Última hora

Última hora

España, segundo país donde más aumenta la corrupción tras Siria

Leyendo ahora:

España, segundo país donde más aumenta la corrupción tras Siria

Tamaño de texto Aa Aa

España es el segundo país del mundo en el que más ha aumentado la percepción de corrupción este año, por detrás tan sólo de Siria, según un informe de la ONG alemana Transparencia Internacional (TI) publicado hoy.

La edición de 2013 del Índice de Percepción de la Corrupción (CPI) de TI indica que España cede seis puntos con respecto a la pasada edición, de los 65 (sobre un máximo de 100) a los 59, para descender de la posición trigésima hasta la cuadragésima, lo que le sitúa por detrás de Brunei y Polonia, y justo delante de Cabo Verde.

“Italia y Grecia han creado en el último año leyes y sistemas anticorrupción fuertes y modernos y eso ha mandado un mensaje positivo. En cambio, en España se ha sucedido escándalo tras escándalo”, explicó a Efe Alejandro Salas, responsable para América de TI.

Frente a esta caída —y al derrumbe de nueve enteros de Siria, desgarrada por una guerra civil—, la clasificación de este año se caracteriza por la estabilidad y registra escasos cambios de posición y puntuación.

A nivel europeo, España queda así relegada a la mitad inferior del ránking, por debajo de Chipre y Portugal y sobre Lituania y Eslovenia, y cada vez más lejos de los países del norte y centro del continente que abren la clasificación.

Los escándalos de corrupción destapados y juzgados en los últimos meses en España han dejado a la luz ciertas “debilidades estructurales” del sistema legal, argumenta Salas, como las del sistema de adjudicación de contratos públicos o la normativa sobre uso del suelo.

El responsable de TI criticó además la sensación de impunidad de los corruptos en España, debido principalmente a la lentitud del sistema judicial.

A juicio de los expertos de esta ONG, la recientemente aprobada nueva ley de transparencia española es “débil”, carece de “claros castigos” para los infractores, deja mucho margen a la “discrecionalidad” de los funcionarios y no reconoce el derecho a la información de los ciudadanos.

El caso español ha llamado la atención de la prensa internacional. La agencia Reuters titula su información destacando que “España se desploma 10 puesto en el índice global de corrupción” y destaca la influencia de los escándalos que afectan al gobernante Partido Popular de centro derecha y a la Familia Real española.

Sólo Gambia, Mali, Guinea-Bissau y Libia han caído tanto como España en este ránking reconocido mundialmente.

La directora de TI para Europa y Asia central Anne Koch explica que la crisis económica ha generado un “mayor debate sobre la corrupción… Ha quedado más expuesta y esto afecta a las percepciones. En España todos los sectores —políticos, Familia Real y las empresas— han estado implicados en chanchullos en un momento en el que el país está sufriendo.

A nivel internacional, Somalia, Corea del Norte y Afganistán, con tan sólo ocho puntos, son los países percibidos como más corruptos del mundo según TI, y Dinamarca y Nueva Zelanda son los más transparentes al sumar 91 enteros.

TI, referencia global en el análisis de la corrupción, asegura que los resultados de este informe “dibujan un escenario preocupante” y destaca que “más de dos tercios de los 177 países” estudiados suspende en transparencia.

Dinamarca es de nuevo en esta edición el país percibido como más transparente a nivel europeo y mundial —suma 91 puntos—, mientras que Grecia repite como nación más corrupta del continente en el puesto 80 (40 puntos), a la altura de China pese a una ligera mejoría.

Entre las grandes potencias, Estados Unidos se sitúa en el puesto 19 con 73 puntos, China en el 80 (40 puntos), Japón en el 18 (74), Alemania en el 12 (78), Reino Unido en el 14 (76), Rusia en el 127 (28), Brasil en el 72 (42) e India en el 94 (36).

Cierran este ránking mundial países sin estructuras estatales debido a guerras, conflictos o catástrofes naturales, como Somalia, Afganistán, Sudán y Sudán del Sur, Libia, Iraq, Siria, Yemen y Haití.

El CPI se elabora cada año desde 1995 a partir de diferentes estudios y encuestas sobre los niveles percibidos de corrupción en el sector público de distintos países.

EFE/ Reuters