Última hora

Última hora

Leyendo ahora:

Un nuevo futuro para las minas europeas 


futuris

Un nuevo futuro para las minas europeas 

La Unión Europea tiene que importar muchos metales, a pesar de ser una región rica en cobre y zinc, entre otros. Los investigadores intentan dar con la solución a esta paradoja. Tienen muchas ideas y son ambiciosos en la búsqueda de los tesoros que esconde Europa. Entramos en la mina de metal más profunda de Europa. Su pozo principal tiene 1.430 metros de profundidad. Es la mina de Pyhäsalmi. Abrió hace 40 años y desde entonces ha sido una fuente inagotable de cobre, zinc y piritas. Pero la cuenta atrás para su cierre ya está en marcha, nos cuenta el ingeniero finés Jaakko Pihlaja. “Estamos produciendo alrededor de un millón cuatrocientas mil toneladas de mineral al año. Pero si el precio del metal se mantiene al nivel actual, no podremos mantener la explotación de la mina más allá de finales de 2018.”
 
Este lugar es un buen ejemplo de los retos a los que se enfrenta la minería metalífera en Europa. Por eso es el destino de muchos científicos de un proyecto de investigación de la Unión Europea que está buscando una segunda oportunidad para estas minas. Juha Kaija, geólogo finlandés, participa en la investigación. 
“Europa tiene recursos metalíferos, pero su explotación es deficiente social y económicamente. Nuestra investigación intenta desarrollar métodos de exploración más eficientes y desarrollar nuevas formas de reutilizar los residuos para darle a la minería de metal europea un nuevo impulso.”
 
Su principal objetivo es encontrar nuevos minerales en minas tanto activas como abandonadas. Una búsqueda complicada, especialmente en antiguos pozos muy profundos como este, explica Timo Mäki, Jefe Geólogo de la mina Pyhäsalmi. “Aquí en Finlandia y también en Suecia, el fondo rocoso es muy antiguo, tiene dos mil millones de años, o incluso más. Así que las rocas se han plegado una y otra vez, se han movido. Lo que esperas que pueda estar aquí puede haberse movido a algún otro lugar. Seguir las estructuras geológicas, los tipos de roca a profundidades de dos kilómetros es muy difícil.”
 
Los investigadores han desarrollado sofisticados modelos en tres dimensiones que ayudan a entender mejor todo lo que envuelve el mineral. El geólogo peruano Marcello Imaña Osorio explica cómo funciona. “Las zonas que marca en color rojo son zonas bastante reflectivas. Quiere decir que el material que se encuentra a esa profundidad tiene una densidad diferente a la roca albergante. Es algo bastante inherente a los sulfuros masivos que estamos buscando. Necesitamos hacer taladros desde superficie. Tienen que ser planeados previamente con este sistema en 3D.“ 
 
Los investigadores tienen muchas ideas para perfeccionar la minería de metal. En este foro en Polonia, comparten algunos avances. Los geólogos suecos presentan un nuevo y sofisticado sistema en tres dimensiones de mapeo bajo tierra. Una herramienta complementaria a la perforación, que nos muestra Pär Weihed, geólogo de la Universidad de Lulea. “La perforación con diamante es muy cara. Así que, si consigues modelos más precisos, necesitarás hacer menos perforaciones para llegar al mineral, y reducirás el coste de la perforación. Lo que podemos ver en un modelo en 3D son bloques de roca, estructuras que podrían ser importantes para guiar hacia donde está el mineral. Trabaja con la composición mineral y física de las rocas.”
 
Mientras tanto, investigadores franceses muestran la primera base de datos de los recursos minerales en los pozos europeos. Es lo que tiene entre manos Daniel Cassard, también geólogo del BRGM. “Cada mina está representada por algo más de 40 campos en la base de datos, describiéndola con muchísimo detalle: su tipología, su formación geológica, pero también la producción, las reservas, los recursos, la cantidad… Y después, hemos hecho lo mismo con los residuos mineros. ¿Por qué los residuos? Porque pueden contener sustancias que fueron descartadas en la época, porque no sabíamos qué hacer con ellas o no había la tecnología para extraerlas. Y ahora nos damos cuenta de que estas sustancias están en la composición de tu móvil, por ejemplo. Son sustancias “críticas”, decimos a escala europea. También hablamos de “metales verdes” porque contribuyen a reducir el consumo energético.”
 
Eberhard Janneck, químico investigador alemán busca residuos mineros. Ha desarrollado un método para transformar restos minerales ricos en hierro en material para la construcción y pintura. “En esta botella tengo un ejemplo típico de agua de un pozo minero, lleno de ácidos y sulfatos. Aquí sólo pueden vivir bacterias resistentes al óxido de hierro. La idea es usarlas en un reactor aislado para crear un entorno que permita controlar el proceso. Al final, conseguimos un material que podemos usar para muchas cosas. Por ejemplo, para hacer ladrillos. Y también para pintura antioxidante.”
  
Varios científicos polacos han desarrollado un método para transformar las nanopartículas que se desechan en la minería, en renio, un metal resistente que aleado con otros metales ofrece múltiples aplicaciones. Entre ellos, Witold Kurylak, desarrollador tecnológico del Instituto Polaco de Metales no ferrosos. “Mezclamos renio con cobalto y con níquel y podemos producir superaleaciones. El resultado puede usarse en aplicaciones muy sofisticadas en la industria aeroespacial, por ejemplo. Puede usarse en la producción de motores de aviones o turbinas que funcionan en condiciones extremas.”
  
Y por último, los investigadores quieren desarrollar nuevas formas de minería ecológica. Llegamos a la mayor mina de metal de Europa, en Polkowice, donde se extraen 11 millones de toneladas de mineral al año, incluyendo cobre, plata e incluso oro. Más de 2000 mineros trabajan aquí, cada día. La mina está probando nuevas formas más ecologías de explotación mineral. Los primeros resultados, según Gabor Gaál, coordinador del proyecto ProMine, son esperanzadores. “Ahora tenemos métodos bacteriológicos para eliminar las aguas ácidas de la mina, ricas en metales. Ahora podemos extraer esos metales y purificar el agua hasta tal punto que podría usarse para regar. Y también hemos conseguido reutilizar los residuos de la mina y al mismo tiempo conservar el medio ambiente que la rodea. Por supuesto, estamos empezando, pero esperamos que esto sea el futuro.”
 
Un futuro que los científicos sueñan lleno de tesoros de metal extraídos de forma ecológica.
 
 

Selección del editor

siguiente artículo
Mejor salud y más seguridad gracias al tejido inteligente

futuris

Mejor salud y más seguridad gracias al tejido inteligente