Última hora

Última hora

Un largo y decepcionante parto en Copenhague

Leyendo ahora:

Un largo y decepcionante parto en Copenhague

Tamaño de texto Aa Aa

Tras dos años de preparación y doce días de intensas negociaciones, el acuerdo de mínimos llegaba pasada la hora de clausura de la cumbre de Copenhague. Estados Unidos, China, la India, Sudáfrica y Brasil lograron cerrar el texto.

El presidente estadounidense calificó el pacto de “un avance sin precedentes”, aunque reconoció que llevará tiempo lograr un tratado vinculante. A pesar de su decepción, la Unión Europea prefirió al igual que Washington un acuerdo de mínimos que irse con las manos vacías.

Los países más críticos han sido Venezuela, Nicaragua, Cuba, Bolivia y Sudán, que rechazaron el texto e impidieron que se convirtiera en un acuerdo de la ONU.

Durante la sesión plenaria de este sábado, otros países como las islas Tuvalu, en el Pacífico, mostraron su descontento.

Algunos países han denunciado que se sintieron excluidos, ya que el acuerdo fue anunciado incluso antes de que pudieran ver el documento.

El secretario general de la ONU ha asegurado que trabajará para convertir este texto en “un tratado vinculante en 2010”. La próxima conferencia sobre el cambio climático tendrá lugar en México el año que viene.

El Acuerdo de Copenhague está muy lejos de las aspiraciones iniciales, aunque para muchos es un primer paso necesario para alcanzar un pacto global que sustituya a Kioto en la lucha contra el calentamiento del planeta.