Última hora

Última hora

Leyendo ahora:

Eurovisión: la gran conspiración del voto ¿siempre la misma canción?


internacionales

Eurovisión: la gran conspiración del voto ¿siempre la misma canción?

El sábado se celebra uno de los concursos musicales más deseados y denostados del mundo. Eurovisión 2012 tiene lugar esta semana en Baku, capital del país que ganó el año pasado, como manda la tradición. El sábado 26 se disputa la gran final. Antes de la competición euronews ha analizado a fondo quién ha votado a quién en la historia de la competición, con algunos resultados interesantes.

El festival de Eurovisión no sería el festival de Eurovisión sin las denuncias de “amiguismo geopolítico” en el sistema de votación.

Lo cierto es que a lo largo de los años se demuestra una cierta tendencia a votar entre bloques. Los países vecinos, o aquellos con algún tipo de cercanía política o cultural han tenido tendencia a darse una mayor puntuación entre sí.

Para algunos la predecible sucesión de votos sólo añade un poco más de diversión al festival. Consideran que constatar las alianzas y rivalidades año tras año forma parte del espectáculo. La música queda relegada a un segundo plano y el concurso se convierte en un “microcosmos-pop” en el que se reflejan los complejos equilibrios y desequilibrios geoestratégicos del Continente Europeo.

Otros espectadores no se cansan de denunciar la injusticia de un sistema de votaciones que a menudo parece olvidar por completo la calidad artística de las actuaciones y llegan a pedir que se boicotee del concurso por todos los medios imaginables.

El Reino Unido, antaño superpotencia eurovisiva, se siente particularmente perjudicado desde que se introdujo el voto a distancia a finales de los ’90. Su mítico comentarista Terry Wogan (el José Luis Uribarri británico) decidió abandonar la retransmisión del concurso denunciando la ‘debacle’ de la votación entre bloques.

Algunos expertos en la cuestión, que los hay, aseguran que estas “votaciones por bloques” responden a una cierta afinidad cultural más que a una voluntad geopolítica.

Según esta teoría, griegos y chipriotas, que intercambian las máximas puntuaciones de forma casi sistemática, lo hacen porque los chipriotas son étnicamente griegos. Al menos la mitad de la isla. Los dos pueblos comparten gustos musicales además de la lengua. Un cantante que triunfa en Grecia también tendrá éxito en Chipre y viceversa. De forma similar, las preferencias musicales de los países nórdicos no son necesariamente apreciadas en países mediterráneos.

¿Quién vota a quién?

La relación eurovisiva más sólida es la que une a Grecia y Chipre. Entre 1975 y 2003, el último año antes de la introducción del sistema de semifinales, Grecia otorgó una media de 9,7 puntos a Chipre y recibió una media de 10,7 puntos de los chipriotas (las puntuaciones máximas son 12 y 10 puntos).

Turquía y Chipre son la pareja de países que menos se han votado entre sí: ¡Ningún voto en las 19 participaciones de ambos países entre 1975 y 2003!

O se trata de una gigantesca diferencia cultural entre turcos y chipriotas o de un voto diplomático; Turquía no reconoce el Estado chipriota.

Mirando los patrones de voto desde que se introdujo el actual sistema de puntos, en 1975, está claro que los países, en general, tienden a dar más votos a sus vecinos inmediatos (y a recibirlos). Este patrón ya era visible antes de la introducción del voto a distancia, cuando los jurados nacionales, formados por “expertos” en música, tenían la única responsabilidad en la atribución de votos.

Entre 1975 y 2003 los cinco países que dieron más puntos de media a Suecia fueron Dinamarca, Estonia, Islandia, Lituania y Noruega. Y los países que puntuaron mejor a Finlandia fueron Estonia, Suecia y Noruega. Los mayores fans de los cantantes daneses fueron Islandia, Noruega, Suecia, Letonia y Estonia. Esto apunta a la existencia de un “bloque de voto Vikingo” que incluye a los países Escandinavos y sus vecinos del Báltico.

Mirando al histórico de votaciones también emerge claramente un ‘bloque balcánico’ que agrupa a Bosnia Herzegovina, Croacia, Macedonia, Eslovenia y Turquía. Grecia no parecía formar parte del bloque antes de 2003 y no recibió ni otorgó votos a estos países tan próximos.

Otro gran bloque de la era previa a las semifinales (antes de 2004) es el ‘Pacto de Varsovia’ en el que encontramos a Letonia, Lituania, Polonia, Rusia, Estonia y Rumanía. Curiosamente, Estonia y Letonia ganaron en 2001 y 2002 respectivamente y parece que se beneficiaron de formar parte tanto del bloque ‘Pacto de Varsovia’ como de su cercanía al ‘Bloque Vikingo’.

