Última hora

Última hora

Propiedad intelectual, uno de los desafíos de las empresas que se instalan en China

Leyendo ahora:

Propiedad intelectual, uno de los desafíos de las empresas que se instalan en China

Tamaño de texto Aa Aa

Uno de los mayores desafíos a los que se enfrentan las PYMES europeas que se instalan en este país es proteger los derechos de propiedad intelectual. O lo que es lo mismo proteger sus productos, su marca y su clientela. Para comprender mejor el tema veamos el ejemplo de una PYME alemana instalada aquí en Suzhou que antes de reaccionar fue víctima.

Esta empresa es líder mundial de herramientas de depuración de programas para la concepción y fabricación de teléfonos móviles. En 2008, dos años después de instalarse en China, los directivos se dieron cuenta que su producto estrella y también su página web y las tarjetas de visita habían sido copiadas y vendidas en el mercado chino.

Con la ayuda de un abogado, la empresa ha conseguido parar las copias. Pero poco después volvieron. El director general de la empresa, Tom Meyer no tira la toalla. Ha participado en un seminario organizado por China IPR SME Helpdesk que le ha ayudado a saber qué es lo que tiene que hacer.

“Empezamos registrando nuestro logo, nuestro nombre, los derechos de autor del hardware”, apunta Meyer.

Tom ha conseguido eliminar el 95% de las copias del mercado y trabaja más tranquilo y con más rentabilidad.

“Hemos invertido el equivalente a unos 2.700 euros y el retorno de la inversión ha creado un aumento de entre un 20 y un 25% de nuestros ingresos”, añade Meyer.

Para saber más sobre la protección de los derechos de propiedad intelectual en China, nos dirigimos a Shanghái, a la Cámara de Comercio de la Unión Europea.

China IPR SME Helpdesk es un proyecto de la Comisión Europea. Su objetivo es asesorar y dar información sobre la defensa de la propiedad intelectual a las PYMES europeas que se instalan en el coloso asiático.

Todos los servicios son gratuitos y están disponibles en 6 idiomas europeos y en chino. Otra ventaja: nada de lenguaje técnico o jurídico, solo informaciones simples y útiles. Cada año, el organismo asesora directamente a 500 PYMES y forma a unas 3.000.

“Las PYMES europeas necesitan registrar sus marcas en China incluso antes de aterrizar en el país. Es sencillo, si no registras, otro lo hará”, dice Naomi Saunders, Project Manager de China IPR SME HelpDesk.

En China, el primero que registra una marca es el que se queda con la propiedad. Una marca registrada en Europa no está protegida en este país, hay que hacerlo aquí.

“Por ejemplo, los gastos administrativos para registrar una marca aquí en China rondan los 100 euros, dependiendo de las marcas. No es muy caro”, añade Saunders.

“Para mi, la clave del éxito es el registro. Es mejor pasarse que no que falte. Patentar una marca aquí en China es relativamente barato y fácil de hacer”, concluye Meyer.