Última hora

Última hora

Jeremy Rifkin: "Debemos transformar cada casa en una central de energía renovable"

Leyendo ahora:

Jeremy Rifkin: "Debemos transformar cada casa en una central de energía renovable"

Tamaño de texto Aa Aa

Crisis económica, calentamiento global… Nuestra civilización llega al fin de un ciclo. Jeremy Rifkin, economista americano y consejero de la Comisión Europea acaba de publicar “La Tercera Revolución Industrial”. Para el autor, únicamente las energías renovables y el “poder lateral” pueden sacarnos de la crisis y garantizar un futuro mejor a nuestras próximas generaciones.

Maxime Biosse Duplan, euronews: Usted ha dicho que es incierto que nuestra especie, la humana, pueda sobrevivir en este planeta. Oímos hablar a menudo de la crisis económica pero, según usted, estaríamos incluso amenazados de extinción como especie. ¿No se trata de una visión un tanto pesimista?

Jeremy Rifkin: “El 99.5% por ciento de las especies que han vivido en este planeta aparecieron y después desaparecieron. Es demasiado arrogante creer que vamos a vivir aquí de forma eterna.

Además, éste es un momento de crisis. Estamos pagando la factura de 200 años de una revolución industrial basada en los combustibles fósiles. Hemos emitido demasiado dióxido de carbono, metano y óxido nitroso a la atmósfera y no podemos enfriar suficientemente el calor que produce el sol en nuestro planeta. Lo que vemos es un cambio en la química del planeta Tierra y eso no pasa a menudo.

De modo que, como mi esposa dice, no estamos captando la importancia de este momento para nuestra especie. Es una crisis de especies. ¿Podemos superar esta crisis? ¿Podemos controlar el cambio climático? ¿Podemos crear una economía más sostenible? ¿Podemos hacer todo esto con la cuenta atrás en marcha activada? Y ¿podemos cambiarnos a nosotros mismos en menos de veinticinco años? Son unas cuestiones bastante importantes.

euronews: Entonces, una de sus conclusiones es que tenemos que avanzar hacia una tercera revolución industial que, según usted, debe estar guiada por cinco ideas fundamentales, cinco pilares, como usted los llama. ¿Cuáles son?

Jeremy Rifkin: “La Unión Europea se ha comprometido a respetar los cinco pilares de esta Tercera Revolución Industrial. Yo daría más importancia a desarrollar este proyecto con la UE. Ya ha sido aprobado por el Parlamento Europeo y se está estudiando ahora en la Comisión Europea.

Pilar número uno: La UE se ha comprometido a que el 20% de la energía que produce sea renovable en 2020. Esto es una directiva y por lo tanto todos los países deben cumplirla.

Pilar número dos: ¿cómo recabamos lo que son esencialmente energías dispersas que se encuentran por todas partes?

A través de nuestros edificios. ¡Tenemos más de 191 millones de edificios en la UE! Casas, oficinas, fábricas… El objetivo es transformar cada inmueble existente en la UE en nuestra propia mini-central de energía renovable.

Es posible producir energía solar en el tejado, energía eólica gracias a las paredes exteriores, geotérmica desde el suelo donde se asienta el edificio, la basura puede transformarse en energía en la cocina…

Este segundo pilar reactiva la economía. Puede generar millones de trabajos y centenares de PYMES porque debemos transformar todos los edificios existentes en Europa en centrales eléctricas en los próximos cuarenta años.

Pilar número tres: tenemos que almacenar la energía porque hay días en los que el sol no sale, a veces el viento sopla por la noche y ocurre que necesitamos la energía de día…

Son energías intermitentes. Así que vamos a utilizar todo tipo de tecnologías de almacenamiento, aunque la mayoría de ellas estarán basadas en el hidrógeno. Si la luz solar da en el tejado, se crea un poco electricidad. Si no se necesita toda, ese exceso se podría convertir en agua. Si no se necesita toda, ese exceso se podría utilizar para transformar agua en hidrógeno y almacenarlo en un tanque. Cuando no salga el sol, el hidrógeno se puede usar para producir de nuevo electricidad”.

euronews: ¿Y esa tecnología existe ya?

