Última hora

Última hora

El milagro holandés contra el paro juvenil

Leyendo ahora:

El milagro holandés contra el paro juvenil

Tamaño de texto Aa Aa

Las políticas activas contra el desempleo juvenil en Holanda están dando óptimos resultados. En Rotterdam, estos jóvenes aprovechan un pequeño descanso junto a unos antiguos astilleros, que estuvieron dedicados a la construcción de submarinos.

Dentro de este edificio, rehabilitado como Escuela de Formación Profesional e Innovación Tecnológica, muchos jóvenes como Gillian, que tiene 18 años, desarrollan sus habilidades para adaptarse a una realidad en constante evolución, el mercado laboral.

Gillian trabaja para una empresa especializada en tuberías de precisión para barcos e instalaciones portuarias. Un trabajo que no admite errores. Por esta razón, Gillian pasa aquí una semana al mes para aprender en condiciones reales. Conocimientos prácticos y conocimientos teóricos perfectamente adaptados.

“Yo aprendo mucho aquí” —dice el aprendiz Gillian Remkes—. “En mi puesto de trabajo aprendo muchísimo… pero aquí en la Escuela de Formación Profesional aprendo además en una empresa. Cosas muy concretas, una gran cantidad de nuevas técnicas que no podría aprender en ningún otro sitio. La escuela y el trabajo son complementarios”.

“Como Escuela de Formación Profesional, la innovación es muy importante para nosotros y por eso también intentamos conocer las necesidades de las empresas. Vamos a las ferias sectoriales, allí compramos herramientas para actualizar nuestras clases y nuestras técnicas. Traemos todo tipo de máquinas e ideas que ponemos a disposición de nuestros alumnos y aprendices”, explica el supervisor de la Escuela de Formación Profesional Albeda”.

Para transformar estos astilleros en una Escuela de Formación Profesional se invirtieron 22 millones de euros cofinanciados por la Unión Europea y el Ayuntamiento de Rotterdam. “Puedo aconsejar a otros países para que intenten vender las prácticas profesionales a empresas que estén en su territorio” —señala el director de la Escuela de Formación Profesional Albeda, Michel van’t Hof— “porque la proximidad a estas empresas permite establecer una mayor relación con tecnología más avanzada, y estoy seguro, que esto ayudará a introducir la innovación en las prácticas profesionales”.

El 9,7% es la última cifra del paro juvenil en Holanda facilitada por Eurostat, la oficina estadística europea. Una tasa muy baja si, por ejemplo, la comparamos con otros países europeos como España, en donde alcanza el 57,6 por ciento entre los menores de 25 años. El Ayuntamiento de Rotterdam ha adoptado la ‘Garantía Juvenil Europea’, un programa diseñado por el Consejo y la Comisión que intenta ofrecer a los jóvenes en paro, bien un puesto de trabajo o bien una formación. “A su vez los jóvenes en paro estarían obligados a aceptar las ofertas de trabajo que reciben y todo esto se hace en el mercado laboral real y en la economía real”, precisa el concejal de Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Rotterdam, Marco Florijn. “En caso de no aceptar —concreta— “pierden las prestaciones sociales porque son ellos quienes tienen que buscarse un trabajo por sí mismos, no somos sus padres”.

El 9,7%. La cifras oficiales del paro juvenil en Holanda parecen extrarodinarias, pero la detrás de los números se esconde una realidad bien distinta como comenta el director del Centro de Estudios del Mercado Laboral, Wiemer Salverda: “Una de las diferencias que encontramos aquí es que a menudo los jóvenes que estudian y trabajan simultáneamente, tienen mini-empleos, en una proporcion diez veces superior a la que se registra, por ejemplo, en Italia”. “Y al mismo tiempo, durante la crisis económica, la tasa de jóvenes ocupados en Holanda se ha reducido en un tercio, incluso si hablamos de los jóvenes inmigrantes de origen, el número de trabajadores se ha reducido a la mitad”.

Veamos cuál es la realidad en un barrio del extrarradio de Amsterdam. Entre los jóvenes inmigrates el desempleo no está en el 9,7 por ciento —la media del país— sino que alcanza el 40 por ciento. Un problema que tiene consecuencias. Genera depresiones y en ocasiones deriva en conductas antisociales que pueden desembocar en la delincuencia. Otro programa, dentro de las políticas activas de empleo, sirve para dar una nueva oportunidad a estos jóvenes, candidatos a un puesto de trabajo.

