Última hora

Última hora

50 años del Tratado del Elíseo: visita a Reims

Leyendo ahora:

50 años del Tratado del Elíseo: visita a Reims

Tamaño de texto Aa Aa

El Tratado del Elíseo cumple 50 años exactos, 50 años de amistad franco-alemana. Nos hemos trasladaos a Reims para saber cómo lo viven hoy. Esta es la cuna de la reconciliación entre los dos países y donde los más jóvenes no son los menos entusiastas.

Seis meses antes de la firma del famoso tratado, en Reims, Francia, De Gaulle y Adenauer ya habían sellado la reconciliación. En el Colegio Notre-Dame historia y aprendizaje van de la mano. Hoy están preparando sus trabajos para un concurso de carteles.

“Yo he bordado mi cartel para enseñar que construir la amistad franco-alemana lleva mucho tiempo, como bordar, y no se puede hacer todo así, en un momento”, dice Agathe.

Hoy tanto el francés como el alemán son la tercera opción en los planes de estudio en los dos países, por detrás del inglés y del español. Pero los profesores quieren que esto cambie.

“Las generaciones antiguas siguen teniendo prejuicios, ideas que todavía están muy presentes. Por eso yo intento trabajar siempre de forma dinámica, con entusiamo, con colores, para borrar esa imagen que la gente tiene de que el alemán es demasiado duro, difícil. Partimos de la base de que todo es fácil”, explica Sylvette Ramírez de la Rosa, profesora.

Tan fácil como que cada estudiante cuente la historia a su manera, utilizando al imaginación.

“En la tapa de mi caja está el símbolo de la OFAJ, la Oficina Franco-Alemana de la Juventud, las banderas a los lados y dentro fotos de todos los presidentes franceses y cancilleres alemanes y dentro también un trozo del muro de Berlín”, comenta Mayeul.

Los mayores ya han viajado a Alemania. Así nos han contado su experiencia: “Ha sido realmente una inmersión total, porque hemos participado en las mismas actividades que nuestros compañeros de intercambio, teníamos las mismas clases”, asegura Clément. “Yo pensaba que iba a ser más duro, que el idioma sería una barrera y que no ibana ser abiertos ni acogedores, pero al final sí”, comenta Emeline.

También hay hermanamientos de ciudades o regiones, como el casi de Reims y Aquisgrán desde hace 45 años.

“Voy desde que tengo 10 años, guardo los mismo contactos y creo que es eso es el punto fuerte de este hermanamiento”, dice Catherine Delot, presidenta del comité del hermanamiento Reims-Aquisgrán.

Como toda relación de amistad, también tiene sus altibajos. Sonja Thuaire es alemana y es guía. Vive en Francia desde hace 41 años. Si la relación franco alemana se tambalea, ella cree que hay una razón que lo explica: “Creo que tiene que ver con la crisis. En Alemania nos gustaría que todo el mundo vaya en la dirección que queremos los alemanes”.

Audrey Tilve, euronews:
Entonces, ¿cómo se llevan la pareja franco-alemana en el plano político? ¿Es una relación todavía sólida o ha perdido brillo? Esas son las respuesta que ha buscado nuestro compañero alemán Rudolf Herbert.

Rudolf Herbert, euronews:
Damos la bienvenida desde Berlín a Joachim Bitterlich, durante largo tiempo asesor de confianza del excanciller alemán Kohl en materia de política europea, ex embajador y reconocido experto en Francia. Y en Paris saludamos a Henri Ménudier, politólogo, profesor en la Sorbona, experto en Alemania y especialista en relaciones franco-alemanas. Bienvenidos a Euronews.

euronews:
¿Los festejos para conmemorar el 50 aniversario del tratado de amistad franco-alemán son una hipocresía, como señalaba el diario de centro izquierda Le Monde hace unos días?

Henri Ménudier, antiguo asesor del excanciller alemán Kohl, experto en Francia:
“¡No!, hipocresía es una palabra terrible que no se corresponde con la calidad de la cooperación franco-alemana”.

Joachim Bitterlichm politólogo, experto en Alemania:
“¡No! Los festejos se celebran porque toca hacerlo! De hecho hoy en día hemos superado los límites en Europa y avanzamos lentamente hacia el corazón de la cuestión de la soberanía nacional: piense en la Ley de presupuestos, en la Política Exterior y de Seguridad (PESC) y todo eso. Y por eso creo que es importante ahora, 50 años después del Tratado del Elíseo que reexaminemos las instituciones a la luz de la experiencia adquirida de una parte y que utilicemos, por ejemplo, de una manera más fuerte, lo que hemos hecho, lo que hemos cambiado”.

euronews:
Cuando usted, señor Bitterlich, era asesor del canciller Kohl, bajo el liderazgo de Francia y Alemania, se crearon las bases de la Unión Económica y Monetaria. Esto está, como lo vemos hoy, en peligro de desaparecer, se trata de un proyecto muy frágil. Así que mi pregunta es ¿Quizás Francia y Alemania están sobrecargadas con el proyecto europeo?

Ménudier:
“Sí, están sobrecargadas, pero era muy importante que Helmut Kohl y François Mitterrand crearan estas bases. Por desgracia no hemos avanzado lo suficiente rápido. Todo estaba muy bien preparado para hacer la unión monetaria pero habríamos necesitado una mejor coordinación económica. Estamos en crisis y la sufrimos pero tengo la impresión de que comenzamos a salir un poco de esta crisis”.

Bitterlich:
“Puede ser que al principio soportáramos la crisis más que intentar sacar a Europa de la ella”.

euronews:
¿En qué áreas hay más falta de cooperación hoy? En relación con la actualidad más reciente: ¿Podría Alemania enviar soldados a Mali, soldados que luchen conjuntamente con los franceses?

Ménudier:
“Eso estaría muy bien, pero todos sabemos la desgana con que Alemania afronta tradicionalmente estos asuntos. ¡Y no es necesariamente lo que hay que esperar!”.

euronews:
Señor Bitterlich, ¿Usted qué piensa? ¿Podría Alemania hacer más?

Bitterlich:
“Sí, yo creo que sí. Y tal vez de una forma un poco más espontánea. Yo creo que ante una crisis tan grave como la que estamos viviendo en Mali, lo que Thomas de Maizière (Ministro de Defensa alemán) dijo, debería aplicarse a todos los miembros del Gobierno Federal desde el principio: para demostrar a Francia una clara solidaridad, siendo conscientes de nuestros límites, para ayudar”.

euronews:
El primer ministro de Luxemburgo, Junker, dijo que “el concierto que dan Hollande y Merkel no es de una alta calidad musical”. ¿El presidente francés está esperando a un canciller socialdemócrata, señor Ménudier?

Ménudier:
“Desde luego que esto es lo que podría estar pensando, no puede negarse, pero él es consciente de que ahora el poder en Berlín está en manos de la señora Merkel, de la coalición de conservadores y liberales y que es con ella con la que se tiene que entender”.

Bitterlich:
“Francois Hollande debería, creo yo, hacerse a la idea de que Angela Merkel continuará siendo su socia”.