Jeremy Rifkin: “Toda esta tecnología ya funciona. Simplemente debe ampliarse su producción. En el pilar número cuatro la revolución de internet converge con la revolución energética para crear un sistema de infraestructuras.

En el momento en que millones y millones de edificios en Europa estén produciendo su propia energía renovable, almacenándola en forma de hidrógeno, se desarrolla un proceso similar a almacenar información digital.

Si parte de esa energía no se necesita, el software puede programarse de manera que sea posible vender la electricidad a través de internet. A esto se le denomina “Smart Grid”, que es una red eléctrica inteligente. Estaría desplegada desde el mar irlandés hasta el otro lado de Europa. Es como si creásemos nuestra propia información, la almacenáramos en formato digital y luego la compartiéramos en línea.

El último pilar, el número cinco, atañe al transporte. Los coches eléctricos ya son una realidad. En 2015 saldrán vehículos a base de hidrógeno. Será posible cargar el coche en cualquier lugar donde haya un edificio que funcione con energía renovable o hidrógeno. Y en cualquier sitio donde aparques también. Además, será posible vender la energía sobrante.

Cada pilar cobra sentido en relación con el resto, cuando los cinco pilares funcionan juntos, en cada ciudad, cada barrio, cada pueblo. Los pilares crean una infraestructura y este sistema conlleva una revolución económica. La gente toma el poder. Se trata de un poder lateral”.

euronews: Hay mucha gente y empresas cuyos intereses van contra su teoría de la tercera revolución industrial. ¿Ha sufrido presiones por parte de empresas, lobbies o de personalidades respecto a sus teorías?

Jeremy Rifkin: Déjeme ponerme en esa situación… ¿Sabe usted? Las discográficas no anticiparon el fenómeno de bajarse musica de Internet. Cuando millones de personas en todo el mundo empezaron a hacerlo, las discográficas pensaron que era una broma. Luego se disgustaron y más tarde se quedaron sin negocio.

Supongo que la respuesta a esta pregunta es que no estoy preocupado por las empresas energéticas.

Se está produciendo mucha más energía renovable que nunca, en un momento en que las reservas de combustibles fósiles y uranio son más pequeñas que nunca.

Algunas empresas energéticas llevarán a cabo la transición. Ya están entrando en el mundo de las renovables. Otras no lo harán, al mismo tiempo que la energía seguirá encareciéndose y será más contaminante. Entonces simplemente desaparecerán. Tampoco las necesitamos.

Con las infraestructuras de la Tercera Revolución Industrial presenciaremos el renacer de las PYMES y de las cooperativas de productores y consumidores. Las grandes empresas que sobrevivan, transformarán su función y se dedicarán a agregar redes, ya que tienen la capacidad logística para ello”.

euronews: Usted acaba de hablar de las PYMES. ¿Es posible que desempeñen un papel importante en los países emergentes, como China o los países africanos, en el marco de esta Tercera Revolución Industrial?

Jeremy Rifkin: “Respecto a los países emergentes, van a ser más rápidos en esto. Van a dar el salto. La Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo ha adoptado la Tercera Revolución Industrial como la piedra angular para el desarrollo económico en los países emergentes.

En muchas partes del mundo no hay electricidad. 300 millones de indios nunca la han tenido, igual que otros tantos millones de africanos. Es posible que den el salto de nuevo. No tienen infraestructuras, así que pueden empezar a desarrollarlas ya allí donde no las hay en África o la India.

euronews: Si pensamos de aquí a de veinte años, ¿cómo querría que las cosas evolucionaran?, pero sobre todo, ¿cómo piensa usted que van a evolucionar?

Jeremy Rifkin: “Déjeme decirle que mi esperanza es ver un cambio de conciencia. Hemos tenido una conciencia mítica, luego religiosa y al final ideológica. Estamos presenciando el inicio de la conciencia ecológica.

Sé que la Tercera Revolución Industrial tiene sentido, es convincente, es práctica y alcanzable. No es ciencia espacial.

Ahora lo importante es que gobiernos, empresas y sociedad civil se reúnan en cada comunidad y pongan sobre la mesa el desarrollo de las infraestructuras que nos lleven a esta Tercera Revolución Industrial y a crear un mundo sostenible. Y todo ello debe hacerse rápido, muy rápido. No hay un plan B”.