Última hora

Última hora

Las montañas doradas de Altái

Leyendo ahora:

Las montañas doradas de Altái

Tamaño de texto Aa Aa

En el sur de Siberia, donde Rusia se une con Kazajistán, Mongolia y China se encuentra una región en la que la gente trata de vivir en armonía con la naturaleza. En esta edición de “Russian Life” viajamos a Altái.

El paisaje es impresionante: estepas que limitan con taigas y tundras y desiertos que rodean las montañas nevadas. Una diversidad en la que la cordillera de Altái, que se extiende a lo largo de 2.000 kilómetros entre las dos zonas climáticas, juega un papel fundamental. Un reclamo para los amantes de la naturaleza, como los parapentistas que se reúnen aquí para las competiciones nacionales.

“Cuando le digo a la gente que lo siento por la falta de carreteras decentes por aquí me responden que es mejor mantenerlo así, que están hartos de conducir por el asfalto y que un pequeño paseo a pie no tiene nada de malo”, explica Vladimir Milov, intructor de parapente.

Algunos llegan para practicar senderismo, otros para pescar o hacer rafting por los ríos y también para escalar o montar a caballo. Este impresionante entorno era considerado sagrado por los nómadas que habitaban estas tierras. Las tribus chamanistas locales adoraban a los espíritus que veían en las montañas, los ríos los árboles y todos los rincones de la naturaleza.
Ludmila Menyailova, guía del centro de patrimonio cultural de Novotyryshkino, explica la simbiosis entre hombre y naturaleza. “Las gentes de Altái siempre han dicho que en toda planta viva hay un espíritu, un alma, y para ellos eso es esencial”.

Los habitantes originarios de las montañas conservan estas costumbres. Aunque algunas zonas se están convirtiendo en enormes complejos turísticos, la mayor parte de la región permanece intacta. El caballo es todavía el principal medio de transporte por unas carreteras que son intransitables para la mayoría de los vehículos.

La palabra Altái es la traducción de oro en mongol. A mediados de mayo comienza la primavera en las montañas doradas y empiezan a brotar hierbas salvajes y flores. La gente recoge muchas de las plantas y frutos para usarlos como remedios naturales.

Datos de Altai

  • La región de Altái ocupa 845.000 kilómetros cuadrados
  • Está localizada en la zona donde convergen Rusia, Kazajistán, Mongolia y China
  • Las ciudades más próximas son Barnaúl, Gorno-Altaisk y Novosibirsk
  • El tiempo de vuelo desde Moscú es de tres horas y media
  • Una amplía superficie de la región, conocida como las “Montañas doradas de Altái”, ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

Las numerosas cuevas de las montañas doradas de Altái son testigos de su larga historia arqueológica. Los laberintos creados por habitaciones interconectadas y pasadizos parecen formados artificialmente. De hecho, aquí se han encontrado restos de los antepasados del hombre. Pero todas estas cuevas se han formado por las corrientes de agua que han erosionado las piedras de caliza en las eras geológicas tempranas, cuando esta zona era el fondo del océano.

Hoy, la diversidad de las plantas y el clima templado en estas regiones montañosas las convierten en El Dorado de los apicultores. La miel está considerada como la más exquisita de todo el país. Slava Medovukha, un apicultor de la zona, conoce bien cual es el secreto del producto. “No hay fábricas, ni industrias contaminantes a 200 kilómetros a la redonda. La gente siempre viene a probar nuestra miel y nos piden que reservemos algo para cuando vuelvan. No producimos mucha, por supuesto, pero hay suficiente para todos. ¡Por favor, venid!”

Mientras la primavera se asienta en los valles de Altái, los picos más altos están cubiertos de nieve. La montaña Tserkovka se levanta sobre Belokurikha, la principal ciudad turística, conocida por sus manantiales curativos. La cumbre, coronada por monolitos de piedra de origen volcánico, ha sido el lugar más sagrado del culto a la naturaleza de Altái.

“Este lugar hace que el alma se eleve y cante. Todos los problemas, todos los dolores se curan gracias a estas montañas. Es lo que las hace diferentes a cualquier otras del mundo”, asegura Tamara Batuyeva, directora del museo de historia de Belokurikha

“Esto es todo sobre Altái. En nuestra siguiente edición, estaremos en la región del Volga conociendo dos tradiciones históricas y dos culturas diferentes, Tatarstán. Nos vemos la próxima semana en Russian Life”, concluye
Denis Loktev, enviado especial de Euronews.

http://es.euronews.com/life/