Votos a distancia y expansión del concurso

Cuando se instauraron las semifinales en 2004 la competición se abrió a numerosos países del Este del Continente que nunca habían participado. Los bloques existentes ganaron nuevos miembros y se volvieron más influyentes. El ‘Bloque Balcánico’ recibió a Serbia (escindida de Montenegro) Bulgaria y Albania, e integró a Grecia. El bloque del ‘Pacto de Varsovia’ aumentó sus filas con la llegada de Ucrania, Georgia, Bielorrusia, Rumanía, Moldavia y Azerbaiyán.

Votos en el bloque ‘Pacto de Varsovia’ 2003-2011. Suma de las máximas puntuaciones

Este hecho parece haber dado sus frutos: desde 2004, a excepción de Alemania en 2010, los ganadores siempre han pertenecido a alguno de los 3 grandes bloques: el ‘Vikingo’: (Finlandia 2006, Noruega 2009) el ‘Pacto de Varsovia’ (Ucrania 2004, Rusia 2008 y Azerbaiyán en 2011) o el bloque Balcánico (Grecia 2005 y Serbia en 2007).

Votos en el ‘bloque Balcánico 2003-2011. Suma de las máximas puntuaciones

La introducción del voto a distancia, en el que los televidentes pueden votar por cualquier país excepto por el de residencia parece haber tenido un impacto importante en el reparto de votos. Esto es especialmente evidente en países con una diáspora significativa o que tienen un gran número de compatriotas viviendo en el extranjero.

Por ejemplo, en Alemania viven más de 1,6 millones de ciudadanos turcos y casi el doble de alemanes de origen turco. Después de Alemania es Francia el país europeo que acoge a más población turca, seguido de Holanda.

Quizás no sea una coincidencia pues que Alemania, Francia y Holanda sean los tres países sean que más puntos han dado a Turquía en los últimos 9 años. Sumando estas puntuaciones a las que le otorgan los nuevos miembros del ‘Bloque Balcánico’, como Albania o Bosnia, no es una sorpresa que desde 2003 (cuando ganó el concurso) Turquía haya terminado entre los 5 primeros siete veces. Antes de la llegada del voto por teléfono sólo había terminado en el ‘Top 5’. Una vez.

Votos a Turquía 2003-2011. Suma de las máximas puntuaciones

El ganador del concurso del año pasado, Azerbaiyán también parece haber recibido la ayuda de sus residentes en el extranjero. Más de 1.500.000 de azeríes viven en Rusia y Turquía, y estos dos países son los que más votos han dado al país eurasiático en la historia del concurso.

No se trata de quitar méritos a los ganadores, Eldar y Nigar con ‘Running Scared’, ya que Rusia y Turquía, como todos los demás países, sólo tienen un voto máximo de 12 puntos, como Chipre, Suiza o Irlanda que también otorgaron la máxima puntuación a Azerbaiyán aunque en estos países haya menos emigrantes azerís. Algunos han intentado averiguar cómo se eligió a Azerbaiyán… Sin conseguir sacar conclusiones demasiado claras. Quizás era simplemente la mejor canción.

Otros estudios sobre el impacto de la votación de bloques en Eurovisión (y hay más de los que se podría pensar en un primer momento) concluyen que ha sido un factor crucial en el resultado del concurso en contadas ocasiones.

Los organizadores rechazan las acusaciones y aseguran que las sospechas son infundadas, aunque tras las críticas de 2008, parece haber una disminución en el ‘voto de bloques’.

Es cierto que a veces ganan países no inscritos en ningún bloque. Pero formar parte de un bloque ayuda, y más cuantos más países pertenezcan a este bloque. Y digamos que tener una gran cantidad de emigrantes dispersos por el mundo tampoco merma las posibilidades de ganar. Sirva el ejemplo de España, que entre 2003 y 2011 ha concedido 93 puntos a Rumanía, y se estima que en España viven casi un millón de ciudadanos rumanos.

Después de habernos dejado la vista contando tantos voto, concluimos humildemente que, si bien hay una innegable afinidad en las votaciones, si quieres ganar el festival, tu canción tiene que gustar a millones de europeos, residentes en cualquier país.

En el gráfico pueden explorar los datos recopilados en el periodo 2003-2011

Se trata de la suma de las máximas puntuaciones (12, 10, 8 y 7 puntos) de cada país

Selección del editor

siguiente artículo
Richemont aumenta los precios y las dividendos

behind-markets

Richemont aumenta los precios y las dividendos