar en el primer torneo internacional experimental de gimnasia rítmica Divine Grace. Una competición que su organizadora, Alina Kabaeva, ya anticipa que se convertirá en un evento anual.

La primera edición de Divine Grace no fue un torneo de gimnasia rítmica ordinario. El evento ideado por Kabaeva, la campeona olímpica del concurso completo individual de Atenas 2004, se organizó bajo la supervisión de la Fundación Benéfica Alina Kabaeva y reunió a gimnastas de lugares tan lejanos como Australia, México y Canadá para ofrecer dos días de actuaciones excepcionales.

En muchos deportes, incluida la gimnasia rítmica, un nuevo ciclo olímpico supone una oportunidad para evaluar las reglas de la competición y hacer cambios. Para el ciclo 2022-2024, el código de puntuación de la gimnasia rítmica otorgará más valor a la estética y a las habilidades artísticas de las gimnastas. Las nuevas reglas se inspirarán en las del período 2001-2005, cuando Kabaeva estaba en activo.

Aunque Mientras que las reglas actuales imponen límites estrictos en los ejercicios de las gimnastas —el número de elementos está restringido y no se recomienda incluir dificultades adicionales—, en Divine Grace, el número de elementos no se limitó, con lo que las deportistas pudieron mostrar todas sus habilidades y capacidades. Las gimnastas que compitieron en Moscú fueron puntuadas siguiendo unas reglas mixtas, que combinaban el código de puntuación de los años 2001-2005 con el nuevo de 2022-2024.

La competición quería sorprender y deleitar al público en igual medida, pero también creó una plataforma de debate. Los deportistas, entrenadores y jueces tuvieron la oportunidad de compartir sus experiencias e ideas sobre el futuro de este deporte.

euronews
© Divine Graceeuronews

La primera jornada comenzó con una ceremonia de apertura visualmente deslumbrante, en la que el anfitrión del torneo, Andrei Petrov, recordó a los invitados y espectadores que la gimnasia rítmica se creó oficialmente en la antigua URSS en 1934. «Con el paso de los años se ha convertido en parte de nuestra cultura y nuestros códigos», afirmó. «Divine Grace es un experimento que nos ayudará a acercarnos a la naturaleza singular de la gimnasia rítmica para encontrar el equilibrio perfecto entre la estética y el rendimiento deportivo, entre el pasado y el presente, entre la novedad y la tradición».

El primer día de la competición fue presentado por la gimnasta canadiense Lori Fung, que en 1984 ganó el oro en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, y donde la gimnasia rítmica hizo su debut. «Tenéis que soñar a lo grande», les dijo a las participantes. «Hay que apuntar a lo más alto. Y no dejéis que nadie os diga que no podéis conseguirlo. Esto es algo que lleváis en el corazón, y hay que ir a por todas».

La canadiense Karina Kamenetsky puso en marcha la competición con el primer aparato, el aro, que como todos los otros aparatos combina equilibrio, giros, saltos y elementos de flexibilidad, y que se puntúa teniendo en cuenta la dificultad, los elementos artísticos y la ejecución.

Para deleite del público local, la rusa Lala Kramarenko, de 17 años, que ya obtuvo la medalla de plata en aro en la serie de la Copa del Mundo de Gimnasia Rítmica disputada en Bakú en 2021, consiguió una clara victoria con 36,65 puntos. La bielorrusa Anna Kamenshchikova terminó en segundo lugar con 32,55 puntos, por delante de la mexicana Marina Malpica, que recibió 31,40 puntos.

Siguiendo una tendencia que continuó hasta el final de la competición, Kramarenko y Kamenshchikova también terminaron en primer y segundo lugar en el siguiente aparato, la pelota, con 35,30 y 31,60 puntos respectivamente. Y la georgiana Ketevan Arbolishvili se unió a Kramarenko y Kamenshchikova en lo más alto del marcador general del día gracias a los 31,60 puntos que obtuvo con su ejercicio de ese mismo aparato.

euronews
© Divine Graceeuronews

Kramarenko siguió dominando en la segunda jornada gracias a un primer puesto tanto en mazas como en cinta, y Kamenshchikova también consiguió mantener la segunda posición en ambos aparatos.

La uzbeka Natalya Usova igualó los 32,35 puntos de Kamenshchikova en el ejercicio de mazas, y Arbolishvili consiguió otro tercer puesto en cinta para asegurarse el bronce de la clasificación general con un total de 123,45 puntos, por detrás de los 127,25 que consiguió Kamenshchikova.

Sin embargo, no había duda alguna de quién iba a subir a lo más alto del podio. Gracias a su victoria en los cuatro aparatos, Kramarenko sumó unos sobresalientes 141,60 puntos, con lo que impresionó a los jueces y deleitó al público del estadio.

Las tres primeras clasificadas recibieron su premio en el escenario, donde se unió a ellas un grupo estelar de gimnastas, todas ellas ganadoras de la medalla de oro en el concurso completo individual de gimnasia rítmica de los Juegos Olímpicos: Fung (CAN), la primera campeona olímpica en 1984; Alexandra Timoshenko (Equipo Unificado), Barcelona 1992; Ekaterina Serebrianskaya (UKR), Atlanta 1996; Yulia Barsukova (RUS), Sídney 2000; Kabaeva (RUS), Atenas 2004; Evgeniya Kanaeva (RUS), Pekín 2008 y Londres 2012; y Margarita Mamun (RUS), Río 2016.

En un emotivo discurso de clausura, Kabaeva reiteró su deseo de que la competición se convierta en un evento anual, y pidió que «entre todos hagamos que la gimnasia rítmica sea más interesante, variada y atractiva, para que la perfección no tenga límites».

euronews
© Divine Graceeuronews