Última hora

Última hora

Entrevista a Ali Bagheri, Subsecretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán

Leyendo ahora:

Entrevista a Ali Bagheri, Subsecretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán

Tamaño de texto Aa Aa

Hace unos días, Mahmud Ahmadinejad que cederá la presidencia de Irán en junio, tras 8 años en el cargo, asistía a su último día Nacional del Ejército. Y como cada año, aprovechó esta demostración de fuerza para ejercer su retórica bélica contra Estados Unidos e Israel.

En esta ocasión tildó las amenazas israelíes de bombardear sus centrales nucleares de “ladridos de un perro inofensivo”.

Poco después, el secretario de Defensa estadounidense viajó a la región para vender armas a sus aliados israelíes y a otros enemigos de Irán en la zona, como los Emiratos Árabes y Arabia Saudí.

Contratos enormes que según Chuck Hagel envían una señal muy clara a Teherán.

Y si en la guerra verbal no ha habido tregua, tampoco se constatan avances ni en las discusiones entre Teherán y el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), ni en sus negociaciones diplomáticas con las grandes potencias occidentales.

Lejos de suspender su programa nuclear, Irán lo ha intensificado. A principios de mes, el país inauguró dos nuevas minas de uranio. El mineral extraido servirá para producir el llamado “yellow cake”, producto intermedio en la fabricación del hexafloruro de uranio que se emplea en los procesos de enriquecimiento.

Mientras el presidente Ahmadinejad presume públicamente de controlar toda la dcadena de producción de la energía nuclear, las últimas negociaciones entre los iraníes y los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONu se han vuelto a saldar con un fracaso.

Teherán sigue manteniendo que la fabricación de uranio enriquecido se destina a fines civiles y no a la fabricación del arma atómica, como sospechan los occidentales.
Europa y Estados Unidos han endurecido las sanciones y el embargo petrolero y bancario que el régimen de Teherán está pagando muy caro.

Las sanciones habrían provocado un choc monetario. La inflación está ya por encima del 30%. Los precios de las importaciones son los más afectados. Pero el país no renuncia a sus ambiciones nucleares, al menos mientras Ahamdinejad siga llevando las riendas. Las presidenciales de junio, a las que Ahmadineyad no puede presentarse tras dos mandatos, tendrán lugar en un contexto económico y social extremadamente difícil y crispado. La clave del futuro de la región se jugará en las urnas.

Masoud Imani Kalesar, periodista de Euronews: “El lunes pasado comenzó en Ginebra, Suiza, una conferencia que trata sobre el proceso y los avances del Tratado de No Proliferación Nuclear.

Irán, como de costumbre, fue uno de los puntos de discusión. En el primer día de la conferencia, Thomas Countryman, el representante estadounidense en las conversaciones sobre este asunto dijo que el programa nuclear de Irán representa la mayor amenaza para el Tratado.

Ali Bagheri, Subsecretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, participa también en la conferencia. Para empezar, le preguntamos si Irán ha firmado este Tratado, ¿cuál puede ser la razón de la falta de confianza en Occidente y por qué Estados Unidos dice que Irán representa la mayor amenaza para la credibilidad de este Tratado”.

Ali Bagheri, Subsecretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán: “En los últimos años, algunos países occidentales, entre ellos Estados Unidos, han adoptado enfoques no constructivos e ilógicos que, de hecho, muestran que están en contra del pueblo iraní, que según ellos se estarían beneficiando de sus derechos al haber firmado el Tratado de No Proliferación.

Los inspectores del Organismo Internacional de Energía Atómica y otros instrumentos utilizados por este organismo en las instalaciones nucleares de Irán, así como la supervisión continua sobre estas actividades, no dan motivos para preocuparse por Irán. Si desconfian de Irán, deberían de hacerlo también de otros países que desarrollan este tipo de actividades nucleares con fines pacíficos bajo la supervisión de este Organismo”.

Entrevista a Ali Bagheri, Subsecretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán

Masoud Imani Kalesar, periodista de Euronews: “El lunes pasado comenzó en Ginebra, Suiza, una conferencia que trata sobre el proceso y los avances del Tratado de No Proliferación Nuclear.

Irán, como de costumbre, fue uno de los puntos de discusión. En el primer día de la conferencia, Thomas Countryman, el representante estadounidense en las conversaciones sobre este asunto dijo que el programa nuclear de Irán representa la mayor amenaza para el Tratado.

Ali Bagheri, Subsecretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, participa también en la conferencia. Para empezar, le preguntamos si Irán ha firmado este Tratado, ¿cuál puede ser la razón de la falta de confianza en Occidente y por qué Estados Unidos dice que Irán representa la mayor amenaza para la credibilidad de este Tratado”.

Ali Bagheri, Subsecretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán: “En los últimos años, algunos países occidentales, entre ellos Estados Unidos, han adoptado enfoques no constructivos e ilógicos que, de hecho, muestran que están en contra del pueblo iraní, que según ellos se estarían beneficiando de sus derechos al haber firmado el Tratado de No Proliferación.

Los inspectores del Organismo Internacional de Energía Atómica y otros instrumentos utilizados por este organismo en las instalaciones nucleares de Irán, así como la supervisión continua sobre estas actividades, no dan motivos para preocuparse por Irán. Si desconfian de Irán, deberían de hacerlo también de otros países que desarrollan este tipo de actividades nucleares con fines pacíficos bajo la supervisión de este Organismo”.

Euronews: “Señor Bagheri, la política internacional y la diplomacia internacional son consideradas como espacios para dar y tomar. Pero, ¿cómo podemos justificar el precio económico y político que Irán está pagando por el programa de enriquecimiento de uranio y el embargo? Por ejemplo, tras el reciente atentado en Boston, Canadá ha detenido a dos personas que se dice que están relacionadas con “elementos de AlQaeda en Irán”.

Ali Bagheri: “Ésta es exactamente la prueba del enfoque ilógico y no constructivo de algunos de estos países occidentales. Recuerdo cuando la Unión Europea estaba a punto retirar a la Organización de los Muyahidines del Pueblo de Irán de la lista de grupos terroristas de la UE. Nosotros tratamos de explicar a los funcionarios de Bruselas que este pequeño grupo es terrorista y ha cometido decenas de crímenes. Ellos nos respondieron descaradamente: “ya no trabajais con nosotros y no hay marcha atrás, usaremos otros medios que tenemos contra vosotros.

Tenemos una larga historia sobre la actitud de algunos países occidentales hacia la República Islámica de Irán. Una de las razones de su fracaso para abordar cuestiones relativas a Irán es su falta de conocimiento sobre estos temas y sus errores de juicio. Cualquiera que esté familiarizado con los conceptos básicos de chiísmo, así como con el salafismo, debe de saber que estas dos creencias no sólo no tienen nada en común, sino que son muy diferentes”.

Euronews: “Irán pronto tendrá un nuevo presidente y un nuevo gobierno. En su opinión, ¿adoptarán un nuevo enfoque con respecto a la cuestión nuclear? Y si no se va a producir este cambio, ¿qué decisión será adoptada por el gobierno, o por el líder supremo iraní, el ayatolá Seyed Ali Jamenei?”

Ali Bagheri: “Estoy seguro de que las elecciones presidenciales pueden abrir una nueva puerta hacia la cuestión nuclear, y la República Islámica de Irán podrá tener más fuerza en las conversaciones sobre las actividades nucleares. Confío en que se presentará en nuevas áreas con poder y autoridad, y mostrará su disposición a la cooperación con otros países, entre ellos, el Grupo 5+1, en diferentes áreas, incluyendo la cuestión nuclear”.