Última hora

Última hora

Medvedev: "El mensaje en Siria debería haber sido enviado en todas las direcciones"

Leyendo ahora:

Medvedev: "El mensaje en Siria debería haber sido enviado en todas las direcciones"

Tamaño de texto Aa Aa

Un encuentro de dos días en Yaroslavl, a 300 kilómetros al este de Moscú, ha abierto un miércoles repleto de discusiones sobre varios asuntos internacionales, siendo el multiculturalismo el denominador común. El encuentro ha sido abierto por el presidente Dmitri Medvedev, que ha recibido a Euronews para aclarar la posición de Rusia sobre algunos temas.

Euronews:

De nuevo llega el invierno y de nuevo hay un conflicto entre Rusia y Ucrania por el gas.

Dmitri Medvedev, Presidente de Rusia:

Bueno, no hay un conflicto, yo diría diferencias que pueden conducir a desarrollos distintos. .

E:

¿Puede esto conducir a problemas en el suministro de gas a Europa, por ejemplo?

D.M.:

Sabe, espero que después de las recientes experiencias, nuestros socios y amigos más cercanos aprendan que uno no puede torpedear una base contractual existente, incluso si no le gusta.

Es lo que ocurrió con el presidente de Ucrania o el primer ministro, cuando dijeron que el contrato era injusto y malo y que ellos no lo iban a respetar. Esto es completamente inaceptable.

Todos los acuerdos, hasta el momento en el que sean anulados por un tribunal o abandonados por las partes implicadas, están sujetos a su ejecución. Y espero que nuestros socios, nuestros amigos ucranianos, se adhieran al marco acordado en 2009.

Y para el futuro, lo he repetido en varias ocasiones, estamos dispuestos a hablar sobre proyectos de cooperación con nuestros socios ucranianos, incluidos proyectos futuros, como la entrada de Ucrania en la Unión Aduanera.

Pero, sin embargo, por alguna razón, dicen que la Organización Mundial del Comercio (OMC) les impide pertenecer a la Unión Aduanera. Pero es muy extraño, ya que la Unión Aduanera no nos impide pertenecer a la OMC. Pero es su propio enfoque.

Podemos también discutir sobre la integración desde otros puntos de vista, incluidas nuestras inversiones en la economía, en el sistema de transporte de gas de Ucrania. Si podemos llegar a acuerdos probablemente estemos listos para considerar cambios en los planes de cooperación.

Pero, al mismo tiempo, el principio inmutable mantiene que la cooperación en el gas siempre está basada en una fórmula. Y esta fórmula es universal, y se aplica a Ucrania y otros países. Una expresión como “estamos pagando más que otros países” no tiene ninguna base. Es pura propaganda. Ucrania paga con la misma fórmula y paga el mismo dinero proporcional al precio que pagan otros consumidores europeos.

Los precios actuales son altos, es cierto. Pero también pueden ser muy bajos en algunas ocasiones. Y en ese caso, es un problema para quien suministra energía. Por tanto, en resumen, espero que los consumidores ucranianos cumplan el contrato y nosotros estaremos dispuestos a lograr acuerdos para nuestros negocios futuros.

E:

El ministro de exteriores francés, Alain Juppé, durante su visita a Moscú, si le he entendido bien, ha pedido el apoyo de Rusia a las sanciones contra Siria. ¿Cuál es la politica de su país en este asunto?

D. M.:

Hemos discutido sobre este tema con el señor Juppé y con otro ministro, el de Defensa y sus compañeros. Nosotros no estamos completamente satisfechos con como ha sido implementada la resolución 1973. Ahora es algo del pasado, porque, aparentemente en Libia la situación ha cambiado

No obstante, creemos que el mandato derivado de la resolución 1973 se ha excedido. Y nosotros no querríamos en absoluto que lo mismo pasara con Siria. Sí, vemos problemas en Siria. Vemos el uso desproporcionado de fuerza y el alto número de víctimas y no nos gusta.

He hablado en repetidas ocasiones de esto con el presidente Bashar al Assad. Recientemente he enviado a una persona del ministerio de Exteriores para remarcarle de nuevo nuestra posición en este asunto. Pero creo que las resoluciones que hemos hecho para enviar un mensaje severo a, como dicen, el líder de Siria, deberían haber sido enviadas en ambas direcciones, porque las cosas no son blancas o negras.

Y aquellos que van con eslóganes antigubernamentales no son solo seguidores de la refinada democracia europea. Son gente muy diversa. Algunos son, francamente , extremistas. Algunos pueden ser incluso llamados terroristas. Así que la situación no debe ser idealizada sino que debemos proceder de acuerdo a un equilibrio de fuerzas e intereses.

Estamos preparados para apoyar un amplio abanico de enfoques, pero no deben estar basados en una condena unilateral de los actos del gobierno y el presidente Bachar al Assad.

Hay que mandar un mensaje fuerte a todas las partes del conflicto: deben sentarse y negociar el final del baño de sangre. Rusia también está interesada como gran amiga de Siria, es un país con el que tenemos numerosos lazos políticos y económicos. Así que la búsqueda para salir de esta situación continuará.

E:

Señor Presidente, estamos en Yaroslavl, donde por tercera vez tiene lugar el Foro de Política Global bajo su auspicio. El tema principal este año es el problema del multiculturalismo. ¿Por qué piensa que este asunto es hoy tan relevante?

D.M.:

Rusia es un país extremadamente complejo y étnicamente diverso con muchas gentes y credos. Y para nosotros la cuestión de coexistencia de diferentes naciones no es una cuestión de inmigrantes, que existen en cualquier estado, incluida Rusia. Es un asunto de armonía interna., que se ha construIdo a lo largo de los siglos y que es capaz de alcanzar un nuevo nivel, como hemos creído durante algún tiempo.

En tiempos de la Unión Soviética, usábamos la expresión “la sólida comunidad de la gente soviética”. En muchos sentidos, esto solo era una construcción teórica. Pero eso no significa que debamos huir de ese problema y esa idea.

Nosotros necesitamos realmente crear una sociedad de armonía interna, donde la gente es tolerante y a la vez respetuosa con las tradiciones que son el núcleo de cualquier grupo étnico, independientemente de la región, ya sea en el centro de Rusia, en el Caúcaso o en el este. En cualquier sitio en el que vivan, los ciudadanos rusos tienen los mismos derechos y responsabilidades, y deben comportarse en público de la misma forma.

Por tanto, es un asunto importante para nosotros. Pero en Europa hay también muchos problemas. Y creo que el intercambio de enfoques teóricos y recetas prácticas en la actualidad es importante.