Última hora

Última hora

Polonia, contrarreloj para la Eurocopa 2012

Leyendo ahora:

Polonia, contrarreloj para la Eurocopa 2012

Tamaño de texto Aa Aa

El Estadio Nacional de Varsovia está casi terminado… Es el último que queda. Sólo falta que las autoridades den el visto bueno para que las instalaciones se puedan usar. Dentro de seis meses, este terreno de juego, cuya construcción ha costado 500 millones de euros, acogerá el partido inaugural de la Eurocopa 2012 entre Polonia y Grecia.

“Este es uno de los estadios más modernos de Europa. Nuestros compañeros de la UEFA lo llaman “The Big Baby”. Es el estadio favorito de nuestros invitados”, asegura Daria Kulinska, del Centro Nacional de Deportes.

La Eurocopa es un reto para Polonia, ya que nunca ha organizado un evento deportivo de esta magnitud. La cuenta atrás ha empezado no sólo para los aficionados al fútbol… El merchandising ya está disponible para Navidad.

Polonia no ha parado desde que en 2007 fuera seleccionada su candidatura conjunta con Ucrania. Desde el principio ha sido una carrera contrarreloj. La construcción de estadios y otras infraestructuras ha costado miles de millones de euros, procedentes tanto del gobierno polaco como de fondos europeos.

“Esta es la lista de lo que hay que hacer para que podamos decir: ‘estamos listos’. Más de 200 infraestructuras, 300 proyectos, otras 22.000 tareas más”, explica Marcin Herra, director de PL.2012, mientras enseña un panel con la planificación.

A pesar de que la organización de la Eurocopa afirma que Polonia está preparada, asume que quedan todavía cosas por hacer. Uno de estos asuntos pendientes es el transporte. No existen líneas de alta velocidad y los trenes actuales suelen circular por debajo de los 100km/hora. A pesar de ello, Polonia está intentando modernizar la red ferroviaria para reducir la duración de los trayectos.

Hemos preguntado a algunos turistas su opinión sobre cómo se viaja por el país.

“El tren ha sido puntual, está bien. Además de que se trataba de una línea regular entre Berlín y Varsovia”, asegura un viajero alemán, mientras que una visitante rusa se queja de que no hay suficientes paneles con los horarios y los andenes de los trenes.

También se está trabajando en el transporte por carretera. Hace cinco años el gobierno polaco anunció que iba a construir 1.000 kilómetros de autopistas y otros 2.000 de vías rápidas. A pesar de que se ha avanzado bastante, los trámites burocráticos y la crisis económica impiden que se cumpla el objetivo inicial.

“Cuando la UEFA nos dio la Eurocopa, todo el mundo creía que iba a ser una especie de ‘Plan Marshall’, como el que recibieron los países de Europa occidental después de la guerra. La gente creía que se iban a construir muchas autopistas y vías rápidas. Hoy, por ejemplo, se tarda más en ir en tren desde Varsovia hasta Breslavia que antes de la Segunda Guerra Mundial”, cuenta el periodista deportivo Michal Pol.

Las nuevas tecnolgías pueden ser la clave para mejorar los desplazamientos durante el campeonato. Una aplicación multimedia ayuda a organizar el viaje y permite tomar varios medios de transporte con un único billete.

“Si los aficionados al fútbol llegan en avión, van a poder ir perfectamente a las ciudades, que son preciosas”, afirma Pol. “No van a tener problemas para encontrar un sitio para dormir porque hay miles de hoteles. Y van a ver los partidos en estadios únicos y muy bonitos”.