Última hora

Última hora

Leyendo ahora:

Volcanes: infrasonidos para detectar las señales de alerta


futuris

Volcanes: infrasonidos para detectar las señales de alerta

En 2010, el volcán Eyjafjallajökull paralizó el tráfico aéreo europeo durante un mes con un coste muy elevado para las aerolíneas. Pero Islandia tiene 35 volcanes activos que podrían entrar en erupción en cualquier momento. Científicos europeos los vigilan de cerca para comprender mejor lo que sucede antes, durante y después de que comience su actividad.

“Necesitamos entender cómo vivir mejor cerca de un volcán. Aquí, en Islandia, esto forma parte de la vida diaria. Ocasionalmente, como en 2010, las consecuencias son muy serias para mucha gente asi que lo que pretendemos es encontrar la forma de mitigar las amenazas a largo plazo que provocan las erupciones, tales como la dispersión de cenizas y de gases”, explica Freysteinn Sigmundsson, geofísico de la Universidad de Islandia y coordinador del proyecto FutureVolc.

Científicos de la Universidad de Florencia han instalado en un bosque islandés un dispositivo de infrasonidos. A finales de año habrá en total 4 instalaciones de este tipo en todo el país.

“Esta es la estación central que recoge todos los datos y los envía a través de WI-FI. En este momento, los datos se reciben en Florencia, Italia, y a la vez se envían a Reykjavik a la Oficina Meteorológica de Islandia (OMI). Con estos sensores de infrasonidos y con la matríz estamos en condiciones de detectar variaciones de presión producidas por una erupción volcánica en decenas, incluso cientos de kilómetros. Si la presión es muy fuerte podemos detectarla en miles de kilómetros”, según informa Maurizio Ripepe, geofísico de la Universidad de Florencia.

Cuando se produce una erupción, la onda procedente de la explosión comienza a entrar en la atmósfera y es recogida por las matrices de los infrasonidos.

Además de los dispositivos de infrasonidos, se han instalado entre otros un dispositivo GPS, una red de presión, sensores de gas, un sensor de campo eléctrico, radares meteorológicos y medidores de ceniza.

“En FutureVolc tenemos muchos investigadores que han estado trabajando en Islandia y ahora es el momento de combinar toda su experiencia para ofrecer la mejor y más amplia información de la situación del volcán. Y cuando se produzca una erupción que podamos prever, estudiar la cantidad de ceniza volcánica que expulsa el volcán ya que esto es muy importante para poder volar de forma segura” añade Freysteinn Sigmundsson.

Todos los datos de las diferentes redes de control se analizan en la OMI, la Oficina Meteorológica de Islandia que, a pesar de su nombre, es un instituto de vigilancia de los peligros naturales. Todo se hace en tiempo real para avisar lo antes posible a los servicios de protección civil y de control del tráfico aéreo.

“Para controlar los movimientos de magma utilizamos la localización sísmica de los terremotos. La red GPS nos muestra la deformación de los volcanes, su expansión, la contracción y todo lo que se mueve. Estamos creando una base de datos de FutureVolc en la OMI para que los científicos tengan acceso a todos los datos y éstos sean accesibles desde cualquier lugar gracias al satélite” según Kristin Vogfjord, sismólogo de la OMI.

Freysteinn Sigmundsson advierte que “puede haber una erupción en Islandia hoy, la semana que viene o el año que viene. Es dificil ofrecer lo que nosotros llamamos una “alerta a medio plazo” la cual nos informaría de cuando un volcán podría entrar en erupción”.

Todos estos datos son utilizados para la investigación volcánica de alto nivel y hacen que sea más fácil controlar el cinturón volcánico islandés.

Selección del editor

siguiente artículo
La enfermedad de Crohn, por dentro

futuris

La enfermedad de Crohn, por dentro