Última hora

Última hora

Corea del Norte corta la última línea de comunicación militar con el Sur

Leyendo ahora:

Corea del Norte corta la última línea de comunicación militar con el Sur

Tamaño de texto Aa Aa

Retórica bélica, amenazas, provocaciones, pruebas nucleares; Desde hace décadas, Corea del Norte, régimen totalitario y cerrado al mundo, sigue fiel a este registro que se hereda de padres a hijos. Hablaremos sobre la seriedad de la amenaza con nuestra invitada dentro de unos instantes, pero antes, balance de la situación y de los últimos acontecimientos.

Corea del Norte corta el último canal de comunicación con Corea del Sur y anuncia que la guerra puede estallar en cualquier momento.
El pasado martes, Pyongyang publicó estas fotos del líder comunista, Kim Jong-un, supervisando unas maniobras militares sin precisar la localización, y a través de la televisión estatal advirtió al Consejo de Seguridad de la ONU de que “ahora la península coreana está en una situación de guerra nuclear inminente debido a las provocaciones de Estados Unidos y de sus marionetas surcoreanas”.

El régimen de Pyongyang ha puesto sus tropas en alerta de combate y sus misiles apuntan hacia las bases estadounidenses en el Pacífico y hacia el continente. La población repite en coro la retórica bélica.

Kim Tong Uk. residente en Pyongyang:
“¿Cómo se atreven los yankis, esos lobos disfrazados de personas, a atentar contra la dignidad de nuestro líder supremo? El Ejército de la República Popular Democrática de Corea del Norte y la población estamos preparados. Una vez que nuestro respetado líder supremo, el comandante Kim Jong Un nos dé la orden, nos uniremos como un sólo hombre para destruir los feudos de las fuerzas estadounidenses y borrar a esos yanquis de la faz de la tierra.”

Por ahora, los misiles de medio alcance norcoreanos sólo alcanzarían las bases estadounidenses en Japón y en Corea del Sur, pero el Pentágono va a reforzar su defensa antimisiles colocando 14 interceptores suplementarios en Alaska de aquí a 2017.
Washington se ha tomado en serio las amenazas de Pyongyang.
Patrick Ventrell. Portavoz del Departamento de Estado estadounidense:
“Estados Unidos es perfectamente capaz de defenderse y de defender a sus aliados de un ataque norcoreano y estamos firmemente comprometidos con la defensa de Corea del Sur y de Japón”

Esta subida de la tensión bélica coincide con el tercer aniversario del naufragio de la corbeta surcoreana Cheonan. Seúl acusa a Pyongyang de haber torpedeado el buque provocando la muerte de 46 marinos.

Corea del Norte siempre ha negado su implicación en los hechos y ha dirigido su cólera contra la presidenta surcoreana, Park Geun-Hye a quien aconsejaron que se mordiera la lengua tras estas declaraciones:

Park Geun-Hye. Presidenta de Corea del Sur:
“Corea del Norte debería dejarse de armas nucleares, de misiles, de provocaciones y amenazas y convertirse en un miembro responsable de la comunidad internacional. Es la única forma que tiene de sobrevivir”

La prueba nuclear del 12 de febrero, la tercera de Corea del Norte, acarreó al régimen nuevas sanciones de la ONU y éstas, a su vez,amenazas de represalias por parte de Pyongyang.

Juliette Morillot es periodista en La Revue, una revista mensual que ha dedicado su último número al programa nuclear iraní y al norcoreano. Además es especialista en Corea, donde ha vivido.

Sophie Desjardin. euronews:
Estamos acostumbrados a las amenazas norcoreanas, sobre todo a las que llegan después de cada maniobra conjunta de Estados Unidos y Corea del Sur, pero las amenazas directas contra el enemigo estadounidense son bastante nuevas, ¿no?

Juliette Morillot:
Sí, es cierto que es algo nuevo. Desde hace años, Corea del Norte alterna fases de provocación y fases de calma. Durante estas últimas, es generalmente cuando Corea del Norte acepta la iniciativa China de volver a la mesa de negociaciones a seis sobre la desnuclearización de la península. Esas fases se suelen alternar, pero es cierto que en esta ocasión se puede hablar de una subida de tono.

Por una parte porque hay un nuevo dirigente, como en toda la región, prácticamente. En China hay un nuevo equipo, en Corea del Sur hay una nueva presidenta, en Japón hay un nuevo primer ministro. Por tanto, para Kim Jong Un es importante marcar su posición, pero también ha subido el tono porque sabe utilizar muy bien a los medios y necesita, repito, asentar su poder. Por eso ha llegado tan tan lejos. Falta por saber si hay riesgo de choques.

euronews:
Corea del Norte está completamente aislada en el plano internacional, incluso China, su último aliado comercial, sube el tono y sanciona. ¿Qué busca el régimen de Kim Jong Un?

Juliette Morillot:
Para China, este aliado tan turbulento es motivo de gran embarazo, porque China querría alinearse con las naciones internacionales, pero no va a abandonar a Corea del Norte que sigue siendo su aliado histórico. Por otra parte, Corea del Norte no dejará que China le dicte nada de nada. Por eso creo que China puede intervenir y probablemente, moderar las salidas de tono de Kim Jong Un, pero no podrá dictar la conducta a seguir al régimen de Pyongyang.

euronews:
Pero, ¿qué puede ganar Kim Jong Un con sus provocaciones?

Juliette Morillot:
Tiene un doble objetivo. Por una parte está destinado a Corea del Norte, es decir, es un objetivo interno. Un año después de la muerte de Kim Jong Il, Kim Jong Un, el nuevo líder, tiene que asentar su poder y unir a su pueblo frente a un objetivo común, que es en este caso la lucha contra el imperialismo estadounidense.

De cara al mundo, Kim Jong Un utiliza de una forma bastante hábil el statu quo que hay en la región, y quiere establecer un diálogo bilateral con Estados Unidos.

Cuando hablo de statu quo, quiero decir que en el fondo, a nadie le interesa que Corea se reunifique. Corea del Sur, viendo el ejemplo de Alemania, no quiere que baje su nivel de vida. China tampoco querría ver una Corea reunificada, nuclearizada y democrática en sus puertas. Tampoco Japón querría una Corea reunificada basándose en el sentimiento antinipón, y en cuanto a Estados Unidos, no hay que olvidar que frente al aumento de la potencia militar de China tampoco querría perder sus bases en Okinawa y Guam, que son las que están ahora en el punto de mira, al igual que las que están en Corea del Sur. Por tanto, Kim atiza todos esos elementos y se aprovecha de ese statu quo, que es una especie de juego plagado de trampas a escala internacional.

euronews:
Juliette Morillot, especialista en Corea, gracias.