—Yafutu: “No tengo trabajo y me muero de vergüenza. En la calle hay gente que a veces hasta me pegan y tengo que salir corriendo… No he tenido mucha suerte en mi vida”.

—Dyron: “No es ningún jonqui así que tiene que evitar encontrarse con gente agresiva en la calle… si no encontramos una solución para las personas que están en su situación, cualquier día piensa hacer…. (bang).

—Yatha: “Tú saldrás adelante estudiando. Nunca he podido estudiar demasiado… y si tienes mucho dinero te vuelves loco”.

—Brahim: “Estoy dispuesto a hacer cualquier cosa como, por ejemplo, limpiar, cualquier cosa pero nadie me contrata, no me dan ninguna oportunidad”. “En pocas palabras, hay empresas aquí en Holanda que todavía te discriminan… me refiero a que creo que las empresas deberían abrir los ojos y dar más oportunidades a la gente joven”.

—Rodney: “Si no invierten en los jóvenes, especialmente entre los jóvenes que tienen más ganas de hacer cosas. Si no les ofrecemos otra oportunidad en el mercado de trabajo, entonces, ¿qué haremos con ellos? Se irán por otro camino y probablemente por el camino de la delincuencia porque no tienen otra salida… algo que a la postre resulta mucho más caro para las autoridades y para la sociedad”.

En este distrito al Oeste de Amsterdam, un antiguo garaje se ha convertido en un taller experimental para ayudar a los jóvenes con problemas a encontrar un trabajo. Todos tienen sus puntos fuertes, un ladrón tiene habilidades técnicas; un antiguo traficante de droga es un buen comunicador; un ex-líder de una banda juvenil puede asumir responsabilidades a nivel organizativo. Aunque su problema es la integración social. Patricia Zebeda, es la responsable de este proyecto que localiza filones de empleo para los jóvenes con dificultades: “Los jóvenes que tienen estos antecedentes sufren para afrontar todo tipo de dificultades cotidianas porque todos ellos tienen una falta de apoyo de su entorno”.

Con su método para la integración social, Patricia ostenta todo un récord: el 60 por ciento de los jóvenes a los que ha asesorado han encontrado un trabajo. En tiendas, en bancos e incluso, otros como Ivo Hoedt, como responsable de una instalación deportiva con un mensaje muy claro para los jóvenes en paro: “No hay que rendirse, somos jóvenes y somos el futuro, porque algo no haya salido bien las primeras cinco, diez, veinte veces, hay que seguir adelante”.

Aunque para los jóvenes discapacitados el reto todavía es mayor. En Utrech nos encontramos con Bastiaan, un joven absolutamente preparado pero que tiene problemas para encontrar un trabajo.

Laura es una trabajadora social que ayuda a Bastiaan a utilizar las redes sociales para buscar un empleo. La legislación holandesa recomienda la contratación de entre el dos y el cinco por ciento de discapacitados, pero no existe obligación alguna. Por esta razón, un tercio de las personas de este colectivo están en el paro, como Bastiaan Gramser: “Pienso que mi situación cambiaría si las empresas tuvieran la obligación legal de contratar a un cinco por ciento de discapacitados. Espero que se modifique la ley para que cada vez más jóvenes —entre ellos yo mismo— podamos encontrar un trabajo”.

“Pienso que para un empresario contratar a personas discapacitadas tiene su sentido, no en vano es una oportunidad para las empresas para demostrar su responsabilidad social”, apunta Laura ter Beeke.

Gillian, Marco, Patricia, Ivo, Bastiaan y Laura… todos tienen algo en común. Son personas que luchan contra el desempleo juvenil intentando influir en las empresas y administraciones.

Pero ¿funcionarían estos programas en otros países europeos?

Pueden ver la entrevista íntegra con el concejal de Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Rotterdam, Marco Florijn, haciendo clic en este enlace web.
Bonus interview: Marco Florijn, Rotterdam City Social Affairs Councillor

La entrevista completa e íntegra, en inglés, con el director del Centro de Estudios del Mercado Laboral de Amsterdam, Wiemer Salverda, está disponible en este enlace de nuestra página web.
Bonus interview: Wiemer Salverda