Última hora

Última hora

La situación de las mujeres en Irán

Leyendo ahora:

La situación de las mujeres en Irán

Tamaño de texto Aa Aa

Las mujeres iraníes luchan desde hace años por la igualdad de derechos. ¿Quién debe facilitarles la tarea, el régimen o el Gobierno? ¿qué papel tiene la mujer en el Irán actual?
euronews ha entrevistado a una activista iraní, pero antes, veamos un reportaje sobre la situación de las mujeres en el país de los ayatolás.

En Irán, el valor de la vida de una mujer es la mitad de la de un hombre.

No se trata de una valoración subjetiva, sino de lo que determina negro sobre blanco el código civil.

Desde hace años se organizan para que se les reconozcan los derechos cívicos más elementales, como el de divorciarse, trabajar, o viajar sin la autorización previa de un miembro masculino de su familia.

El régimen iraní no tolera ningún movimiento de mujeres. Involucrarse en el combate por la igualdad de géneros puede costar muy caro, como saben la activista Narges Mohamadi, que se ha dejado la salud en las cárceles o Nasrin Sotoudeh, condenada a 11 años de cárcel y a 20 de prohibición de ejercer de abogada.

Son sólo dos ejemplos, pero hay cientos de casos de mujeres que han corrido la misma suerte por atraverse a reivindicar sus derechos.

A pesar de la discriminación de la mujer en la ley y en la práctica, las iraníes han alcanzado un nivel elevado de educación y desempeñan papeles destacados en la sociedad, pero continúan prácticamente ausentes de los puestos en los que se toman las decisiones.

Ninguna mujer ha ocupado nunca un puesto en el Consejo de Guardianes o el Consejo de Conveniencia, órgano no legislativo que resuelve las disputas entre el Parlamento y el Consejo de Guardianes de Irán.

Las asociaciones de mujeres denuncian que por cada pequeño avance, el cerco que el régimen establece en torno a sus derechos se estrecha un poco más.

Un claro ejemplo de ello es la ley aprobada por el Ejecutivo de Ahmadijedjad que prohibe la salida del país de las mujeres solteras de menos de 40 años sin la autorización de sus padres o hermanos.

Actualmente tanto los hombres como las mujeres iraníes pueden votar a los 16 años. El problema recurrente que denuncian las electoras es que una vez que es que dan su voto a un candidato que promete mejorar su situación, una vez elegido, el candidato en cuestión olvida o aparca en el mejor de los casos las promesas que han hecho a más del 49% de una población de cerca de 77 millones de habitantes.

En Irán la maquinaria electoral está en marcha. Un número considerable de votos corresponden a las mujeres. ¿Cómo pueden conseguir avances concretos en el reconocimiento y respeto de sus derechos? para hablar de ello tenemos en duplex a Mansoureh Shojaee, activista y miembro de la sociedad Pen, una ONG iraní basada en Londres.

Vida Samei:
Las mujeres iraníes no pueden ser candidatas a las elecciones presidenciales. Pero como votantes ¿cree que cabe esperar que sus exigencias se cumplan?

Mansoureh Shojaee:
Les agradezco que se ocupen de los problemas de la mujer con ocasión de estas elecciones. De hecho, es el Artículo 115 de la Constitución el que fija esa limitación, el que prohibe que las mujeres se presenten candidatas a las presidenciales.

Desde 2005, en todas las elecciones, las activistas plantean este problema. Intentan votar en todas las elecciones porque consideran que las urnas son el mejor medio para garantizar sus derechos.

Las mujeres nunca han dado la espalda a las elecciones, participan en ellas pero al mismo tiempo reivindican sus derechos.

Tenemos que esperar para ver hasta qué punto los resultados de las elecciones representarán sus exigencias. La participación de las mujeres dependerá en gran medida de cuántas de sus demandas se materialicen através de sus votos.

euronews: ¿Cuáles son los principales obstáculos que tienen las mujeres iraníes para que se reconozcan sus derechos?

Manoureh Shojaeed:
Las discriminaciones legales impiden que las mujeres conquisten sus derechos. Para evitar esos obstáculos legales, las activistas han intentado manifestarse contra esas leyes de forma pacífica y han conseguido algunas cosas. De todas formas siempre ha habido una especie de duelo entre las activistas por un lado y los legisladores y el poder ejecutivo por otra.

euronews:
¿De qué medios disponen las mujeres iraníes para que se cumplan sus derechos?

Mansoureh Shojaee:
El único medio del que disponen los movimientos de mujeres, que son un nuevo movimiento social en Irán, sería através de un cambio de las leyes.

Através de sus actividades, de las coaliciones que han formado y de sus campañas, las mujeres han dado a conocer sus exigencias al Gobierno.

La sociedad conoce estas exigencias. Debería ser posible sentirse lo suficientemente segura y libre como para celebrar un seminario, escribir artículos o contactar con las autoridades para mantener abierto un canal de diálogo con los parlamentarios.

Las mujeres deberían poder comunicarse con el poder legislativo, con los parlamentarios, con el Gobierno para presentarles sus exigencias. Esperamos que esa comunicación facilite un cambio de las leyes, de lo contrario este asunto será siempre un reto para las mujeres.

Esta exigencia debe impulsarse y abordarse de forma pacífica y con inteligencia. Las mujeres tienen que tener el derecho a oponerse a una legislación discriminatoria, y las autoridades deberían estar a la escucha y aportar respuestas a esas exigencias para salir de este punto muerto y garantizar a todos los ciudadanos una vida civil pacífica, especialmente a las mujeres.

euronews:
Mansoureh Shojaee, gracias por su tiempo.

Mansoureh Shojaee:
Gracias.