Última hora

Última hora

Dario Fo: "Los políticos no me inspiran ninguna piedad"

Leyendo ahora:

Dario Fo: "Los políticos no me inspiran ninguna piedad"

Tamaño de texto Aa Aa

Ve un país entristecido, descolorido y decepcionado, tanto con sus representantes como con una política carente de pasión. Un país que sobrevive exclusivamente gracias a la creatividad de aquellos que no se rinden ante la crisis. Esa es la Italia que lamenta el dramaturgo Dario Fo. En medio de la campaña electoral, el Premio Nobel de Literaruta 1997 no duda en acusar a los bancos, grandes y pequeños, de haber robado el futuro de los italianos. Ésta es la entrevista que nos ha concedido.

Euronews:
“Dario Fo, como también ha hecho en otros periodos de su carrera, ahora se concentra usted más en la pintura. ¿Qué colores utilizaría para representar la Italia de 2013”

Dario Fo:
“Desafortunadamente atravesamos una situación bastante gris. Y esa es la gama de colores que corresponde. Si acaso, utilizaría también un violeta, por la asfixia que sufrimos, un naranja pálido o incluso un tono granate. Nada se mueve. Es todo melancolía. Un desastre. La crisis que nos amenaza ha destruido todo el entusiasmo y toda la alegría”.

Euronews:
“¿En su cuadro queda algún sitio para la esperanza?

Dario Fo:
“Hay una cosa positiva. Y es el hecho de no bajar los brazos. Hay mucha gente que se niega a rendirse y que está buscando soluciones. Personas que intentan afrontar los problemas desde una nueva perspectiva. Y no lo hacen sólo para sobrevivir, sino para construir otro mundo y para cambiar las cosas”.

Euronews:
“Le propongo que demos un salto atrás en el tiempo y que viajemos al año noventa y siete, cuando recibió el Nobel de Literatura. La Academia sueca le otorgó el premio y cito, supongo que se acordará, por fustigar al poder inspirándose en los bufones de la Edad Media, para devolverle la dignidad a los oprimidos. ¿A quién fustigaría hoy Darío Fo y por qué?

Dario Fo:
“A los bancos, sin duda. Y a las grandes empresas. A todos los que dirigen este espectáculo dantesco. Aquellos que a través de los medios, de la televisión, han puesto de rodillas a la sociedad, obligándola a aceptar unas condiciones que son consecuencia de sus malas actuaciones”

Euronews:
“Usted está siguiendo, casi con aprensión, la campaña electoral italiana. ¿Qué es lo que más le preocupa de estas elecciones?

Dario Fo:
“Lo que a mi me preocupa no es lo mismo que le preocupa a los políticos. Yo no les sigo el juego. Y viendo cómo se han comportado y cómo han tratado a la ciudadanía, no puedo decir que ahora me inspiren piedad alguna, porque como mucho van a perder su trabajo. Para ellos esto es sólo un trabajo. Ni están comprometidos, ni creen que tengan una misión que realizar simplemente porque el electorado les haya dado su confianza”.

Euronews:
“¿La política puede seguir apasionando a la gente o ya no?

Dario Fo:
“En muy poco tiempo ha destruido todo aquello que tardamos siglos en construir. La política ha destruido la esperanza, la confianza, y los valores de las leyes, de la comunidad y de la justicia, sobre todo de la justicia”.

Euronews:
“¿Cuándo y cómo se ha producido toda esa destrucción?”.

Dario Fo:
“Si no hay un sistema fuerte y sólido que se apoye en la cultura y el conocimiento y que inculque en la conciencia coletiva la igualdad, la libertad y la justicia, todo se viene abajo. Y en Italia hay gente que incluso aplaude a quien esquiva la ley y estafa a la sociedad. No voy a dar nombres porque no merece la pena. Pero todos los políticos están implicados. Mire usted a su alrededor, escoja uno y seguro que es cómplice de esta farsa”.

Euronews:
“Hoy en día, y desde ya hace algún tiempo, ser moderado en política se considera positivo. Pero usted siempre ha criticado a los moderados y hasta se dice orgulloso de no serlo. ¿Qué problema tiene con los moderados? ¿Qué le han hecho?

Dario Fo:
“Les reprocho esa puesta en escena que siempre les acompaña y la careta bajo la que se ocultan. Se presentan como personas buenas, amables, pacíficas, conciliadoras. Pero eso no es cierto. Es una trampa. No son más que apariencia. Esa sensibilidad, esos gestos, las buenas maneras. Es una impostura. Y jamás descansan. Siempre tan mesurados que diríamos que ni siquiera se divierten. Nunca he visto a un moderado bailando entre amigos y divirtiéndose con el resto. Se van a la esquina para que nadie les vea, no sea que alguien vaya a descubrirlos”.

Euronews:
“En 1994 sorprendió a todo el mundo al meterse en política. Y tuvo una larga carrera. Luego lo dejó y ahora resulta que vuelve. Obviamente, estoy hablando de Berlusconi, que va a prensentarse otra vez a las elecciones. Usted le ha dedicado varias piezas de teatro. ¿Si tuviera que dedicarle otra más, cómo sería?

Dario Fo:
“Justo ayer representé una pantomima de Buster Keaton. Trata sobre una estatua que está en un gran salón. Y alrededor hay mucha gente intentando mantenerla erguida. Todo el mundo va y viene, sale, entra. Intentan apuntalarla con máquinas para que no se venza, pero al final cae y por poco se rompe. La vuelven a poner en pie y la historia comienza de nuevo. La estatua está siempre a punto de hacerse añicos”.

Euronews:
“Pero no se rompe”.

Dario Fo:
“Sólo hay que tener un poco de paciencia”.

Euronews:
“Una última pregunta: ¿Qué espera usted de la Italia del mañana?

Dario Fo:
“Que se libere. Debe liberarse de todas las ataduras, de toda la infamia y la hipocresía, de los que nos roban y nos arrancan la vida. Debemos recuperar el control. Eso es lo que deseo que ocurra en mi país.