Última hora

Última hora

Las series turcas triunfan en Oriente Próximo

Leyendo ahora:

Las series turcas triunfan en Oriente Próximo

Tamaño de texto Aa Aa

Auhood es iraquí, Ahmad ha venido de Jordania, Asma de Egipto. Disfrutan de un paseo en barco por el Bósforo, pero no es la belleza de Estambul lo que les ha traído hasta aquí. Quieren ver los lugares, vivir la vida de las personas que llevan mucho tiempo viendo en las series de televisión turcas. Dobladas en árabe, son muy populares en Oriente Próximo.

La Fundación Turca de Estudios Sociales y Económicos en un estudio en 2011 aseguraba que en Oriente Próximo se está extendiendo una afición por las series turcas, y con ellas, por la cultura del país. Pero algunas de estas historias en algunos países no han conseguido cruzar la frontera: en Yemen o Irán han sido prohibidas o tachadas de inmorales por las autoridades religiosas. En el resto de países se han extendido como la pólvora. Sus actores son recibidos como estrellas de Hollywood.

En 2006 la cadena árabe MBC, que emite por satélite en 22 países, compró los derechos de la serie “Gümüş”, “Noor” en árabe. Fue todo un éxito. 85 millones de espectadores no quisieron perderse el último episodio. Su productor, İrfan Şahin, dice que este éxito ha sido una gran sorpresa, y que ya tiene nuevos retos. “Hasta ahora hemos vendido aproximadamente 50 series a más de 70 países. Al principio vendíamos los episodios a 250 o 400 euros. A veces incluso pagábamos para promocionarlos. Ahora tenemos algunas producciones que se venden en Oriente Próximo por más de 80 mil euros. No hay quien nos pare, nos convertiremos en un Bollywood. Tenemos ese potencial.”

Series como “Había una vez en el Imperio Otomano” evocan un pasado común bajo el gran imperio que llegó a extenderse desde Arabia hasta el Danubio. Esta serie cuenta con el mayor presupuesto de la historia de la televisión turca: la cadena pública TRT ha invertido 5 millones de euros. La televisión de Dubai la ha comprado por más de 60 mil euros el capítulo. Algunos actores turcos sueñan con tener una carrera internacional, aunque Leyla Göksun, actriz, lo ve difícil. “Los actores y actrices turcos son muy conocidos, son como las estrellas estadounidenses en la región. Es cierto, pero creo que no es muy realista pensar que una estrella turca pueda hacer una gran carrera internacional especialmente por el idioma.”

Tolga Karel, actor también turco, es muy conocido más allá de Oriente Próximo. “Tengo más de 200 millones de espectadores en todo el mundo. Sólo tengo 33 años. La gente me conoce incluso en Vietnam. Iré pronto a Egipto para un rodaje y estoy aprendiendo árabe. Creo que en 10 – 15 años, Turquía será conocida como el Hollywood de Oriente Próximo y los Balcanes.”

No es el presupuesto lo que ha hecho de “El valle de los lobos” una de las series más conocidas, sino las tensiones diplomáticas que ha desatado. De la serie ha salido la película: “El valle de los lobos: Palestina”, que cuenta el asalto del ejército israelí a la flotilla turca que intentó romper el bloqueo naval de Gaza en mayo de 2010. En la película tres personajes principales son presentados como tres héroes, que se vengan de los soldados israelíes.

Un año antes de que la película viese la luz, Israel condenó la serie del mismo nombre.

Los ciudadanos necesitan un héroe, dice el periodista Seyfullah Türksoy. “Es una necesidad. Por esta necesidad, la gente ha encontrado a un héroe que reta a Estados Unidos y a Israel. Creo que películas como El valle de los lobos tendrá influencia en el futuro y el efecto de Turquía en el cine y el arte se extenderá en Oriente Próximo. Quizás haya nuevos héroes.”

Las series turcas se están abriendo a un gran mercado en Oriente Próximo y los Balcanes, vendiendo a la vez un estilo de vida según la socióloga Hülya Uğur Tannöver. “Los regímenes no dictatoriales eran menos comunes en las sociedades con mayoría musulmana, hasta ahora. Cuando sales de un régimen dictatorial buscas modelos políticos, sociales y culturales cercanos a ti pero al mismo tiempo diferentes. En un momento en el que la región necesita, y a la gente le gusta este tipo de historias y estilos de vida que muestran las series turcas, las aceptan.”

La ficción de la televisión turca están llegando lejos. El productor árabe Daniel Abdulfettah cree incluso que el poder del arte y del cine puede llevar la paz a la región. “Una de nuestras series se emitió durante el conflicto entre Hamás y Fatah. Se emitía a las cuatro de la tarde en territorio palestino. Durante esa hora, las dos partes acordaron un alto el fuego. Así podían ver la serie. Esto quiere decir que si una película o una serie tiene una historia de amor, es romántica, puede detener un enfrentamiento a través de la comunicación.”